La gasolina

En Austria, se han depositado tres iniciativas legislativas populares que empiezan a tramitarse mañana. El post de hoy termina con un principio.

30 de Septiembre.- Mañana, primer día del mes de octubre, arranca el periodo más importante para tres iniciativas legislativas populares. Como siempre, aunque suframos las consecuencias, los ciudadanos que pagamos en Austria nuestros impuestos y, con nuestro trabajo, contribuimos al éxito del Estado que nos acoge, no podemos participar. Lo digo siempre, pero bajo mi punto de vista esto, en los tiempos en los que estamos, con esta Unión Europea tan hermosa que ya va siendo hora de reformar un poquito, me parece una aberración.

En primer lugar, quizá convenga explicar qué es una iniciativa legislativa popular (en alemán se llama Volksbegehren).

Supongamos que usted, o su grupo de amigos y familiares, piensan que el Parlamento debería concentrar su atención en un problema determinado que está pasando por alto por el motivo que sea. Pues bien: el ordenamiento jurídico austriaco recoge la posibilidad de que, si usted reúne unas firmas equivalentes al uno por mil de la población (en este caso son 8401 firmas, ni una más ni una menos) tiene usted derecho a registrar su iniciativa legislativa popular. Y si ya reúne cienmil, los señores diputados tendrán la obligación de tratar de dicho tema en el parlamento de la Ringstrasse (o edificio equivalente, porque ahora, como todo el mundo sabe, el parlamento está en restauración).

Esta semana se concentran tres iniciativas legislativas con miga, que ya han pasado el primer filtro.

La primera es la iniciativa Don´t Smoke.

Como mis lectores saben, el Gobierno austriaco actual detuvo la prohibición de fumar que iba a haber entrado en vigor en marzo de este año, dejando a Austria en 1992 (en esto como en tantas otras cosas). Hubo protestas, particularmente del colegio de médicos de Austria, pero el Gobierno, a cuya cabeza están dos insignes académicos (ejem) decidió que los médicos eran unas histéricas con bata blanca y que pasaban mucho de tocar la ley. A título cosmético se prometieron algunas modificaciones menores, pero ya.

La inciativa Don´t Smoke sin embargo, va a tener que ser tratada en el parlamento, porque lleva ya más de medio millón de firmas. Esta semana, sus promotores (el mencionado colegio de médicos y diversos ciudadanos particulares) no se han atrevido a decir un objetivo claro, pero se espera que, al final, la cosa ronde el millón de firmas.

La segunda iniciativa es una que aspira a eliminar la tasa obligatoria, el famoso GIS, que hay que pagar en Austria por tener un televisor y que sirve para el sostenimiento de la ORF. Al Gobierno austriaco actual, una de cuyas bestias negras es la tele pública austriaca (ese nido de rojazos) probablemente le gustaría que esta iniciativa tenga éxito ya que, naturalmente, si es el Gobierno el que tiene el grifo de los fondos, a la radiotelevisión pública le convendría ser lo más dócil posible. La iniciativa ha sido promovida por un cierto CPÖ (Partido Cristiano de Austria). Es la segunda vez que lo intentan, por cierto.

En 2017 ya hicieron una primera tentativa. Lograron pasar el primer filtro, con veinticincomil firmas pero el ministro de entonces, Sobotka, del ÖVP, rechazó la iniciativa legislativa popular.

La tercera iniciativa popular tiene marcado carácter feminista, como suele decirse. Esta iniciativa popular, a favor de los derechos de la mujer, empezó a gestarse en abril del año pasado y hoy llega a la recta final. Sus organizadores esperan recoger 650.000 firmas y el objetivo es que en el parlamento se discutan cosas tan sensatas como que la igualdad sea real de verdad de la buena, que la mitad de los puestos en la política y la administración sean ocupados por mujeres, que se persiga esa aberración que es la desigualdad salarial (al mismo trabajo, se entiende). Entre otras cosas.

Espero que mis lectores que puedan hacerlo participen todo lo que puedan. La democracia es como la musculatura, que si no se usa se atrofia.

En fin: hoy vamos a terminar con un principio: el de una nueva sección de Viena Directo dedicada a los clásicos imperecederos (si bien de un clasicismo no tan evidente a veces) de la lengua castellana en los que daremos un paseo por el parnaso por lo menos una vez a la semana. Más de uno se va a llevar una sorpresa. Como hoy, por ejemplo.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.