Viena Directo te desea Feliz Navidad

24 de Diciembre.- Queridos lectores de Viena Directo: un año más ha llegado la nochebuena.

Como todos los años, hoy no habrá un post normal, sino uno de agradecimiento y de buenos deseos. Confío en que allá donde estéis, paséis la navidad de la mejor manera posible. Si os gustan, disfrutando de vuestros seres queridos y de las suaves emociones que garantiza esta época del año. Si las navidades os gustan menos (o si vuestros seres queridos pertenecen a esa gente que, cuanto más los conoces, más quieres al hombre lobo) os deseo que las llevéis con paciencia. Así pues, antes de ceder a la tentación de la violencia, recordad, queridos lectores, que vuestros cuñados también son seres humanos y que si les claváis el cuchillo de trinchar el pavo en alguna parte de su anatomía, les podéis producir daños de diversa consideración.

Haced lo posible por suspender, durante esta noche, las diferencias y por ver desde esa nueva perspectiva a vuestros compañeros de fiesta.

Y si os fallan las fuerzas, recordad lo que hace el Dios de los cristianos (el nacimiento de cuyo hijo se conmemora hoy) y, a diferencia de sus representantes en la tierra (esos curas tan pejigueras, que solo quieren que la gente sea como ellos quieren) mirad con comprensión y manga ancha a vuestros semejantes y, siempre que vengan con buena voluntad, ponedles un cubierto en vuestra mesa, sin fijaros si son heteros o gays, separatistas o constitucionalistas, si votan a los verdes (pobrecitos) o si votan a la ultraderecha. No paréis mientes en si son guardias civiles o mosos d´Esquadra (se escriba con una ese o con dos, que no lo tengo claro), del Madrid o de la Balompédica conquense, Chiítas o Sunnitas, del Austria Wien o del Rapid, musulmanes o cristianos, y dentro de los cristianos (vaya joroña) que os sea completamente indisoluble si les parece que Lutero era el mejor o si se inclinan más por el lado Vaticano.

El planeta Tierra es apenas una mota de polvo en la inmensidad del universo y nosotros, canijos, somos motas microscópicas que viajan a bordo de la mota mayor. O sea que, como dijo el sabio „no semos náiden“. En las personas inteligentes, cualquier orgullo está condenado a desaparecer ante esta impepinable evidencia.

Aunque solo fuera por eso, ya estaría justificado lo de salir del armario y, aunque no sea popular, admitir POR FIN que no nos parecemos a Viejo Chocho de la Casa Blanca ni a Chinomalo de las Bombas Nucleares y que somos buenas personas y actuar como tales. Así pues, en estas fechas os deseo, principalmente, que hagáis mucho bien y, si es posible, que también os paguen en risas, en caricias y en todas esas cosas que hacen que la vida merezca la pena.

Queridos lectores: FELIZ NAVIDAD

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Viena Directo te desea Feliz Navidad

  1. victoria dice:

    Feliz Navidad, Paco. Y a ver si pasan pronto y llegan los Reyes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.