Ese hombre que tú ves ahí

Ella era su alter ego, pero él ha decidido matarla. Para muchos, la muerte de ella es la solución de sus problemas. Para otros, abre grandes incógnitas.

7 de Septiembre.- Hay días en que uno se levanta y ve cómo los nubarrones se disuelven y vuelve a brillar el sol. Esto ha debido de pensar hoy el director de la radiotelevisión turca.

Un problema que a él le acuciaba, que no le dejaba dormir, que le amargó seguramente el Ramadán y la Fiesta del Sacrificio, la plegaria del viernes (muchos viernes seguidos) y otros momentos de la vida de un buen musulmán que exigen paz y sosiego, se ha ha terminado. Se ha resuelto, mágicamente. Como por ensalmo. !Flupf ! Y ya.

Conchita Wurst ha renacido y ha decidido que sus días de mujer han terminado. Que ahora quiere « ser percibido » como hombre (cuando la gracia de Conchita era que no era ni hombre ni mujer, sino un espejo en el que cada cual se miraba del lado que más le gustaba).

Total : que se ha puesto manos a la obra. En su Instagram ha empezado a publicar fotos en las que sale con un aire a Jared Leto, con barba (de verdad, y no como la de Conchi, que era de las de Caramelos Paco) y vestido de negro. Un hombre muy guapo, tipo guerrero almohade o tipo Khabir Bedi, el actor que hacía de Sandokán.

Al director de la tele turca solo le queda un resquemor, claro, que ahora Conchita (¿Tom ? Ay, qué jaleo onomástico) podría hacer la mili en el ejército turco sin tener miedo de perder la « biuti box », pero claro, sigue siendo homosexual. ¿Cómo explicará la tele turca el cambio ? Esperemos que no sea con algo como « al hablar de Mari Conchi, a partir de ahora, pueden ustedes prescindir de la Chi ». Sería un chiste no exactamente elegante, pero sí a la altura de lo que se estila en Turquía últimamente.

La duda, como siempre, es si Tom Neuwirth tendrá tanto éxito como Tom como el que tuvo con Conchita. Al fin y al cabo, Conchita Wurst era una marca muy consolidada, muy llena, muy redonda, que contaba muchas cosas. Había fanes y fanas (hay fanes y fanas) que un día en que yo insinué que, más tarde o más temprano, esto tendría que pasar (el de la mujer barbuda no es un gag que se pueda estirar mucho más) casi me queman el blog. O sea, una masa de gente pendiente de Conchita Wurst (y mejor de Conchita que no de la israelí que ha ganado esta vez Eurovisión, que eso sí que es la indigencia total).

Conste que yo a Conchi/Tom le tengo muchísima simpatía. Creo que es un profesional de lo suyo, una persona no solo muy lista, sino incluso refinada. Supongo que no quería ver llegar ese momento en que, con sesenta tacos a sus espaldas y sin ganas de nada, le obligaran a hacer el número de Conchita Wurst.

Ahora bien, sin Conchi/Tom o Tomconchi (parece esto el nombre de un cantante de K-Pop) tiene éxito, habría alguno que otro que lo sentiría. Por ejemplo, su contrafigura Andreas Gabalier (el cual también tiene uno la sensación de que, a pasos agigantados, se está convirtiendo en una especie de caricatura de sí mismo). Un hombre que ha dicho que, en Austria, siendo un bípedo implume normalmente constituido y con los apetitos sexuales apuntando a la reproducción de la especie, no se puede triunfar, ¿Qué dirá ahora si Conchi/Tom llega a colocar un número uno en las listas ? De qué manera conseguirá disimular que el conservadurismo no ha dado jamás un artista que sobreviva a su generación ? Por eso hay algunos sectores que dan tanto la murga con Chesterton, porque creen que aún está vivo y está más amojamado que la momia de tutankamón.

Se abren ante nosotros toda clase de jugosas incógnitas que solo el tiempo despejará.

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Ese hombre que tú ves ahí

  1. Anselmo dice:

    Mayor prueba de decadencia que la que supone que semejante personaje goce de notoriedad , es difícil de encontrar. Verdaderamente los austriacos nos llevan una ventaja considerable en la carrera hacia el vertedero en la que todo Occidente está embarcado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me