ESC 2018

Un año más, Viena Directo también cuenta Eurovisión (un poquito en diferido). Ha sido emocionante ver ganar al mejor. Austria no ha quedado mal.

13 de Mayo.- Hoy, desde la bonita ciudad ucraniana de Kiev y para el mundo, se retransmite el Festival de Eurovisión. Y como es tradición, los lectores de Viena Directo podrán encontrar una crónica pormenorizada de todo lo que va a suceder hoy.

21:02 Empieza el show. Desfile de los países, como en la edición de Viena. Los cantantes cruzan entre el público para ir a la zona en donde esperarán los resultados de las votaciones una vez actúen.

21:08.- Los presentadores. Tres hombres. Parecen haberse repartido los papeles (Bueno, los guionistas les han repartido los papeles). Dos serios y uno graciosillo. Los tres van vestidos como si se hubieran ido a cualquier barrio gay de cualquier capital de provincias y, sumidos en los efectos de alguna sustancia alucinógena, se hubieran liado a comprar trapos malos. Y con muchos brillos. Eso sí: los tres, a piñón. Tras una entradilla breve, se da paso a la primera actuación.

21:11.- Israel: el cantante israelí, probablemente el país más gay friendly de su zona del Mediterráneo (tampoco es díficil con tanto barbas como hay suelto) tiene muy claro quién es su público objetivo. Él sabe a lo que viene, o sea, a repetir la gesta de Dana Internacional. Probablemente, lo ha petao en el Chueca de Tel Aviv. En según qué bares, un hombre con una camiseta transparente y con los antebrazos sin depilar siempre viste mucho.

21:16.- En el vídeo promocional, la cantante polaca sale con sus perros por los bosques de Ucrania. Por las cejas se le nota que no es rubia natural. Esta chica, debe de ser la Mónica Naranjo de Polonia. Por lo demás, menú completo: violín (por supuesto pregrabado), intensa emotividad eslava; la canción es una balada llena de sentimiento, en un idioma que parece inglés, pero que no es inglés. La muchacha, como Melody (Melody ¿Qué ha sido de ti?) hace mucho derroche de voz al cantar hasta que se le hinchan las venas del cuello como si, en vez de en un festival de la canción, estuviera participando en una competición de halterofilia.

21:20.- Bielorrusia, la historia de mi vida (vamos: la copla que cantan se llama así). Una canción en lengua vernácula (de Bielorrusia). No sabemos lo que dicen, porque estamos viendo el festival en una transmisión neutral, sin comentarios (YouTube) pero es todo muy Kelly Family. Muy bomba de optimismo mezclado con el misterio de las voces búlgaras (bielorrusas en este caso). Beso final, quizá para que se vea que Eurovisión también puede ser un territorio heterofreindly.

21:24.- Austria. Buen rollete. Un poquito pagafantas, pero en la áurea medianía que propugnaba el filósofo como receta para la felicidad. Mozart podría sentirse orgulloso de su paisano. Superpop pero digno. Un bien alto, dicen por aquí.

21:27.- Armenia. Una mujer envuelta el humo (otro de los efectos del catálogo junto con los violines). Lirismo de clima continental. De momento es lo mejor que hemos visto.

21:31.- Las tres hermanas holandeses. Estas son las un poco las Dreamgirls de esta edición. La canción es muy Disney, muy Let it Go, las voces también son muy Disney. Todo muy predecible. Pereza.

21:36.- Para hacer una pausa entre tanta garra, tanto garbo y tanto saber estar, los presentadores „estrevintan“ a los Eurofans más acérrimos de entre el público, a fin de que hagan gala de sus conocimientos sobre la materia. Casualmente, el primer entrevistado es un austriaco. Centroeuropa Págüer. Científicos de todo el mundo dedicados a estudiar el tema han creido encontrar algunos rastros de heterosexualidad en algunos de los eurofans presentes, pero hay que reconocer que los heteros, en este negociado, son minoría. Ya me lo decía a mí ayer un miembro del gozoso pueblo elegido: „Hay dos sábados en el año que relucen más que el sol, el uno es el Orgullo y el otro es Eurovisión“.

21:37.- Moldavia. Los del saxofón. Lo van a petar en las gasolineras de Moldavia.

21:41.- El paquirrín de Hungría. Canta en húngaro, que es un idioma…Es un idioma. Una muchacha cíngara y una violinista. Todo muy étnico y todo muy…Ay, qué pereza. Ya te llamaremos.

