Austriacos geniales, geniales austriacos

En seis días se celebra la fiesta nacional austriaca. Nosotros, empezamos hoy. Este post se puede disfrutar de la manera tradicional o…De la otra.

Si no quieres ver el vídeo, puedes leer la transcripción de este Vlog inmediatamente después.

21 de Octubre.- Hola a todos los lectores de Viena Directo. En seis días va a ser una fiesta muy importante, porque es el día de la Fiesta Nacional Austriaca. Con este motivo todos los años hago alguna cosa especial y este año he pensado que podía hacerlo…Podía contar cosas especiales a propósito de Austria y contarlas en video. Para quien quiera el sistema tradicional de leer los posts de Viena Directo, esta conversación o este monólogo en el que os voy a contar cosas va a estar transcrito debajo del post.

¿Qué he pensado este año que podíamos hacer especial? Pues he pensado que podíamos explicar un poquito cosas que…Descubrimientos o inventos que han tenido Austria como escenario y que han hecho la vida más fácil y mucho más agradable no solo a los habitantes de esta pequeña pero saladísima república sino también a todas las personas que viven en el mundo.

Hoy vamos a hablar…Hoy os voy a contar siete inventos, siete cosas que los austriacos han hecho y que nos han hecho la vida mucho más fácil a todos.

Voy a empezar con un señor que se llamaba Karl Djerassi. Karl Djerassi nació en Viena en 1923 y fue un químico austriaco nacido en Viena que es el responsable de la auténtica revolución que sacudió el mundo a partir de los años sesenta del siglo pasado y que particularmente afectó a la vida de las mujeres, porque Karl Djerassi inventó la píldora antibaby o la píldora anticonceptiva.

Karl Djerassi nació en Viena de una familia judía pero que no tenía ningunas creencias religiosas, o sea que no llevaban una vida religiosa, o sea que no eran practicantes. Y claro, este hombre tuvo que marcharse en 1936, como muchos de los integrantes de esta lista de inventores de la que hablaremos, tuvo que marcharse tras la anexión de Austria por parte de la Alemania nazi en 1938. Estudió…Estudió en la Universidad de Wisconsin, estudió química y ahí fue, en Estados Unidos, donde plantó las bases del invento que barrió la cultura…Que cambió las relaciones humanas en el siglo pasado y fue la píldora anticonceptiva. A partir de este momento, las mujeres pudieron planificar su vida sexual sin miedo a quedarse embarazadas, las parejas…Y hubo también una liberación que convirtió el sexo que es una cosa estupenda y maravillosa, como todos sabemos, en algo que era sobre todo placer y disfrute y en donde no había tanto miedo de embarazos no deseados.

El segundo invento del que vamos a hablar hoy es el de Christian Doppler. Bueno, no es un invento, es un descubrimiento. Christian Doppler que fue un físico que nació en Salzburgo en 1803 y murió en Venecia cincuenta años más tarde, fue el señor que descubrió el efecto Doppler. Como es un poquito largo de explicar lo que es el efecto Doppler, también conocido en España como efecto Doplerrr, lo que voy a hacer es en la transcripción de este vídeo dejar el link abajo donde podréis informaros de todo esto que es tan importante para la física.

Nuestro tercer austriaco industrioso, observador, „inventoso“ podríamos decir, fue Paul Eisler. Nació en Viena en 1907 ¿Y a que no sabéis qué inventó? Sin Eisler no hubiera sido posible la electrónica del siglo XX, porque Paul Eisler inventó las placas de los circuitos impresos y las inventó…También el probre hombre era judío y de ascendencia…De ascendencia judía, y entonces tuvo que marcharse de Austria y su invento, que fue tan transcendental para la electrónica del siglo pasado y aún continúa siendo trascendental en el presente, lo inventó en Inglaterra, en Londres, tras muchas vicisitudes que también podréis informaros sobre ellas os voy a poner un link, a la Wikipedia, para que podáis informaros de las cosas tan importantes que este señor hizo.

Nuestro cuarto austriaco de hoy es un austriaco conocidísimo, todo el mundo ha sabido de él o ha hablado de él en algún momento y de hecho fue un hombre clave, clave en la cultura del siglo XX. Me estoy refiriendo, naturalmente, a un vienés (no nacido en Viena, pero un vienés de pro) que fue el doctor Sigmund Freud. El doctor Freud fue el inventor del psicoanálisis, fue un doctor que tuvo una importancia trascendental, porque a través del descubrimiento del inconsciente y del mundo de los sueños, de la interpretación de los sueños, el doctor Freud provocó la explosión de cosas tan maravillosas como por ejemplo el surrealismo en el siglo XX, la liberación total de la cultura…Y no solo eso, sino también la psiquiatria también ayudó a muchas personas que hasta entonces no había podido ayudar a recuperar la salud mental. Que fue una cosa genial. Y todo esto se lo debemos a un austriaco, a Sigmund Freud.

