Para todo el año

Quedan trescientos sesenta y cuatro días para que el Europride se celebre en Viena. Hoy, hemos asistido a la Regenbogenparade, para ir entrenando. Fotos y más fotos.

16 de Junio.- Como todos los años, hoy ha tenido lugar en Viena la Regenbogenparade, que es la manifestación (porque es una manifestación) en la que la comunidad LGTB reivindica sus derechos. Pero no solo, naturalmente.

hombre bebiendo coca-cola

Los gays, las lesbianas, los transexuales y los bisexuales (ahora se suele añadir también la I de intersexuales) han demostrado en los últimos cincuenta años el camino para la reivindicación pacífica de sus derechos a otras minorías y a otros pueblos oprimidos. Se puede decir que, desde que empezaron las movilizaciones en los Estados Unidos, a finales de los años sesenta, con los disturbios que siguieron a la redada en el bar Stonewall, de Nueva York, los gays han tenido una trayectoria impecable que ha convertido a la comunidad LGTB en un referente de la lucha por los derechos civiles.

Una chica guapa

En Europa occidental su éxito contra los prejuicios, principalmente los derivados de la religión, es indiscutible. En España, por ejemplo, a pesar de los esfuerzos involucionistas de grupos radicales y fundamentalistas, principalmente vinculados a las alas más rancias de la Iglesia católica, los niños de la generación de mi sobrina (tiene once años) están teniendo la suerte de crecer en un país tolerante, en donde la homosexualidad ya no le escandaliza a casi nadie.

chicas besándose

Desde que se aprobó el matrimonio igualitario en el año 2005, si la memoria no me falla, lo que al principio era motivo de noticias en los periódicos ha pasado a ser una cosa que a nadie le llama ya la atención. Gracias a Dios, es muy poco probable que se repita la historia tristísima de la que yo me enteré el otro día. La pareja de un ministro homosexual se mató en un accidente de coche y constituyó para él un acto de valentía el admitir públicamente su viudez.

Yes we can

En Austria, desgraciadamente, la situación no es tan halagüeña. El Gobierno retrógrado salido de las últimas elecciones sigue tratando a los gays y a las lesbianas como a ciudadanos de segunda, a pesar de la sentencia favorable del Tribunal Constitucional austriaco conminando al ejecutivo de Viena a que elimine la discriminación existente actualmente en la legislación austriaca y se apruebe el matrimonio igualitario. En Austria, asimismo, existe también la diferencia entre las grandes ciudades como Viena y el campo, en donde todavía muchas personas se ven en la obligación de esconderse y de vivir con miedo, debido a unos tabúes absurdos que están ya mandados retirar hace mucho tiempo.

pareja

En la Europa ex comunista, en donde la religión más fundamentalista y cerril hace causa común con el poder, la situación es todavía peor. Miles de personas viven aún sufriendo el miedo y la discriminación más crueles, muchas veces por parte de sus propias familias; se elaboran absurdas leyes que buscan dar la espalda a una realidad que siempre ha existido y que, no hace falta decirlo, jamás le ha hecho daño a nadie.

Ojos azules

Hoy, sin embargo, viendo el desfile, del que las fotos que acompañan este artículo son una tímida ilustración, he sentido revivir en mí la esperanza. No solo había muchísima más gente que otros años (hasta el punto en que era difícil hacer fotos) sino también había gente muy joven. Familias con niños. Gente de todas las razas y procedencias. Y eso mola. Mola mucho. Porque los jóvenes y los niños son la esperanza.

Diplomats for equality

Los avances en derechos civiles son muy frágiles. Son un patrimonio delicadísimo que nos pertenece a todos nosotros y basta un patazas como Viejochocho de la Casablanca o como algunos de los ministros que hay en el Gobierno actual austriaco o en los vecinos (no daremos nombres) para condenar a la gente más vulnerable a volver a situaciones angustiosas que nadie se merece.

Tenemos que luchar todos los días y no solo hoy, porque ningún muchacho ni ninguna muchacha que sienta latir el deseo por otra persona tenga que preocuparse de si esa persona es de su mismo sexo o no; a nadie, y menos a una persona joven, que está empezando a vivir, se le puede exigir que tenga que hacer frente a más heroicidades que las justas. Y aún esas, son bastantes.

Un hombre con osito

Se suele traducir gay pride por orgullo gay, pero en mi opinión la traducción no es ajustada. Debería decirse el día de la dignidad gay (LGTB, vaya). El día de la dignidad de todas las personas, independientemente de su raza, de su religión u opción sexual.

A todos los lectores de Viena Directo, Salud, Libertad y muchas muchas risas. Y, sobre todo, que no se olviden que las reivindicaciones del orgullo no son solo para hoy, sino para todo el año. Quedan 364 días para hacerlas realidad.

Orgullo 2018-42 2

!Ah, que casi se me olvidaba! Dos cosas: la primera, que el año que viene el Europride será en Viena. Esto es el epicentro del orgullo a nivel europeo.

La segunda, es que el lunes, a las siete de la tarde, aquellos lectores de VD que estén en Viena y así lo deseen, podrán pasarse a una intersantísima charla que dará Luis Felipe Blasco, el autor de El Jurado, y que tendré el inmenso placer de moderar en el Instituto Cervantes en la Schwarzembergplatz. Me alegrará mucho verles.

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me