Viena Directo en Latino TV

Mañana, a eso de las ocho, Viena Directo sale en por la tele. Si mis lectores quieren saber cómo y por qué, no se pierdan este artículo.

19 de Octubre.- Hay una palabra en alemán, die Sehnsucht, que tiene una traducción difícil al español, un poco como la saudade portuguesa. Suele traducirse por nostalgia, pero también tiene un componente de Ansiedad, en la misma dirección que en la famosísima canción que Nat King Cole hizo popular, aquella de „Ansiedad de tenerte en mis brazos, musitando palabras de amor“. Es lo que se desea, a veces de manera inalcanzable, pero cuyo deseo produce, al mismo tiempo, una intensa felicidad.

Desde que puedo recordar, ese Sehnsucht ha sido, en mi caso, la televisión. Ella ha marcado el compás de mis nostalgias y ha sido el norte de mis sueños más inalcanzables.

Tengo infinidad de anécdotas y de recuerdos personales y entrañables relacionados con la televisión. Primero, como espectador, con aquel trasto enorme y negro, de la marca americana Frandcis, que fue la primera pantalla que me enseñó que los sueños eran en blanco y negro (también me enseñó que, para poder disfrutarlos, había que esperar diez minutos hasta que se calentaban unas lámparas en la parte trasera del aparato, las cuales emitían una luz mortecina que mi hermano y yo, en pijama, acechábamos como se acecha un milagro incomprensible).

Después, llegó la tele en color, que era de la marca Playsonic. Recuerdo que vimos „El libro de la Selva“ la película inglesa que produjeron los Korda, casi unos vecinos míos de hoy, con una improbable estrella infantil que se llamaba Sabú, y que, a los colores saturados del Tecnicolor, añadimos la saturación electrónica de la televisión.

Luego, trabajé yo mismo en la televisión, durante casi cinco años, cumpliendo lo que hoy, mirando hacia atrás sin ira, puedo describir solamente como el cumplimiento de un sueño de la infancia. Guardo aquellos años, que fueron tan gozosos y cuyo final me dejó tan sin esperanzas, en el mismo lugar del corazón en el que guardo mi primer beso o esa euforia que es la más dura de las drogas, que producía la mirada de la primera persona de la que estuve enamorado.

Para mí, por eso, un plató de televisión es, más que otros sitios, mi casa. El olor del cableado, tan especial, y el silencio, tan profundo, tan pacífico, me ponen instantáneamene de buen humor y son para mí lo mismo que el mar abierto para un delfín: el espacio para jugar. Por eso, me alegré tanto y, por supuesto, fue un grandísimo honor, cuando recibí la invitación de Latino TV, un programa de Okto, para ser entrevistado a propósito de Viena Directo.

La grabación fue el viernes pasado y fue una ocasión agradabilísima, no solo por volver a la televisión, a ese mundo perdido de todas mis „Sehnsuchts“ sino, además porque tuve la oportunidad de hacer una cosa a la que los escritores no estamos acostumbrados, y es la de hablar con mis lectores.

Mientras hacíamos pruebas de cámara y sonido, empezamos a charlar y todos me estuvieron contando su relación con los posts que escribo, lo cual me llenó de un gran agradecimiento.

Hubo quien me contó que lee el post diario de Viena Directo antes en el móvil, en la cama, antes de irse a dormir, como una agradable manera de cerrar el día. Hubo quien me contó que desayuna todos los días con la noticia de Viena Directo. Quien lo lee camino del trabajo, en el metro. Conforme el coloquio se fue animando, mis lectores empezaron también a querer saber cosas (algunas, salieron formuladas de otra manera en la entrevista que se grabó luego) como por ejemplo, cómo me imagino yo la evolución de Viena Directo, hacia dónde va el blog o qué cosas me gustaría hacer.

Pero también surgió el viernes otra cosa que me gustaría contarle a mis lectores y es que, a partir de ahora, una vez al mes, Viena Directo tendrá un espacio también en Latino TV, una píldora, una „cápsula“, en la que mis lectores, además de leerme, podrán también verme, comentando aspectos de la historia austriaca o curiosidades del país, en español con subtítulos en alemán para que puedan explicarles también a sus santos y sus santas que esa persona con la que pasan cuatro minutos todos los días es el tipo de la tele.

Mañana, se emite el programa por primera vez, a las ocho, en Okto TV. Después, estará en la Oktothek (https://okto.tv/schauen/oktothek). El escritor Justo Zamarro presentará también su novela „El fuego y la noche“. Allí os esperamos a todos.

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

5 Responses to Viena Directo en Latino TV

  1. Rosa Echezarreta dice:

    Enhorabuena!!!!!

  2. Ain dice:

    ¡Pacooo! No tenemos tele y he entrado en el link que has publicado, pero no te encuentro! No te podemos ver! ¿Podrías publicar el enlace exacto, por favor?
    Mmmm ¡¿Tienes un aire a Chicho Ibáñez Serrador?!
    Un saludo y ¡Qué te vaya muy bien en esta “nueva” aventura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me