Cuanto peor, mejor

jubiladosSi en C1 (Campaña Electoral, primera parte) el tema eran los refugiados que nos iban a robar a todos la merienda, en C2 el tema es el Brexit.

4 de Julio.- Lamentablemente, mi conocimiento de la política interior británica es mucho menor que el de la política interior austriaca. Sin embargo, algo me dice que, de alguna extraña manera, lo que vaya a dar de sí la repetición de las presidenciales austriacas (como cantaba Britney: hit me baby one more time!) va a depender bastante de lo que sigua pasando en las Islas Británicas.

Y aún voy a decir más: creo que, a esa relación, subterránea, sutil, pero de existencia evidentísima, se le va a poder aplicar el viejo axioma de “cuanto peor, mejor”. O sea: cuanto más gordo sea el lío inglés y más se demuestre que “gachós” como Farage, como Marine Le Pen, y como todos los otros majaras de la cofradía de “la familia tradicional” son unos atascaburras, más austriacos habrá que sean capaces de completar el segundo miembro de la ecuación y darse cuenta de que, si los populistas eurófobos son unos saltatapias en Inglaterra, es más que probable que sus hermanos austriacos (v.g. Hofer) sean también unos abrazafarolas. Ya que hemos pasado un susto, por lo menos que no pasemos más, digo yo.

De momento, hoy ha dimitido Farage el cual, sin conocerle de nada, yo diría que debe de ser como ese cuñado charlatán, bocazas y vendemotos que todos tenemos y con el que ninguna persona sensata iría ni a la puerta de la calle (bueno, menos si eres súbdito de la reina Isabel).

Personalmente, creo que la retirada sistemática de la escena pública de todos los impulsores británicos del Brexit es una manera de intentar por todos los medios que ese Brexit (peligroso, enormemente engorroso, carísimo) no se produzca. De hecho a uno le da la sensación de que los ingleses, como aquellos compatriotas suyos que murieron a bordo del Titanic, no se han terminado de creer todavía que la vida, como decía el poeta, va en serio y piensan que esto de que Gran Bretaña amague con dejar de ser miembro de la Unión va a ser una tormenta de verano que se va a resolver por artilugio.

Mientras tanto, en Austria, nuestros dos candidatos, colocados de nuevo a la casilla de salida, están copiando casi palabra por palabra el corte de Amanece Que no Es Poco que yo puse el otro día. Ese de:

-Nada de campaña ni de carteles, que ya nos conocemos todos las jetas.

Y han dicho que, por ellos, mejor nada de debates (que, de todas formas, no son tales) televisados. Esto no significa, sin embargo, que C2 (o sea, la segunda campaña) vaya a ser un mero trámite, ni una batalla de almohadas en un internado de señoritas. Es más: es de temer que los perdedores de la última vez vayan a poner en movimiento todos los recursos a su alcance para que la segunda oportunidad no se quede sin aprovechar.

Ya lo dijo el candidato el candidato «azul», en declaraciones al Österreich (gran periódico):

-Ayer, estuve en una Bierzelt –es un término que pierde con la traducción, podría asimilarse a las carpas que ponen en las ferias españolas; multipliquen mis lectores la tasa de alcoholemia por cinco y, en vez de Ecos del Rocío, pongan cualquier cosa que se parezca al tractor amarillo de Zapato Veloz; lo dicho: Estuve en una Bierzelt y había un ambientazo tal que…que…que me entraron unas ganas tremendas de ponerme a hacer una campaña bien patriótica y pimpán pimpán, ganar estas elecciones. Porque yo lo valgo, cagüenlamar.

De momento, de acuerdo con este ambiente versallesco,sofisticado, que inspira a nuestro candidato, partidarios de Hofer ya se han ocupado de difundir por internet el bulo de que VdB está muy enfermo de cáncer y que, en secreto, está recibiendo quimioterapia en el Rudolphiner (hospital privado de Viena N.de la R.). Contra la demencia que también le atribuye el bulo, por cierto, no se dice que esté tomando nada. Se conoce que piensan que en el amor, en la guerra y en las elecciones presidenciales todo vale.

Debates no va a haber, pero puñales…Los que usted quiera. Si esto es así ahora, miedo da lo que puede pasar en septiembre.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.