Viva la gente (y la que lee VD más, claro)

Si hay algo que a mí me guste, es tomarme un café con un lector de Viena Directo. Últimamente tengo un nuevo pretexto para hacerlo.

21 de Noviembre.- Como ya he contado he publicado un libro. Mientras encuentro y no encuentro un sitio de distribución física en Viena (por internet se puede comprar en versión electrónica y en papel muy facilmente) lo entrego yo con cita previa a aquellos amables lectores que lo quieran adquirir.

Ya han sido muchas las personas que me han escrito y, por lo tanto, muchas personas las que ya lo están disfrutando, y partiéndose de risa con mis aventuras y las de mis amigos cuando estuvimos de viaje en Cuba. Aparte, naturalmente, del precio del libro, lo más bonito que me ha traido Entre Virtudes y Ánimas es un nuevo pretexto para tomarme un café con los lectores del blog, que es una cosa que me encanta y que, desde el principio, me ha gustado hacer. Tanto es así, que muchos de mis amigos fueron, al principio, lectores de Viena Directo (y ahora, después de ser mis amigos, me consta que siguen leyéndolo, o sea que bien : que no se ha decepcionado).

Lo cierto es que mentiría si dijera que estaba previsto que sucediera una cosa así, las cosas como son. Cuando empecé a escribir Viena Directo lo hacía sobre todo para mi familia y amigos, y fue mucho más tarde cuando empezaron a incorporarse lectores con los que yo, en principio, no tenía relación previa, de manera que Viena Directo se convirtió en una especie de bengala de señales que decía que en Viena había un celtíbero y que ese celtíbero estaba reuniendo en un lugar de internet sus experiencias, al objeto de que alguien las pudiera aprovechar si tenía la oportunidad de hacerlo.

Otra cosa que también pasa con Viena Directo es que, como le comentaba yo a un lector que ayer me compró dos ejemplares (uno para él y otro para regalar, porque compartir es amar) es que se ha convertido en un filtro, cosa que, egoístamente lo digo, me ha ahorrado algún trabajo. Como dice el romance antiguo (cuando yo era chico se aprendían romances de memoria en la escuela, ahora no sé) « yo no entrego mi canción sino a quien conmigo va », de manera que, si a alguien le gusta Viena Directo y lee los artículos es probable que también le caiga bien la persona que los escribe. Las amistades se construyen sobre afinidades y, en ese sentido, Viena Directo es una carta de presentación muy útil. Lo que sí que está claro es que a mí todos los lectores de VD que he conocido me han caido fenomenal. Sin excepción. Y no lo digo por cumplir, que es de verdad, pueden creerme mis lectores. Tengo una suerte tremenda, porque siendo yo, como es sabido, un hombre más bien delmon(tón) me cabe el orgullo de decir que Viena Directo lo lee una gente interesantísima y muy inquieta, con la que da gusto tomarse un melange.

De vez en cuando, paseando por esta bonita capital (o corriendo, porque yo soy un hombre que cuanto más viejo, más ocupado estoy y menos me cunde el tiempo) me pregunto también qué tal hubiera funcionado Viena Directo si se hubiera fundado hoy. Y creo que no hubiera ido tan bien. Porque internet ya no es la de principios de este siglo. De hecho, la gente ya solo navega por internet cuando busca algo en especial y no al azar. Antes internet era un campo abierto por el que andar a la aventura y en donde el azar te llevaba a veces a sitios que no conocías y te llevabas sorpresas como la de encontrar un blog sobre Viena pero sobre muchas otras cosas más. Hoy estamos todos muy metidos en el corralito de Facebook, lo cual no deja de ser un poco una pena ¿Verdad ?

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Viva la gente (y la que lee VD más, claro)

  1. Anselmo dice:

    En mi caso, conocí tu página por una recomendación en el “Foro Oil Crash”.

    El participar en foros, etc. podría ser una buena iniciativa. Por ejemplo, si cuelgas en tu página algún artículo sobre cómo se está viviendo el declive petrolífero en Austria, o temas similares, estaré encantado de colgar una reseña en el foro. Y no hace falta decir que puedes participar directamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.