Austria tiene un plan

Trabajadores de la revolución industrialEsta semana, el canciller Kern habló de sueldos, de subirle el sueldo a los austriacos. Y anunció un plan al respecto: el Plan A.

13 de Enero.- Austria se prepara para unas nuevas elecciones. Desde hace tiempo, además.

La victoria de VdB, probablemente, no ha hecho más que darle al Gobierno y, con él, al antiguo orden aún vigente, un tiempo para reorganizarse antes de los nuevos comicios. Probablemente también será un tiempo insuficiente. Los hasta ahora grandes partidos se preparan para un frío que les corre por la espalda: el FPÖ, la ultraderecha, aupada al poder gracias a los votos de las clases trabajadoras austriacas (tiene su explicación, como luego veremos) y Strache, de canciller.

Para intentar evitarlo o, por lo menos, que el nuevo reparto de las cartas deje al Partido Socialista Austriaco con algunas bazas de seguir contando en la política austriaca, el canciller Kern, viendo al pobre de Obama abandonando la Casa Blanca, ha puesto sus barbas a remojar.

Con gran eco mediático (conexión en directo fracasada con el Telediario de máxima audiencia, incluida, y el presentador, el siempre eficiente Tarek Leitner tirándose de los pelos) Kern dio un discurso ante sus fieles en donde dejó dichas unas cuantas cosas. Algunas, esperables, como que quería ser el canciller que crease 200.000 puestos de tabajo, para lo cual anunció el llamado Plan A que incluye un paquete de medidas económicas (al verlo pensaba uno con horror en el Plan E, de Zapatero; aunque ni Kern es Zapatero ni -por el bien de Austria lo esperamos- el Plan A es el Plan E). Otras de las cosas que dijo el canciller fueron señales para sus compañeros de coalición, el ÖVP (de nuevo: como no os pongáis las pilas, os cambio por otros).

Y también habló de sueldos.

El canciller Kern quiere subir lo que en España se llama Salario Mínimo Interprofesional hasta que alcance los 1500 euros al mes (una medida obvia para estimular el consumo y así tirar de la producción).

Además, el SMI es muy importante, no solo porque implica lo que se considera la cantidad mínima de dinero que un trabajador puede percibir para poder vivir con más o menos dignidad (o sea, sin pobreza, lo cual no quiere decir, lógicamente, con lujo) sino porque, además, hay muchos parámetros que se calculan conforme a este Salario Mínimo.

Según las últimas estadísticas disponibles, que datan de 2014, en Austria hay alrededor de 360.000 personas que ganan por debajo de los 1500 euros al mes.

Los que menos dinero ganan en Austria, sueldo mondo y lirondo sin más, son los repartidores de periódicos, que vienen a salir por unos 880 laureles mensuales.

Luego siguen una lista de oficios de cualificación tirando a bajilla, como por ejemplo los empleados de tintorería; los peluqueros andan, según las estadísticas, por los 1.300 euros al mes; en el sector del transporte de mercancías (vaya: los repartidores) vienen a salir por unos cien euros más y los carniceros y los vendedores andan por los 1400 euros mensuales.

El canciller sabe perfectamente que es esta franja salarial, la que discurre entre los 900 y los 1400 euros, que es lo mismo que decir „franja social“, la misma que antiguamente era indiscutiblemente feudo de la socialdemocracia, la que lleva años emigrando hacia la ultraderecha.

Es la parte del tejido social austriaco que más sufre la competencia de los trabajadores de los países vecinos a Austria -particularmente en las regiones del este del país-, la que tiene poquito que vender en el mercado laboral y la que se encuentra más a la intemperie.

En este sentido, fue muy sintomático el principio del discurso de Kern.

Empezó pidiendo disculpas a todos aquellos que hubieran podido sentirse por la evolución del partido socialdemócrata en los últimos años:

-Si os hemos decepcionado ha sido culpa nuestra, no vuestra.

¿Será esta frase un primer paso para la reconciliación entre el SPÖ y la clase trabajadora? Quizá haga falta algo más que una frase.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me