De Richard Gere a Alfredo Landa


Soldado austriacoUno de los estamentos claves de la sociedad austriaca se está enfrentando a una dramática falta de efectivos ¿Qué hacer ?

18 de Julio.- Sabido es que, prácticamente desde los albores de nuestra civilización, la pertenencia al ejército ha servido para que las hembras de nuestra especie tengan un argumento para seleccionar aquellos individuos del sexo opuesto cuyos testículos producen testosterona de la mejor calidad (también ha servido, naturalmente, para que el diez por ciento de caballeros de nuestra especie al que les ponen los uniformes pasen todos los doce de octubre un día genial delante de la tele, observando cómo los legionarios, enfundados en unos pantacas que no dejan nada a la fantasía, desfilan con su cabra).

En el mundo del espectáculo ha habido muchas carreras que se han cimentado en esta querencia ancestral por el mílite. Por ejemplo, la de Richard Gere (un señor, por lo demás, más soso que la mierda´los pavos, con perdón). Se puso el uniforme,hizo « Oficial y Caballero », aumentó en algunos grados el porcentaje de humedad ambiental en estado de Wisconsin y se echó a dormir (sobre todo su carrera, que se ha reducido desde entonces a posar con los ojillos achinaos como el Fary al lado del Dalai Lama).

Entre nosotros, Alfredo Landa hizo Cateto a Babor, pero no consta que esto aumentase su éxito entre las señoras. Este que nos separa es el trecho que va de Richard Gere a Alfredo Landa (un trecho que, por supuesto, va en favor de Alfredo Landa, mucho mejor actor que Richard Gere).

¿Y a qué viene todo esto ? Pues a que parece ser que la calidad del personal masculino no es en Austria como era antes. De un tiempo a esta parte la juventud anda echada a perder para esto de la instrucción y un veinticinco por ciento de los reclutas no pasa el test necesario para servir en el ejército. El que no está gordo como un cebón porque está flaco como un palillo, el que no es miope porque tiene los pies planos, el que no, porque no da la talla intelectualmente -dichosos videojuegos y dichosos telefoninos-. Esto, unido a lo menguado de la natalidad está haciendo que el ejército austriaco se las esté viendo y deseando para cubrir las plazas necesarias. Y quien piense que el problema se restringe a aquellos jóvenes que se deciden por la alternativa militar abandonando el precioso servicio público, se equivoca. También los mozos que hacen el servicio civil están cada vez más averiados.

Bueno, o eso o es que antes los métodos para chequear la salud de los aspirantes no eran tan eficaces. Hoy en día presume el ejército austriaco de contar con los métodos más eficaces y modernos para detectar a los reclutas cascados.

En cualquier caso, el asunto del personal se está haciendo cada vez más acuciante y por ello el Partido Popular austriaco ha lanzado la idea de que, en en el futuro, para evitar que la Patria, como el general, se quede sin gente que le escriba, el Ejército austriaco tenga que aprovechar lo que se le ponga a tiro y que solo haya dos estados : o apto para el servicio y aquí no se hable más o « parcialmente acto » . Así pues, los gordos, los flacos, los que tengan poca sal en la mollera o aquellos con los que, por alguna razón, uno no iría ni a la vuelta de la esquina ni a por cien gramos de Leberkäse, serían destinados a la cocina o a las oficinas.

(Aquí algún malintencionado podría asegurar que es lo mismo que ha pasado desde que el mundo es mundo, solo que ahora se haría la cosa explícita)

Por cierto, en otros cuerpos en los que se hace test y pueden participar mujeres, ellas alcanzan mejores puntuaciones que los varones. Igual era cosa de pensarse que la defensa de la Patria estuviera en manos de las chicas.

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a De Richard Gere a Alfredo Landa

  1. Anselmo dice:

    No hay que preocuparse. El problema lo resolverán los turcos, porque los españoles en esa ocasión no estaremos para meternos en jardines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.