El que a sí mismo se capa

El momento, tan esperado, ha llegado por fin. Bueno, pero solo un poquito. Y ha sido para muy poquito.

5 de Agosto.- Hace unos meses, el FPÖ compartía el poder junto con el Partido Popular austriaco. De puertas para afuera todo eran sonrisas (aunque luego hemos sabido que Sebastian Kurz, el pobre, tenía las « duquitas morás » como la flamenca de la copla). Con la precisión de un equipo de natación sincronizada, Strache y Kurz, siempre que comparecían ante la prensa, escenificaban una armonía hecha de movimientos que les hacían parecer dos personajes clónicos. Strache leía los informes poniéndose las gafas de ver, las chaquetas de unos trajes bien cortados escodían la barriga incipiente. Kurz, por su parte, sonreía con la misma cara de un amable dependiente de tienda de aparatos electrónicos que te quiere convencer para que compres algo de precio prohibitivo, pero sin duda necesario para tu ego.

Mientras tanto, la oposición se perdía en la más absoluta de las inoperancias, falta de empuje y, sobre todo, de apoyos parlamentarios. Entre ellos, había cundido la tristeza que cunde siempre cuando uno sabe que se enfrenta a una tarea inabordable. Kurz y su lugarteniente tenían la sartén por el mango y, en esas condiciones, la oposición era un poco a beneficio de inventario. Proforma, como si dijéramos.

Era todo felicidad en la aldea gala ? Pues no, no todo. De vez en cuando, surgían aquí y allá escándalos relacionados con el interior del FPÖ. Los famosos « casos aislados ». En la década y media que llevo escribiendo VD hemos visto tantos que incluso podríamos hacer un retrato robot que cubra no solo los escándalos pasados, sino también los que vendrán. Porque, naturalmente, vendrán.

Un oscuro (o no tanto) funcionario del FPÖ, en todo caso miembro del partido, hace en Facebook declaraciones favorables a algún aspecto relacionado con el nazismo o, directamente, declaraciones xenófobas, por ejemplo comparando a los extranjeros con ratas de alcantarilla que vienen a infectar el sano cuerpo ario de la sociedad. Estalla la tormenta mediática, tras un par de horas, el tipo pide disculpas y borra el post. Antes de que el FPÖ estuviera en el poder, el tipo en cuestión se sumía por unos meses en el anonimato y luego seguía como Antón Pirulero. Pero cuando el FPÖ subió al poder, cosas así no eran tan fáciles de ocultar, así que se conminaba al fulano a que dimitiese. Cosa que el tipo hacía con la esvástica entre las piernas.

En este contexto, por alguna razón que probablemente vino de algún toque de las más altas instancias de EPR, el FPÖ creyó que había necesidad de lavar su imagen para tratar de desvincularla del « criptonazismo ». Tenía que ser una cosa seria, se dijeron, algo que resolviera las dudas de una vez por todas, que permitiese decir de cara al exterior que sí, que probablemente el FPÖ fue fundado por nazis (al principio, ni se preocupaban de disimular, el color de la cartelería del partido era marrón) pero que esta etapa fundacional había pasado a la Historia, que el FPÖ era solamente el último núcleo de los patriotas que defienden a la hermosa Austria de la invasión extranjera y musulmoide pero que, qué caray, lo hacen desde la democracia, desde la toleranc…Bueno, bueno, bueno, tampoco hay que pasarse, dijo alguien.

Así pues, el FPÖ anunció a bombo y platillo que una comisión de historia… jajajaja de historiador… jajajajaja de historiadores jajajjajajajajajajaja (es que me meo, no lo puedo ni escribir) se encargaría de bucear en los jajajajajajaja archivos del Partido jajajajajajaja para contar honradamen…jajajajajaja hodaramen…jajajajaja (ay, ay, snif, snif)…Bueno, eso : honradamente, la historia del partido.

El pitorreo llegó cuando se supo que todos los supuestos expert…jajajajaja expert jajajajaja expertos eran miembros del FPÖ. O sea, que como dice el refrán, el que a sí mismo se capa buenos cojones se deja.

El informe se espera desde hace tiempo, pero incluso con los correspondientes « afeitados » la cosa debe de ser tan fuerte que el FPÖ retrasa continuamente su publicación. Hoy se han presentado algunos fragmentos que, por supuesto, no tienen nada de chicha. En precampaña electoral, quién esperaba otra cosa.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a El que a sí mismo se capa

  1. Gustavo dice:

    Muy buen articulo
    Para un recien llegado como yo bastante interesante he aterrizado aqui porque me case
    A ver que mas aprendo
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.