Sigmund Freud se tuvo que exiliar también de Viena, en los años treinta, debido a que Sigmund Freud era judío, lo mismo que toda su familia, y murió en Londres en 1939 debido a un cáncer de mandíbula que le produjo su incorregible afición a los puros. Sigmund Freud fumaba muchísimo.

Cabría decir también que Sigmund Freud fue también el patriarca de una dinastía de personas interesantísimas. Entre ellas, la que más destaca en mi opinión y que es una de las personas más…Más…Interesantes del siglo XX y que yo soy tremendamente fan de su obra es el nieto de Sigmund Freud, Lucien Freud. Hace como un año y medio o dos, si no me equivoco, hubo una magna exposición con las obras de Lucien Freud en el Kunsthistorisches Museum y fue absolutamente maravillosa. Si queréis investigar a propósito de la obra de Lucien Freud y de su abuelo don Sigmund…Don Sigmundo yo creo que es una cosa que os va a interesar muchísimo y os lo váis a pasar fenomenal.

Nuestro siguiente, nuestro quinto, austriaco industrioso, o científico destacado austriaco es un señor que se llamó Otto Frisch.

Otto Frisch fue un científico que trabajó a principios del siglo XX y junto a otra austriaca absolutamente listísima, una señora que se llamó Lise Meitner, descubrieron algo que nos ha hecho la vida fácil y difícil al mismo tiempo y fue la fisión nuclear, o sea la manera de bombardear el núcleo de los átomos y partirlo para producir energía, energía que se puede utilizar para cosas muy buenas y estupendas o energía que se puede utilizar para cosas terroríficas como por ejemplo las bombas que tiene el coreano malo, o no solo el coreano malo, sino también bastantes de ellos, otros países también lo tienen, o también la energía nuclear que ha producido…Sigue produciendo…Yo personalmente pienso que es una cosa demasiado peligrosa y que debería pararse hasta que no se perfeccione la fusión nuclear, que es una manera absolutamente inócua de producir energía nuclear, no hay peligro de que hay un Fukushima…Un Fukushima, un Chernobil,o vaya usted a saber el qué…Y este señor, junto con Lise Meitner, a la que también le dedicamos una serie en Viena Directo, pues este hombre descubrió…Esta cosa. O sea, descubrió la fisión nuclear.

Nuestro sexto austriaco también inventó unas cosas con forma de bomba, de hecho se llaman Kugel, balas, en alemán, pero muchísimo más inofensivas.

Me estoy refiriendo a un hombre que se llamaba Paul Furst.

¿Y qué inventó Paul Furst?

Pues Paul Furst inventó una cosa sin la cual los austriacos no hubieran tenido ningún tipo de…Vamos, una cosa que es para turistas totalmente y una cosa muy característica !Las Mozart Kugel! También conocidas por los austriacos que saben un poquito de español como bolas de Mozart, güevecillos de Mozart, cojoncillos de Mozart…En fin: todo este tipo de cosas.

¿Qué son las Mozart Kugel? Paul Furst fue un pastelero que pasó su vida, prácticamente toda, en Salzburgo. Y entonces, a principios del siglo pasado, sobre 1900, inventó un bombón al que llamó „Mozartbombon“, con una gran imaginación, porque él ya veía el tema del negocio…de los turistas y tal y de Mozart y esto. Y entonces es una…Un bombón esférico (o aproximadamente esférico) que tiene mazapán de pistacho, praliné y nougat.

El señor Furst presentó su invención en el salón de París, en la Gran Exposición (exposición Universal) de París de 1905 y ganó la medalla de oro. O sea, que la gente comía las Mozartkugel y le encantaban las Mozartkugel. Y entonces, una cosa que sucedió inmediatamente con este hombre fue, que entonces, como aquello estaba todo tan rico, y le gustaba tanto a la gente, pues inmediatamente empezaron a salir imitaciones , con lo cual él se vio en la necesidad de patentar su invención y entonces la llamó „Die original Mozartkugel“.

De esto hace más de cien años, con lo cual si digo esto no le estoy fastidiando el negocio a nadie. Las Mozartkugel que venden en los supermercados, lo digo por si estáis pensando hacer algún viaje a Austria, las Mozartkugel que venden en los supermercados son estupendísimas, no tienen nada que envidiar a las de las tiendas de recuerdos y sobre todo tienen una ventaja que es fundamental y es que son mucho más baratas ¿Vale? O sea, que es una cosa que hay que mirar el bolsillo.

