La fiesta es en 2020

Podría pensarse que estoy todo el rato ñaca ñaca metiéndome con el Gobierno. Pero hoy voy a hablar de una cosa que Strakurz ha hecho muy requetebién. Ole.

13 de Diciembre.- Algunos lectores podrían pensar que en Viena Directo solamente me meto con el Gobierno.

Está claro que hay cosas del Gobierno que me parecen muy mal, pero para demostrar que a Dios lo que es de Dios, hoy voy a contar una cosa que el Gobierno de EPR ha hecho bien.

Hace unos días el Gobierno austriaco ha tomado una decisión histórica y ha sido la de prohibir las bolsas de plástico. A partir de 2020, no emocionarse. O sea, que todavía nos quedan unos cuantos meses hasta que dejemos de ensuciar el planeta. Pero oye, algo es algo.

Se puede seguir fumando como carreteros en los sitios más inhóspitos, ensuciando el aire que respiran comensales de cero a noventa y nueve años; el Gobierno, o gentes afines, pueden pedir que los refugiados estén poco menos que encarcelados en lugares cercados de alambres de espinos o que rija para ellos un toque de queda inconstitucional; puede encarecer la sanidad pública y que sea difícil para los pobres hasta que les pongan un apósito o tirita, puede también hacer que los hijos de los pobres tengan más difícil estudiar y, por lo mismo, llegar con su esfuerzo a dejar de ser pobres. Puede hacer todo eso. Hará más, probablemente. Pero por lo menos el tema del plástico lo vamos a tener más o menos resuelto.

Naturalmente, las bolsas de plástico que las señoras mayores se ponen en la cabeza cuando llueve para no estropearse el moldeado se producen en fábricas que, a partir del año veinte de este siglo van a tener que dedicarse a otra cosa -o bien a fabricar bolsas de plástico con destino a la exportación, que también es una alternativa; poco deseable, pero abordable-.

De todas maneras, a los señores que fabrican las bolsas de plástico el tema de que el gobierno de EPR les haya dado un año para que piensen a qué van a dedicar sus vidas no les ha gustado nada. La moratoria les ha parecido demasiado corta.

Sin embargo, como decía la monja vieja de Sonrisas y Lágrimas „cuando Dios cierra una puerta siempre abre una ventana“.

Si bien hay fabricantes que se han acordado de los muertos más frescos del ejecutivo del que es uno de los tres países más ricos de la Unión, ha habido otros que han visto en la prohibición una oportunidad de hacer el negocio de su vida.

¿Tiene el plástico sustitutos? Pues el más obvio, que ya utilizamos muchos (a falta de otra cosa) es el papel.

Pero también hay otros: por ejemplo los bioplásticos, obtenidos a partir de material orgánico.

Si el problema de las bolsas de plástico es que no hay manera de que se pudran, los bioplásticos sí que son biodegradables ¿Todos? Pues no todos. El problema que tienen muchos bioplásticos presentes en el mercado es que solo son biodegradables si los llevas a reciclar a una planta industrial, de manera que en principio estaríamos en el mismo caso que con las bolsas de plástico tradicionales. También la mayoría son bastante poco resistentes, y se rasgan con facilidad.

Según informan los medios locales, hay una empresa, llamada Agrana, que se dedica a procesar caña de azúcar, que ha dado con el que puede ser un sustituto perfecto de los plásticos que conocemos hasta ahora. Se fabrica a partir de almidón obtenido del maíz (otro subproducto) y según la patente este plástico biológico puede producirse para hacer bolsas para contener frutas y verduras, y también para llevar objetos y lo mejor: a temperaturas normales (en las Islas Canarias) o sea, entre 20 y 30 grados, este plástico biodegradable desaparece en seis meses.

Tiene una desventaja, sobre todo para sus productores y es que es el doble de caro que el plástico tradicional. Yo tengo que decir, sin embargo, que he tenido en la mano envases producidos con este plástico y no se nota la diferencia. Nada de nada.

En 2020 va a empezar una nueva era en Austria. A ver si dura.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.