Los gays austriacos podrán casarse por la iglesia

Las parejas austriacas del mismo sexo ya se pueden casar por la Iglesia. Aunque desgraciadamente, no en la catedral de San Esteban, como veremos.

16 de Marzo.- En las últimas semanas, los protestantes austriacos han sido motivo de comentario por la cuestión del viernes santo. O sea, la decisión del Gobierno, que ya hemos contado aquí de que todos los trabajadores austriacos tengan medio día de fiesta, en vez de la fiesta entera que disfrutaban antes los protestantes y la no-fiesta que no disfrutaba el resto de los trabajadores austriacos.

Sin embargo, hoy los protestantes austriacos -o, al menos, una parte de ellos– saltan a las páginas de los periódicos porque han decidido extender las ventajas del matrimonio religioso también a las parejas del mismo sexo. Se trata de la segunda rama de los protestantes con más fieles (unos 13.000) que son los de la Iglesia Evangélica reformada (rama suiza). Sus representantes se han reunido en un sínodo, en Linz, y allí han acordado terminar con lo que ellos consideraban (y salta a la vista que era así) el último signo de discriminación.

En 1999 ya los evangélicos austriacos habían acordado que las parejas formadas por personas del mismo sexo merecían una bendición canónica que no era equivalente a una boda pero que „santificaba“ las uniones.

Un poquito antes, el día diez de este mes, los protestantes más numerosos en Austria (300.000 fieles), los luteranos, habían alcanzado un acuerdo también en un sínodo para establecer la „bendición“ de las uniones de personas del mismo sexo. Para merecerla y obtener así los parabienes del Espíritu Santo, los contrayentes deben presentar, eso sí, un certificado de matrimonio civil.

El debate, por lo visto, no fue nada fácil y esto de la bendición se alcanzó tras arduas (aunque suponemos que fraternales) discusiones. Un sesenta y seis por ciento de los representantes evangélicos votaron a favor y un treinta y tres por ciento se opusieron.

Los luteranos austriacos consideran de esta manera que la bendición es „análoga“ al matrimonio, pero sigue habiendo distinción. Matrimonio es el de hombre y mujer y los cónyuges del mismo sexo obtienen bendición (y van que se matan, dirán algunos rancios, pero bueno).

Por cierto, las parejas de hecho no tienen derecho a esta forma especial de bendición. Si no hay matrimonio civil fetén, nada de nada.

De todas maneras, y dado el funcionamiento „confederal“ de las iglesias evangélicas, no es la cosa tan sencilla como lo sería en una estructura piramidal como la de la Iglesia Católica. Así, cada comunidad puede elegir si se practica en ella el tema este de la bendición y, aunque la comunidad se decidiese a hacerlo, cada pastor (o pastora, porque también hay sacerdotisas en los protestantes) puede decidir personalmente si a él o a ella le parece bien o no casar a personas del mismo sexo.

Un poco lío, pero bueno.

Los homosexuales austriacos, a través de su asociación más numerosa (HOSI) han saludado naturalmente el paso con alegría aunque lamentan (lógicamente) que exista la posibilidad de que pastores o pastoras que no las tengan todas consigo puedan seguir discriminando a las personas homosexuales que quieran casarse con todas las bendiciones de su Iglesia.

Asimismo, los chicos y chicas del HOSI, haciendo gala de un optimismo quizá digno de mejor causa, han animado a las otras confesiones religiosas (!Papa Paquirri, are you there?!) a que sigan el camino de los evangélicos y a que no obstaculicen la felicidad de nadie.

Personalmente, yo tengo la sensación de que, como lleva pasando unos años ya, cuando la Iglesia Católica, que es la que más conozco, decida que ya ha llegado la hora de dejar de discriminar a la gente, lo que va a suceder -ya sucede, me temo- es que a nadie le importe un pimiento lo que la Iglesia Católica pueda pensar al respecto y cada uno hará en su casa y en la calle lo que más le convenga y asumirá que, si Dios no manda un rayo para achicharrarle -inmunidad a las tormentas eléctricas que, hasta ahora, Dios padre ha mantenido en el 99,9 por ciento de los casos- es que allá arriba tienen que tener poco o nada que decir a este respecto.

Amén.

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Los gays austriacos podrán casarse por la iglesia

  1. Anselmo dice:

    No entiendo esa obsesión de los homosexuales por ser iguales a los heterosexuales y, sin embargo, pasarse la vida dándonos la tabarra con su homosexualidad cuando eso, el que tipo de orientación tenga uno o deje de tener, es algo que no le importa a nadie.Dado que forma parte de la intimidad de cada cual.

    Ahora bien, dado que los hombres no podemos parir y, en general, estamos menos dotados que las mujeres para atender a niños. Resulta evidente que la unión entre hombre y mujer con vistas a formar una familia debe disfrutar de un apoyo especial por cualquier sociedad que aspire a su continuidad.

    El cristianismo, como táctica de infiltración, instauró rituales propios para sustituir a los de origen pagano ya existentes para señalizar los cambios de etapa en la vida:nacimiento, superación de la infancia y fallecimiento. E igualmente, matrimonio. Pero el matrimonio sin la finalidad de crear una familia carece de sentido.

    En mi opinion, cualquier credo que no reconozca la importancia de la unión entre hombre y mujer para formar una familia, está a la larga condenado ya que en definitiva no favorece la continuidad de la sociedad en la que está instaurado.

    Por otra parte, el cristianismo sostiene que el goce sexual es sólo admisible con vistas a la reproducción y en el antiguo testamento hay evidencias palpables de desaprobación a las relaciones homosexuales.

  2. Ligia dice:

    Yo sé que esto tiene que suceder porque está escrito en la palabra De Dios. Lo que no entiendo es por qué quieren la bendición De Dios si lo que ellos hacen es pecado en los ojos De Dios. Están forzando a Dios que les de su bendición pero no quieren obedecer sus leyes.
    Desde el principio Dios creó al hombre y a la
    Mujer. Lo que ellos están haciendo es justo lo que dice en Romanos 1 del 18 al 32. Pongo aquí un fragmento :
    Por lo cual, también los entregó Dios a la inmundicia, en los apetitos de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.
    26 Por eso Dios los entregó a pasiones vergonzosas, pues aun sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza. 27 Del mismo modo también los hombres, dejando la relación natural con la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.
    8 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;
    La solución es que entreguen sus vidas y corazones por completo a Dios y Él les librará de esta situación.
    Y si Dios no ha mandado un rayo como decía arriba el escritor es que todavía tiene paciencia y amor y espera a que todo el mundo vuelva hacia Él. Y sí ,también prometió que nunca haría más daño a la humanidad, pero eso sí en el
    Día del Juicio final todos van a dar cuentas de todo lo que hayan hecho en esta vida. Y separará y a unos mandará en el reino De Dios y a otros en el infierno. Son duras las palabras pero es la verdad. La única solución es entregar nuestras vidas a Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.