Austria 2046

El Instituto Demográfico de Austria ha elaborado algunas proyecciones que explican cómo podría ser la composición de la sociedad austriaca en 2046

4 de Agosto.- En Austria, por esas casualidades de la vida, tengo muchísimos amigos y conocidos que son médicos (dentistas, internistas, etc). En España, las casualidades de la vida me llevaron a tener muchos amigos psicólogos. Como yo soy una persona curiosa, que lo encuentra casi todo muy interesante, a mí me gusta mucho preguntarle a la gente por las cosas que les gustan y les interesan, para aprender, fundamentalmente.

En una de estas, una amiga psicóloga me dijo que, dentro de los de su profesión y quizá también fuera de ella, el estudio de la inteligencia no tiene buena prensa, quizá porque demasiadas veces se ha utilizado con fines que eran ajenos a lo puramente científico. Con la religión, el tema que nos ocupa hoy, podría decirse lo mismo. Frecuentemente se utilizan estos temas como arma arrojadiza.

Es un hecho que, por lo menos en la parte rica de Europa la religión ocupa un lugar cada vez más secundario en el espacio público y parece haber una cierta correlación entre el aumento del nivel de vida y la búsqueda de consuelo en las realidades ultraterrenas. Sin embargo, con cierta frecuencia, determinados grupos acuden a la religión o, por lo menos a los signos externos de la práctica religiosa, e intentan identificar el estilo de vida europeo con determinadas creencias religiosas cuando lo cierto es que la mayoría de las personas o bien se identifican difusamente con determinadas creencias o bien toman de los dogmas aquellos que más se adecúan a su percepción de la vida o que, simplemente, viven la vida sin pensar de ninguna manera en la religión, a no ser que tengan que acudir a alguno de esos actos que, más por protocolo social que por otra cosa, tienden a ser asociados a una ceremonia religiosa. Como por ejemplo las bodas y los bautizos.

Normalmente, la información relativa a las creencias religiosas suele caer dentro del ámbito de lo privado y, por lo tanto, es difícil encontrar encuestas fiables a propósito del tema (simplemente porque está prohibido preguntar). Sin embargo, en Austria y en Alemania, a través del impuesto religioso por el cual los fieles ayudan/ayudamos a sustentar la confesión de la que somos fanes y fanas, se puede monitorizar la evolución de la pertentencia de la gente a determinados grupos religiosos.

Normalmente, todos los años, o cada par, se publican los datos al respecto, que suelen ser sobre todo, no nos engañemos, las cifras de gente que han dejado de ser fanes y fanas del catolicismo o del protestantismo y se han pasado a eso de no estar adscritos a ninguna religión.

Sin embargo, muy de vez en cuando, el Instituto Austriaco de Demografía hace un estudio más exhaustivo y, basándose en métodos estadísticos, hace proyecciones.

El último estudio al respecto databa de 2001, hasta este año, en el que se han publicado no solo las cifras actualizadas, sino también las proyecciones.

En general, el resumen es que Austria seguirá siendo mayoritariamente católica, si bien la mayoría no será absoluta y tenderá a ser mayoría simple.

Según las proyecciones del Instituto Austriaco de Estadística, en el año 2046 los católicos seguirán siendo probablemente el grupo mayoritario, pero ya no alcanzarán el cincuenta por ciento de la población. Los musulmanes subirán (ya se ha doblado el porcentaje en los quince años que median entre los dos estudios que sirven de punto de comparación) y si bien seguirán siendo una minoría, puede ser que sean una minoría fuerte, constituyendo casi un veinte por ciento de la sociedad.

En la capital, debido sobre todo a factores demográficos y a la inmigración, los musulmanes podrían convertirse en la confesión mayoritaria. Hoy en día, los católicos y las personas que no se consideran adscritas a ninguna religión ya están igualados y alcanzan cada uno un treinta por ciento.

Cabre preguntarse qué nfluencia tendrá, por ejemplo, en la política y en el funcionamiento de la sociedad una secularización cada vez mayor combinada con la aparición de una mayor competencia en las instancias morales que pretendan influir en los posicionamientos éicos de la gente. Por ejemplo ¿Qué pasará cuando el monopolio que, de facto, ha ejercido hasta ahora la religión católica se rompa y la Iglesia, tan poderosa aún en Austria, tenga que competir en igualdad de condiciones por mantener a los fieles contentos? ¿Qué influencia tendrá esto en la propia doctrina de la Iglesia? Es muy difícil de saber. Por desgracia, las estadísticas no son muy claras al respecto.

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Austria 2046

  1. Silvia dice:

    Los católicos se borran de la religión para no pagar la cuota mensual… Jejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me