Última inventora de hoy, y es una mujer que al ver su vida tú dices !Por Dios! ¿Cómo pudo Dios derramar tantos dones sobre una persona? Me estoy refiriendo a Hedi Lamarr.

Hedy Lamarr fue una mujer bellísima, una de las mujeres más hermosas de su generación. De hecho, el departamento de publicidad de la Metro Goldwin Mayer la llamó „Lamarrvelous“ porque era una mujer muy bella.

Hedy Lamarr, nacida en Viena con el nombre de Hedy Kiessler, también de familia judía, fue una actriz y fue famosa por ser una actriz, por tener los ojos azules, el pelo negro precioso, rizado, bueno, una mujer guapísima.

Hedí Lamarr fue famosa en su vida por muchísimas cosas. Durante su vida fue famosa porque fue la primera mujer que nació…Uy, que nació iba a decir…Fue la primera mujer que salió desnuda en una película comercial. La película se llamó Extasis y fue una cosa que ella hizo cuando tenía diecisiete o dieciocho años, en la flor de la juventud, pero que la persiguió durante toda su vida. Hasta el punto de que las memorias de Hedy Lamarr se llaman Extasis y yo. Como todas las personas inteligentes, Hedi Lamarr era una persona con muchísimo sentido del humor.

Hedi Lamarr se fue a los Estados Unidos a trabajar en el cine, despues de muchas vicisitudes, que incluyeron a un primer marido que la maltrataba y la encerraba porque estaba tremendamente celoso y que, por cierto, intentó quemar todas las películas, todas las copias que exitían de Extasis.

Hedi Lamarr llegó a los Estados Unidos poco antes de la guerra mundial y claro, como era austriaca, ella sentía la desconfianza de las autoridades. Porque claro, en aquel momento todo el mundo era sospechoso de ser un espía.

Bien.

Entonces, cuando estalla la segunda guerra mundial, Hedi Lamarr, junto con otro señor, que le ayudó un poco en el aspecto técnico, inventaron una cosa, inventaron una manera de dirigir los torpedos…Los torpedos no los de Chiquito sino los torpedos de los barcos, para que el enemigo, o sea, los alemanes o los japoneses no pudieran interceptarlos. Este intercambio de frecuencias fue la base que los ingenieros utilizaron después para hacer una cosa que utilizamos todos los días y es el algoritmo que los teléfonos móviles utilizan para comunicarse los unos con los otros.

Si Hedi Lamarr hubiera patentado, como de hecho patentó, su invención y se la hubiera quedado para ella, pues hubiera sido una señora tremendamente rica después. Sin embargo, para compensar, como gesto de buena voluntad, para compensar un poco esto que decíamos de que ella se sentía un poco observada y tal por ser austriaca, le dio la patente del salto de frecuencias, que así se llama su invento, a la armada estadounidense. Al ejército de los Estados Unidos.

Y la cosa era tan avanzada, que al principio el Ejército de los Estados Unidos no sabía que hacer con lo que Hedi Lamarr le había dado, y no fue hasta los años cincuenta o sesenta del siglo pasado cuando se empezó a desarrollar la telefonía móvil.

Hedi Lamarr, mientras tanto, fue perdiendo su belleza y fue casándose sucesivamente, y al final murió en los Estados Unidos como una señora completamente normal, más bien tirando a pobre, y está enterrada en el Cementerio Central de Viena en una tumba muy bonita que vosotros, después de ver este vídeo, podréis explicaros por qué la tumba tiene una forma tan particular que yo no os voy a desvelar para animaros a que vayáis a visitar el Zentralfriedhof que es un poco también, yo qué sé, como ver un album de fotos de gente famosa.

Está por cierto enterrada por cierto, enfrente de otro austriaco muy famoso, pero esta vez artisticamente, no fue un inventor, Udo Jürgens.

Las dos tumbas, tanto la de Udo Jürgens como la de Hedi Lamarr, son muy curiosas y muy bonitas de ver.

En fin: mañana seguiremos hablando de austriacos famosos y de más austriacos que le han hecho la vida más fácil a la humanidad a través de sus inventos o de sus descubrimientos. O de cosas así. En fin. Hasta mañana.

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Austriacos geniales, geniales austriacos

  1. Ana dice:

    Sin menospreciar a Doppler, tanto Boltzmann como Schrödinger, también austriacos, han tenido un impacto mucho mayor en la física. ¡Gracias por el post!

  2. Anselmo dice:

    Que admirable toda esa inventiva y ese gran nivel científico. ¿ Ha continuado tras la II Guerra Mundial?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.