Había una vez un barquito chiquitito

Ironías de la vida: tú que ibas a combatir a los mafiosos y resulta que acabas en chirona por tráfico de personas.

28 de Julio.- Ayer empezamos a contar la historia del C-Star, el barco en el que los llamados „identitarios“, quince en total de diferentes nacionalidades, se hicieron a la mar al objeto de „cazar“ pateras frente a las costas de Libia y llevarlas de nuevo a tierra africana.

En las fantasías de esta gente la teoría era coser y cantar !Ya les iban a demostrar ellos a las ONGs cómo se hacían las cosas! Pero (en estas cosas siempre hay un pero) como suele suceder, pronto chocaron contra el crudo hormigón de la realidad.

El barco fue contratado en Asia y a bordo había, como ya decíamos ayer, unos quince identitarios escogidos entre lo más granado del youtuberismo ultraderechista y luego otra serie de gente que era la que trabajaba de verdad, naturalmente, y que eran unos señores de Sri Lanka.

Como todo el mundo sabe, las puertas marítimas del Mediterráneo son dos: una natural, el estrecho de Gibraltar y otra construida por el hombre en el siglo XIX y que, entre otras cosas, le ha legado al mundo de la lírica la ópera Aida, que fue compuesta para su inauguración. Nos estamos refiriendo, naturalmente, al Canal de Suez.

Y allí se dirigieron nuestros identitarios (bueno, allí les llevaron los de Sri Lanka). Al llegar al Canal de Suez, las autoridades egipcias detuvieron el barco.

En principio, el mar es una gran autopista de agua, con reglas que se remontan a los albores de la Humanidad en algunos casos. Siguiendo con la comparación, el Canal de Suez es una autopista de peaje.

Salam maleicum -dijo el funcionario, más serio que un ajo y con las pirámides como fondo.

-¿Qué? -debió de preguntar el identitario al mando.

-Te está saludando -le diría otro que había leido libros con menos dibujos.

-Ah.

-A ver -dijo el funcionario- los papeles del barco.

-¿Qué papeles? Nosotros estamos en misión ¿Sabía usted que esos que dicen que son ONGs son en realidad unos tíos desvergonzados que quieren llenar Europa de mor…digooo de emigrantes ilegales?

-Los papeles, a ver cómo se lo digo.

Y ahí se armó la buena, porque no había papeles que estuvieran en regla. Y el barco estuvo retenido unos cuantos días por las autoridades egipcias hasta que se aclaró la situación.

Pero lo peor para el C-Star y sus alegres tripulantes estaba por llegar. En la parte turca de Chipre también les pidieron los papeles.

-Salam maleicum.

Guten Morgen..Digooo..Eso, salam -dijo el otro.

-Los papeles.

-Esto…Ya nos los pidieron en Egipto.

-A mí lo que le hayan pedido en Egipto ni falta que me importa. Los papeles.

-Aquí los tiene.

-¿Y estos?

-¿Qué estos?

-Pues los señores morenos estos que vienen con usted.

-Son de Sri Lanka.

-Acabáramos.

-Uy, , no vea usted cómo friegan. Y uno hasta sabe cocinar, que si no de qué. La vida en Sri Lanka está muy mala y cuando pedimos gente para hacer de tripulación del barco había tortas…

-¿Motivo del viaje?

(Lo de la misión y tralarí tralará)

-Y cuando el viaje se acabe ¿Qué harán los señores de Sri Lanka?

-Bueno…Pues…Einnn…

Y el funcionario turco-chipriota que quiere tener unas palabricas con los de Sri Lanka.

-Espere que voy con ust…

-No, no. A solas.

Y los de Sri-Lanka que cantan el O, Celeste Aida, que en la antigua Ceilán la vida está muy mala y que aquellos señores europeos les habían ofrecido dejarles en Europa cuando terminaran el viaje y que…Bueno, que por los gastos y las molestias y tal, que le habían pagado diezmil dólares por cabeza para que les dejara en un puerto italiano para que ellos pudieran rehacer su vida en Europa con las maletas llenas de sueños. Y que se podían pedir asilo político en Chipre.

Naturalmente, a los funcionarios turco-chipriotas estas informaciones no les parecieron nada graciosas y procedieron hace unos días a detener al capitán del C-Star, y a varios miembros de la tripulación, acusándoles de tráfico de personas.

Algo me dice, sin embargo, que la historia continuará…

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me