El simple condicional

Los de la familia del condicional han sido tiempos verbales bastante postergados, ahora, sin embargo, están cobrando un nuevo protagonismo. Para mal.

5 de Noviembre.- Como consumidor de prensa (lo llamamos prensa pero queremos decir internet), hay una cosa que me pone muy nervioso. Vamos, es ue hace que me suban las transaminasas.

Antes de que la importancia de una noticia se midiera por el número de clicks que generaba y antes de que se usaran los verbos « desvelar » o « arremeter », o la gente a la que expulsaban de Gran Hermano VIP o de Operación Triunfo recibiera « un duro revés », las noticias se contaban en presente o en pasado. Por ejemplo : según fuentes de la agencia EFE, hoy uno de agosto, su majestad, el Rey Campechano the First inicia sus bien merecidas vacaciones. O bien : hoy, día tres de agosto, el Rey nuestro señor se ha roto una rótula a bordo del Bribón, mientras competía en la regata anual en aguas de Mallorca.

Sin embargo, desde que somos todos consumidores de noticias a través del ordenador o del telefonino, los medios (especialmente los « mierdimedios » como veremos más tarde) debido a) a la necesidad de provocar una reacción emocional en el lector que le lleve al clic y b) debido al aumento de necesidad de materiales informativos -claro, entramos muchas veces al día a las páginas de los periódicos y buscamos algo nuevo- han empezado a contar las noticias en condicional. O sea, a convertir en noticias cosas que no lo son porque aún no han sucedido.

Esto es una cosa que ha facilitado mucho, lógicamente, la tarea antes ingrata del redactor. Porque ha convertido al periodismo, sobre todo a cierto periodismo, en un género literario emparentado con la ficción. Porque si uno utiliza el condicional no tiene que decir nada que sea necesariamente verdad. En cualquier caso, propongo al amable lector que quiera calibrar hasta qué punto el medio en que se informa es merecedor de su confianza que, a ojo de buen cubero, calcule la proporción de noticias contadas en condicional que le sirven todos los días. Cuantas más sean, menos compromiso tendrá su medio de cabecera con la verdad y, por lo tanto, menos fiable será.

Ilustremos esto con un ejemplo práctico sacado de la actualidad austriaca.

Como los lectores de Viena Directo saben, el Gobierno de EPR, a cuya cabeza está (no me cansaré de loarla) una pareja de intelectuales que aúnan la bondad, con la penetración psicológica y política y una cultura enciclopédica que es como un mar sin orillas, en fin : el Gobierno, decía, ha decidido no firmar el pacto global sobre emigración que había negociado en su calidad de ocupante de la presidencia de turno de la Unión.

Dicha decisión ha provocado gran perplejidad y cierta consternación (sobre todo entre quienes sí que tienen penetración política y psicológica y algunas lecturas). Sin embargo, en ayuda de los perplejos ha acudido cierto medio austriaco, armado de sus condicionales. Se trata, claro está, de un « mierdimedio ». Según este medio, la decisión de no firmar el pacto habría sido (nótese el condicional) un intercambio de favores entre el partido cortico y el partido derécher, sostenes de la coalición que administra nuestros impuestos.

El partido cortico habría (otro condicional) aceptado no firmar el pacto global sobre emigración (con el ridi nacional e internacional consiguiente) a cambio de que el partido derécher accediera a reducir la protección de la que gozan los parados de larga duración. Tal como está hoy la situación (lo explico rapidito) cuando un parado deja de trabajar tiene derecho -si ha cotizado- al subsidio de desempleo. Tras eso, hay un estadio llamado Notstandhilfe (ayuda de emergencia) que dura un poco de tiempo y, cuando se agota esta prestación, el parado recibe lo que se llama Mindestsicherung que es diferente de Land confederado en Land confederado (aunque siempre dentro de un marco que fija la ley estatal) y que en principio tiene duración indefinida

En el programa del Gobierno estaba (y está) reformar este subsidio, pero lo cierto es que la cosa está siendo bastante difícil. En Baja Austria, por ejemplo, se aprobó un modelo muy restrictivo (sobre todo en lo que se refería a los extranjeros) y, tras las correspondientes denuncias, el Alto Tribunal austriaco lo tumbó -esta es una de las razones, por cierto, por las que el actual Gobierno austriaco ha puesto tanto interés en la renovación de los magistrados del constitucional austriaco, al objeto de asegurarse una mayoría suficiente en casos tan conflictivos como este-.

Volviendo a la explicación para la renuncia a firmar el pacto de la emigración, el partido cortico « habría » (otro condicional) accedido a tragarse el sapo del ridi internacional a cambio de que el partido derécher se tragase el sapo de reducir la protección de los parados de larga duración (cosa que, según los opinadores, podría causar un cierto desgaste en su imagen, pues como es sabido el caladero principal de votos de la ultraderecha (aquí como en todas partes) es la gente que ocupa el escalón más humilde de la cadena trófica.

Los interesados, o sea, los miembros de la coalición, niegan que haya habido intercambio de favores. Aseguran, eso sí, que en la coalición reina la sintonía ideológica más absoluta. Todo muy bien, o sea. Sin embargo, los condicionales ya están sueltos. A ver quién los para ahora.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

2 Responses to El simple condicional

  1. Nada Vöslauer dice:

    Paco salvo que los austriacos sean colegas del caníbal de Amstetten paraje de incomparable belleza sin igual por otra parte, lo de la cadena trófica no lo veo, sectores menos productivos de la cadena de valor o sectores más humildes, sería lo propio

    • Anselmo dice:

      Yo, lo de la cadena trófica, lo veo como una metáfora que lo que pretende reflejar de manera ironica es que en la sociedad los recursos se distribuyen de forma desigual en función del nivel social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.