¿Y quién es él?

tatuaje con el escudo de la república austriacaEl representante austriaco en ESC este año tiene una relación especial con la Pepsi ¿Promoción? ¿Dólares? No, no. Nada de eso.

12 de Mayo.- Dentro de unas horas empezará en Lisboa la final del Festival Europeo de la Canción (conocido por los llamados „eurofans“ como ESC).

Austria va a participar aunque según los que entienden (y va sin segundas, aunque podría ir con primeras, porque ya se sabe que para el Pueblo Elegido hay dos sábados en el año que relucen más que el sol) pues eso, que según los „eurovisionólogos“, el participante austriaco no tiene muchas posibilidades de alzarse con el cetro que Conchita Wurst se llevó a su casa en el año 2014 (ocasión magna que yo presencié en uno de los cuchitriles más infectos en donde he tenido ocasión de dormir, bai de güei).

No debe de tener tampoco demasiada fe la televisión pública austriaca, porque al pobretico cantante lo han enviado a Lisboa sin darle más promoción que la imprescindible, se conoce que para no hacer el ridi que hicieron con los Makemakes, los cuales en 2015 se fueron a su casa con un trauma y un cero más grande que el que preside la bandera del Japón.

Los Makemakes, por cierto, que cantaron una canción muy digna en mi opinión, no se merecían semejante bochornazo, y lo llevaron bastante mal. Por lo visto, el ridi les produjo graves problemas psicológicos que ya parece que han superado felizmente, y ahora se disponen a „reiniciarse“ en esto del negocio musical. Jungla de corcheas en donde todo lo descomunal tiene su acomodo.

Yo, personalmente, no he escuchado la canción que Austria va a mandar hasta esta semana pasada, y lo hice por deber profesional. Hombre, escribiendo un blog que se llama Viena Directo, era naturalmente cosa de ponerse al día a propósito del tema ¿Es así o no es? Claro, señora. Claro que es así.

En fin: escuché la tonadilla y me pareció una cosa normalita. Como el cantante, la verdad. Correcta y eso pero sin nada que la hiciera destacar. Y en estas cosas, como se ha demostrado en las dos semifinales que llevamos, pues si no destacas no eres nadie ni te comes un colín.

¿Y quién es él? El cantante que Austria lleva a Eurovisión se llama César Sampson y lo que se le ve al hombre es muy sufrido. Según el escuetísimo perfil que obra en la Güiquipedia, Sampson es un hombre que, en esto de la música, ha hecho de todo y que en Eurovisión, pese a las apariencias, no es nuevo.

Sampson, nacido en Linz en el año 1983, a pesar de su juventud, ha sido sobre todo productor musical y trabajador social (a veces, dada la vida que llevan algunos músicos y las sustancias que consumen es presumible que más de una vez un cometido se haya solapado con el otro), es sobrino de (atención) Helen „Pepsi“ DeMacque-Crockett (por cierto, como me ha dado mucha pereza copiar el nombre entero, lo he hecho con Ctrl+V supongo que mis lectores sabrán perdonármelo). Pues eso, sobrino de la Pepsi.

Consigno este dato con el objetivo clarísimo de enriquecer la cultura musical de mis lectores igual que la mía se ha enriquecido.

Esta muchacha, la Pepsi (que tiene como nombre de pilingui de película de Lina Morgan, imagínese el lector a la diva castiza entre la Pepsi y, pongamos, Florinda Chico) pues la Pepsi, digo, era la mitad del dúo (atención) Pepsi y Shirley, otrora famosas por hacerle los coros a Jorge Miguel, el de Wham, cantante británico „manque“ de ascendencia griega, que como quizá recuerden algunos de mis lectores se puso a morir en Viena durante una gira y estuvo ingresado en el AKH un tiempo largo. La ciencia no pudo hacer nada por él (nada definitivo, se entiende) porque luego, al salir del AKH, olvidó sus buenos propósitos y volvió a fumar cigarrillos de la risa y a tomar pastillas de esas que también tomaba Prince (el pobre) mala vida que tuvo como resultado que Pepsi y Shirley se quedaron sin trabajo. Bueno, Pepsi no, que a Pepsi le ha salido el de ser tía de César Sampson.

Como decía más arriba, a pesar de las apariencias, Sámpson (sin Dalila) no es nuevo en el ESC.

En las dos ediciones anteriores Sámpson ha cantado por Bulgaria (no, no es un palo de Flamenco ni una DJ Ibicenca) sino que les hizo los coros a los tonadilleros que fueron a „defender“ los colores de estos países. En fin. Que gane el mejor. Yo dejo aquí el vídeo del sobrino de la Pepsi (que es muy apañadete, ya lo he dicho).

Articulo publicado en Cultura. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a ¿Y quién es él?

  1. Fabio Keiner dice:

    lindo clip, pesima musica 🙂
    lastima y veguenza, que musicos hoy en día representan a austria – antes había mozart y falco :))
    o beethoven y udo jürgens – ahora tal sampson…
    pero ya tenemos peores: el derechista pseudo’folk’-schnadahüpflsänger gabalier (pues el pepero aleman ‘kollegah’ sería peor)
    o los ultimos punkeros ‘die hinichen’ (les conoces? son los mas vulgares/obscenos anti-musicos hace tiempo:)))
    pero parece, el ESC no merece mejores. y con razon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.