“La señá” Irmgard dice Griss Gott!

Hoy se ha presentado una nueva lista para las elecciones austriacas del día 15 de octubre próximo. No será la única novedad. Te las contamos.

7 de Julio.- En las próximas elecciones al parlamento austriaco habrá novedades en relación con los anteriores comicios. Y no será solo el proceso de camuflaje que está llevando a Sebastian Kurz a convertirse en el líder de una especie de ultraderecha „light“ a base de producir día sí y día no titulares calcaditos de los que produce la ultraderecha tradicional, sino que también va a haber algunas ausencias y algunas nuevas incorporaciones (esto viene a ser como el mercado de invierno en el fútbol, pero con la política).

La ausencia sin duda más destacable (aunque, la verdad sea dicha, es muy dudoso que nadie cante lo de „cuando un amigo se va“ al recodarlo) van a ser los señores del Team Stronach.

Recordarán mis lectores que el millonario austrocanadiense Frank -“freeeeenk“- Stronach vino de América para fundar un partido con todo lo mejor que el dinero podía comprar en la política austriaca -ejem-. O no le alcanzaron los fondos o la gente que hay por ahí suelta sin adscripción política conocida está suelta y sin adscripción política conocida con toda la razón, porque el hecho es que el Team Stronach no terminó de convertir a su fundador en el Donald Trump austriaco.

Durante casi toda esta legislatura, el Team Stronach ha sido un cadáver político viviente, asistiendo a su propia agonía no solo con impotencia sino, la verdad, hasta da la sensación de con un poco de dejadez, como si los componentes de la formación que solo vivía de los fondos de „Frenk“ pensaran „ya, pa qué“.

Deja la extinta formación política, ya apenas una nota a pie de página en la política austriaca, algunas anécdotas, como la de un señor octogenario compitiendo con Strache por ver quién tenía mejor torso sin camiseta (los hay que ignoran que, de los ochenta para arriba, es mejor no mojarse la barriga ni enseñar las cannes para no ser objeto de escarnio público) o algunas entrevistas que cabría adjudicar al surrealismo tardío con Stronach tratando de demostrar que, en alemán, se puede tener la misma dicción que Laurel y Hardy tenían en sus películas en todos los idiomas.

En cuanto a las nuevas incorporaciones, hoy se ha presentado la nueva lista de los Neos (una especie de Ciudadanos a la austriaca, o sea, un partido que lleva en el ADN el „cuñadismo“ y ese estirarse mucho que tienen los hombres bajitos para parecer más altos, sobre todo si hay una chica atractiva en las cercanías).

La novedad es que como segunda en la lista de los Neos estará Irmgard Griss.

Antes de seguir contando esto, quisiera decir una cosa especialmente para aquellos de mis lectores que estén aprendiendo alemán. No se pierdan por favor ningún debate en donde esté la señora Griss -también está en un programa que le han dado en la televisión Puls 4- porque „la señá“ Irmgard tiene una dicción alemana cristalina y preciosa. Para los nativos quizá resulta un poco repipi pero para nosotros…!Ay, para nosotros! Una maravilla porque se le entiende todo.

Seguimos: frau Griss, después de presentarse a las últimas elecciones presidenciales como independiente coqueteó muchísimo con la idea de fundar „un movimiento“. Le pasó a este movimiento como a la carrera musical de Estefanía de Mónaco, o sea, que no terminó de cuajar. Los partidos tradicionales tenían miedo de Irmgard Griss, no fuera a salirles otro Frank -“Freeeenk“- Stronach que, además, supiera hablar con propiedad y tuviera todas las neuronas en el mismo continente -es bien sabido que parte de las neuronas de Stronach, algunos dicen que la parte más sustancial, se quedaban en América cuando su dueño cruzaba el Atlántico y así, claro, el pobre sufría de graves carencias discursivas-.

Griss, sin embargo, no fundó un partido para ella misma, sino que ha esperado tranquilamente a que alguien le hiciera una oferta que le viniese bien.

Ese alguien ha sido Matthias Strolz, el jefe de los Neos. En las fotos, Strolz y Griss se dan un aire a Macron y su señora (Griss es ya abuela, como Madame Macron). Para calentar el ambiente se había lanzado el gag de relaciones públicas de cómo se llamaría la nueva lista. La verdad es que les ha salido un nombre un poquitín largo: juzguen mis lectores: „”NEOS – Das Neue Österreich gemeinsam mit Irmgard Griss, Bürgerinnen und Bürger für Freiheit und Verantwortung” . O sea, esto, en cristiano, quiere decir „NEOS.- La nueva Austria junto con Irmgard Griss, ciudadanas y ciudadanos por la libertad y la responsabilidad“. Esta es la versión premium. La versión corta se sigue llamando Neos. Según las últimas encuestas, entre el lío de los de Stronach, el jaleo que se traen Los Verdes (esto, me perdonarán mis lectores, pero se merece un artículo monográfico) y lo crecido que anda el „Kurzismo“ (o sea, „el cortismo“) no está demasiado claro que los Neos vayan a conseguir entrar en el Parlamento esta vez. Su esperanza es la pegada de Griss y con ella esperan llegar a un resultado de dos cifras (a partir del 10% cuenta) ¿Lo conseguirán? Lo sabremos el día 15 de Octubre.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me