Austria empieza a hacer Flashback

Las negociaciones avanzan y, con el nuevo Gobierno, Austria inicia un Flash Back hacia el siglo pasado. Gustav Mahler, nunca tan de actualidad como ahora.

11 de Diciembre.- A puerta cerrada, y sin ninguna preocupación por el tiempo, los dos partidos que se han coaligado para gobernar Esta Pequeña República negocian.

Se diría que, como decía el conocido eslogan, cuando hacen pop, ya no hay estop y no dejan de darle a la prensa suculentas filtraciones que, conociendo el percal, parece que van a dejar pálida a la verdad verdadera.

Indicio de que los negociadores también saben que sus decisiones levantarán un revuelo considerable es la resistencia de los del PC (Partido Cortico) a tocar determinados temas. Por ejemplo, el jú is jú de los ministerios que se repartirán, como la pedrea de la lotería de navidad, la semana que viene.

Es muy probable que los del PC se huelan que sus decisiones en este apartado en particular no van a ser del todo del agrado del sufrido electorado el cual levantará los ojos de su tarea, haciendo una pausa en sus doce horas de jornada, y quizá vea que el PD (o sea, el Partido Derecher) ha conseguido la llave de esos ministerios que garantizan que las fotos salgan bien. Ya lo decía Alfonso War: el que se mueve, no sale en la instantánea.

Se dice, se cuenta, se comenta, se bisbisea, que la mayoría de los ministerios „gordos“ irán a parar al PD, como Defensa, Interior y un „superministerio“ aún sin determinar, creado a partir de las competencias de otros antiguosque se llamaría „Ministerio de Seguridad“ y que iría a parar (cómo no) al Protésico Dental -curiosa coincidencia de iniciales- más poderoso de Esta Pequeña República (envidia de los protésicos dentales de su promoción en la academia de Protésicos y muy pronto, supermiministro).

Los que están en la pomada afirman que el nuevo Gobierno, impacientísimo por emprender su tarea reformadora, tan necesaria, habida cuenta de lo malisimamente que va todo en Austria (modo ironá off) será investido a partir del día 18 de Diciembre, a tiempo para que los nuevos „menistros“ puedan comerse las peladillas y la fruta „escachada“ en sus nuevos despachos.

Por cierto: el rumor más picante que afecta a este reparto de responsabilidades es que, en los primeros puestos de la lista de „menistrables“ parece uno de los nombres que el Sr. Bundespresi dijo que no vería con buenos Augen. Se trata de Herbert Kickl, famoso por haber estado toda su vida a partir un piñón con Madmuasel Lepán, esa pobre mujer, la eurodiputada que peor lo pasa en su puesto. Tanto, que se le va la vida en conspirar para destruir la institución que le da de manger.

En cualquier caso, el anticipo de lo que nos espera se ha conocido hoy. Si esto es así cuando todavía están negociando ¿Qué nos esperará cuando el Gobierno esté constituido con todas las de la ley? Como veníamos temiendo, el PC y el PD han decidido derogar la ley que preveía la instauración de la prohibición de fumar en locales públicos. Hoy se ha anunciado que, en lugar de llevar a cabo una medida que redundaría, en primer lugar, en beneficio de los fumadores y después, en beneficio de todos aquellos (que somos mayoría) que no queremos ser fumadores pasivos, se va a elevar la edad en la que está prohibido fumar y comprar tabaco a los dieciocho años (hoy está en los dieciséis).

La prohibición de fumar estaba previsto que se instaurase en mayo del año que viene. Nuestro gozo en un pozo. No ha servido de nada que se demostrara con números que, en otros países (Alemania, sin ir más weit weg) los hosteleros no han notado nada en sus bolsillos que la gente tuviera que salirse a la calle a dar por sac...Digooo a fumarse un cigarrito. En España, por ejemplo, país en donde la prohibición se instauró de un día para otro, tal que el 31 de diciembre se atufa al personal y el 1 de Enero se le dice adios al enfisema, no han quebrado bares ni restaurantes y sigue habiendo la misma juerga y la misma fiesta que antes, solo que ahora los infartos han bajado un treinta y tantos por ciento y la gente, incuestionablemente, fuma menos. Todos fumamos menos.

Para cualquier persona normal que, en el año 2017, se plantee este debate tan 1995 (!Austria está aún en la era de las mamachicho en este aspecto!) resulta extraño, y solo cabe consolarse con lo que resignadamente decía Gustav Mahler de sus paisanos, o sea, aquello de que él quería que el fin del mundo le pillase en Viena, porque aquí todo pasa cincuenta años después.

Bueno, también es verdad que cuando Chino Malo o Viejochocho de Lacasa Blanca decidan tirarse un pepino nuclear el uno al otro, por lo menos estaremos en el sitio correcto.

Es un consuelo ¿No?

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me