La guerra sin piedad por el Kronen Zeitung (2/2)

En las alturas del poder se está librando una guerra sin cuartel por el control del medio más influyente en Austria.

25 de Marzo.- (La primera parte, aquí) Como en los culebrones de los ochenta, esos en los que las mujeres salían con el pelo cardado y chaquetas con hombreras rellenas tamaño XXL, la guerra es por la propiedad de un bien: el Kronen Zeitung. El periódico de más circulación en Austria y, por lo tanto, el más influyente (que no el mejor, de hecho el KZ lo tiene todo para provocar las pesadillas de cualquier persona medianamente inteligente).

En una trama que hubiera hecho las delicias de los guionistas de Dallas o de Dinastía, el Kronen Zeitung está controlado al cincuenta por ciento por dos grandes accionistas: el grupo Funke, alemán, con sede en Essen, que además de en el Kronen Zeitung está presente en la competencia, el Kurier y en otros medios austriacos y, el otro cincuenta por ciento por la familia Dichand, austriaca, o sea, los herederos de Hans Dichand, que compró la cabecera del Kronen Zeitung a finales de los cincuenta del siglo pasado y, a fuerza de xenofobia, patrioterismo y una línea editorial en la que nunca dejaba que la verdad estropease un buen titular, no solo recuperó la inversión, sino que se convirtió en una de las personas más influyentes de Austria.

Este equilibrio de poder se ha mantenido hasta hace muy poquito, momento en el que, como en los mejores culebrones americanos, ha entrado en escena un tercer jugador: el megamillonario austriaco René Benko.

Probablemente, a mis lectores este nombre les diga poco, pero Benko, de entre esas cien personas ricas que realmente manejan el cotarro en Austria, es uno de los más ricos.

La fortuna de Benko hunde sus raíces (y las hunde mucho) en un patrimonio inmobiliario que incluye una participación en el Chrysler Building o en el hotel Park Hyatt, en el primer distrito.

Hace poco Benko, a través de su holding, Signa, le compró al grupo Funke la mitad de su participación en el Kronen Zeitung y con ello rompió el equilibrio de poder en el que, de facto, la familia Dichand, a través del hijo del re-fundador, Christoph Dichand, controlaba lo que sucedía en el Kronen Zeitung.

Por lo visto, René Benko aspira a arrebatarle el control del Kronen Zeitung a la familia Dichand. De momento, su veinticinco por ciento del accionariado le garantiza poder suficiente para tener voz y voto en la línea editorial, a través de la designación de la dirección de la gestión de la empresa y la designación del redactor jefe.

Parece ser que René Benko (y el grupo Funke) quieren utilizar para esto ciertos movimientos presuntamente turbios de Dichand, que habría desviado gastos privados (un avión, hoteles) a las cuentas del periódico.

Naturalmente, Dichand rechaza cualquier tipo de acusación a este respecto.

La familia Dichand, como es lógico, no se ha tomado muy bien la aparición en escena de René Benko y ha pasado a la acción.

En el Kronen Zeitung mismo, Christoph Dichand publicó un artículo, bajo seudónimo (Aurelius) en el que defendía la independencia del periódico y su rechazo a cualquier tipo de injerencia por parte de cualquier poder (financiero) exterior.

Lo curioso de este asunto es que, Christoph Dichand no es el único que, en su casa, trabaja en un medio de comunicación influyente y con gran circulación.

Su mujer, Eva Dichand es la muy influyente jefa del periódico gratuito Heute. Desde las páginas de este diario, se ha calificado a René Benko de Raubritter (o sea, de ladrón). Más madera. Es la guerra.

JR Ewing hubiera estado orgulloso.

¿Ya has visto el primer capítulo de la nueva serie de Viena Directo? Cada domingo, hablaremos del tema más universal

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.