21:46.- Uno de los favoritos. Es un poco Arturo Valls cruzado con Eros Ramazotti. Muy United Colors of Bennetton, Guiño a la comunidad Gay en el vestuario.

21:49.- Dinamarca. Lo más que se puede decir de la cantante danesa es que tiene los dientes separados como Madonna (eso y que cuando sea un poco más mayor va a tener problemas de columna derivados de la acumulación adiposa en la zona pectoral). Que pase la siguiente.

21_53.- Portugal, uno de los favoritos. La canción es la más bonita hasta ahora, pero el cantante da como cosilla verle, o sea, que es una experiencia límite. Es tan poco eurovisivo que ganará.

(De hecho ha ganado. Buscando en las wikipedias me he enterado del enigma de su extraño lenguaje corporal y de por qué las americanas le sientan tan mal: es porque está enfermo y necesita llevar un aparato que le mantiene con vida; está a la espera de un transplante).

21:58.- Azerbayán. Ese sitio (que levante la mano quien pueda poner Azerbayán en un mapa). La mujer Azerbayana va de hipster andrógina y canta en plan Cranberries. Como suele suceder en estos países del este, la canción tiene un mensaje superintenso, que de todas maneras nadie sabe interpretar y que, es la triste verdad, a la tribu eurofaníaca le chupa un pie.

22:03.- El falete croata que canta como Pavarotti y como Elsa, la de Frotsen. Sin solución de continuidad. Para hacerle la chaqueta de cuero, se ha tenido que sacrificar a gran parte de la cabaña bovina de Croacia. Espreemos que sirva para algo.

22: 07.- Australia. Nuestros antípodas se han dado el madrugón para ver a su representante y bueno…En fin. La canción tampoco es que sea para tirar cohetes….Pobres antípodas.

22:13.- Grecia. Atenas quiere que ESC vaya a su país el año que viene y lo de los apolos musculosos remojaos es un llamamiento pidiendo el voto a la internacional rosa.

22:17.- Do it for your lover. Vete a casa. Hazlo por ella. O por él. España. No decimos más.

22:21.- Noruega. Combinemos los rismos de actualidad con un tío con careta y…

Pasemos al intermedio jocoso con los presentadores.

22:29.- Inglaterra (la elfa, la pobre). La única para la que el inglés es su idoma nativo. Se nota en que utiliza el genitivo sajón como si no hubiera hecho otra cosa en su vida. La canción, mucho derroche de voz y…Portugal, Portugal, Portugal. Que vuelva a cantar Portugal, por favor. Obrigados.

22:33.- Chipre. Es uno de los aspirantes de relleno

22:37.- Rumanía dándole a las esencias centroeuropeas. La Maria Teresa Campos de Rumanía seguro que les invita a su programa. Dentro de viente años. Para descubrir que han abandonado su prometedora carrera musical y se han dedicado a la cría de caracoles. No sabíamos que el tema del yodeln tuviera tanta parroquia en Rumanía.

22:41.- Alemania. La alemana canta una canción un poco viejoven, la verdad. Es un poco como si Charlene, la princesa de Mönaco se hubiese presentado de incógnito.

22:46.- Ucrania. Los ucranianos juegan en casa y, como el Estado ucraniano no anda para muchos trotes no deben de querer que el festival vuelva al país amarillo y azul, han puesto lo menos festivalero posible. O sea, una banda de rock duro.

22:51.- Bélgica. Tampoco Bélgica quiere ganar. Han presentado a una cantante a la que antes han atiborrado de Prozac. Una muerta.

22:54.- Suecia. El hombre que canta y se mueve como si estuviera muriéndose por practicar sexo oral consigo mismo. La canción dura tres minutos (son las reglas). Si llega a durar tres minutos y cinco segundos, probablemente hubiéramos visto la primera autofelación de ESC.

22:59.- El cantante más joven de la historia de Eurovisión. 17 años. El Justino Biberio de Bulgaria.

23.03.- Y para cerrar Francia, con una canción de vagos aires mediterráneos. Como no podía ser de otra manera, es la mejor vestida hasta ahora. Y probablemente la aspirante más guapa.

Alea jacta est.

Lo dicho: una hora después de poner el punto final a este artículo, se ha sabido que Portugal ha ganado muy merecidamente. Era la canción más bonita. ESC 2018 será en Lisboa, en el país del Fado, de Amalia Rodrigues, en el país de las toallas y del café del Camello.

Articulo publicado en Cultura. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me