La tele austriaca va a misa

¿Debe la tele pública retransmitir la misa dominical católica? En España, muchos piensan que no. En Austria, en cambio, han encontrado una buena solución.

14 de Marzo.- En España, uno de los partidos con representación parlamentaria, ha pedido que se cancele la retransmisión dominical de la misa católica, alegando que viola el principio de aconfesionalidad del Estado.

Naturalmente, la Iglesia católica ha protestado, pero hay que decir también que el mejor argumento que se les ha ocurrido tampoco ha sido muy brillante: los obispos alegan que la retransmisión de la misa debe ser preservada porque el programa duplica la audiencia media de la cadena que la transmite (la cual, de todas maneras, es de un par de puntos porcentuales).

¿Cómo se trata en Austria el tema? Pues vamos a verlo un poco en este artículo.

En primer lugar, habría que decir que, salvo en contadas ocasiones, con motivo de grandes festividades (la navidad), la Televisión Pública austriaca no transmite ninguna misa. Sí la radio, en cambio, medio por el cual todos los fieles que así lo deseen pueden escuchar, cada domingo, el servicio divino, precedido (y es un detalle muy bonito, en mi opinión) por una grabación con el ruido de unas campanas de una parroquia de Austria y una breve historia de la iglesia de la que se trate.

Dicho esto: la ORF, cumpliendo con la función que el Legislador le atribuye en el texto legal por el que se rige la Radiotelevisión Austriaca, cuenta con una estupenda batería de programas religiosos.

Atención: en España, cuando se habla de Religión, por ejemplo en la combinación alfabética “asignatura de Religión” suele hablarse de catolicismo y los dos términos, siendo España históricamente un país católico, suelen ser intercambiables. En Austria, no. Y cuando la ORF se ocupa de la Religión, lo hace de todas las religiones (en España, lo sé, la 2 emite Medina, que está dedicado a la religión musulmana, y Shalom, a la judía). En Austria se presta, naturalmente, mayor atención a la Religión católica, porque Austria es un país mucho más católico y mucho más practicante que España y en donde las enseñanzas de la Iglesia católica aún siguen teniendo un cierto peso entre los jóvenes–cada día menos, como pasa en el resto de Europa, pero aún así- cosa que, por lo demás, resulta muy sorprendente para cualquier español; sin embargo, las emisiones de la ORF que tienen como tema el hecho religioso, también se ocupan de las diferentes ramas del protestantismo, naturalmente de la religión musulmana y del budismo.

A diferencia de lo que sucede en España, estos programas cuentan con un presupuesto si no holgado, sí por lo menos suficiente, lo cual evita que caigan en manos de muermos avejentados más o menos integristas, como sucede en España con demasiada frecuencia y favorece que tengan, por lo tanto, un público joven (otro argumento a favor de la misa española es que “si no, ¿Cómo van a verla los viejos?” argumento, en mi opinión, bastante trijte).

En la ORF, en cambio, está la estupenda emisión Kreuz und Quer, que trata temas religiosos desde un punto de vista muy informativo (yo la veo de vez en cuando y me parece que está muy bien); creo que K&Q está pensada, sobre todo para fomentar el diálogo interreligioso, aunque los temas estén tratados desde una óptica cristiana; y luego también está Orientierung, tratando temas que, francamente, me parece que en España no serían posibles (por lo menos no eran posibles cuando yo vivía en España, aunque no creo que la cosa haya cambiado mucho), por ejemplo, la asistencia religiosa que reciben los presos en las cárceles austriacas y que tiene una benéfica influencia en el combate de la radicalización de aquellos internos musulmanes, aunque la asistencia religiosa la lleve un lego que no sea musulmán. También hay un programa que se llama Religiones del Mundo (los sábados, el tema me parece que no necesita explicación) y otro que se llama “Qué creo yo”.

No sé qué pensarán mis lectores pero a mí me parece que el sistema austriaco, en opinión de este articulista, es muchísimo mejor que el español.

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me