Dame argo, payo

La forma de uno de los objetos más utilizados por los europeos en su vida diaria tuvo su orígen aquí, en Viena. Adivina cuál.

18 de Noviembre.- Una de las cosas que nos ha facilitado más la vida a todos en los últimos tiempos ha sido la moneda común europea. Desde que se implantó, los europeos podemos pagar en casi todos los países de nuestro entorno de manera cómoda. Recuerdo que siendo yo chico, cuando estudiaba, todavía se llamaba a la moneda ficticia -porque solo existía sobre el papel- con la que se manejaba lo que entonces se llamaba CEE (Comunidad Económica Europea) ECU, que son unas siglas que, como sucede con la EBU/UER -Unión Europea de Radiodifusión- todavía evocan en mí a aquel niño que veía la televisión en su casa de España y pensaba que, donde ocurrían cosas interesantes de verdad, era en los países en donde se rodaban aquellos cortometrajes que emitía la cadena de televisión pública española.

Volviendo a la moneda única, quizá sea un buen momento para recordar que el responsable de la apariencia de los medios de pago que utilizamos actualmente en la zona Euro es un austriaco: Herr Robert Kalina, diseñador de la Casa de la Moneda austriaca desde principios de los años 80.

En 1996, él fue el ganador del concurso que el Banco Central Europeo convocó para decidir cómo serían los billetes que utilizamos actualmente. No era una tarea nada fácil, porque los billetes tenían que representar las esencias del continente por el que tenían que circular pero, además, no podían hacer referencia a ninguna nación concreta, para evitar que se produjeran celos entre las naciones (¿Por qué habéis sacado a Leonardo y no a Erasmo de Roterdam? ¿Por qué sale el Versalles y no la Acrópolis?). Al concurso de los billetes se presentaron 44 proyectos que fueron evaluados por un jurado de prestigio. Kalina ganó porque, mientras los demás proyectos seguían al pie de la letra la tradición de reflejar la figura humana en los billetes (ya fuera mediante personalidades de reconocido prestigio o mediante caras anónimas), Kalina acudió a algo que es común a toda Europa y tan esencial como pueda serlo la literatura o la filosofía, y mucho más a la vista: la arquitectura.

Así, mientras se ascendía por la escala de valores (5,10,20,50,100,200 y 500) también se hacía un viaje a través de la historia de la arquitectura europea, a través de monumentos totalmente salidos de la imaginación del diseñador pero en los estilos de la Antigüedad, el románico, el gótico,el renacimiento, el barroco,la arquitectura industrial del siglo XIX y la arquitectura moderna).

Kalina tenía ya gran experiencia en el diseño de billetes y, desde que había entrado a trabajar en la Casa de la Moneda de Viena, los austriacos habían llevado en las carteras billetes diseñados por él, como el de 100 Schillings, aparecido en 1983, en el que aparecía el arquitecto Jean Nicolas Jadot de Ville-Issey que fue quien concibió, entre otras, la Michaelerplatz de Viena.

Herr Kalina, ha diseñado otros billetes, como por ejemplo para Bosnia Herzegovina o para la República de Azerbayán.

Cuando se habló de suspender la circulación del euro en Grecia, lo que se conoció como Grexit (una combinación de casi tanto éxito como „follamigo“ o „fofisano“) pocos cayeron en la cuenta de que no iba a ser tan fácil por un puro aspecto técnico. En la actualidad, la producción de los billetes es una obra de alta tecnología (para evitar falsificaciones) y está tan especializada que los billetes, como sucedió con los de Euro, se preparan con años de anticipación antes de que entren en el bolsillo del ciudadano. Problema que no tendrán en Gran Bretaña cuando se produzca el Brexit (si se produce) porque como es sabido los paisanos de la reina Isabel usan libras.

Quizá por esta razón, el encargado de lavarles la cara a los billetes en sucesivas ediciones no ha sido quien los diseñó, sino el alemán Reinhold Gerstetter. A él le debemos la nueva apariencia de uno de los objetos que más usaremos en los próximos años.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Dame argo, payo

  1. Anselmo dice:

    ¡ Larga vida al Euro !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.