Desde Rusia con amor

Cierto personaje austriaco ha vuelto a teñirse el pelo y lo ha dejado ver por un medio, cuando menos, sorprendente.

12 de Agosto.- Aunque muy calladamente, Austria se encuentra en precampaña electoral. El verano, poco a poco (o mucho a mucho) se va agotando y los politicos (y quienes piensan por ellos) saben que, pronto, el país empezará a despertar de su siesta veraniega.

Los políticos austriacos están de vacaciones, aunque de vez en cuando se dejan ver. El ex canciller Kurz, por ejemplo, ha estado este fin de semana haciendo una cosa muy grata a los austriacos en general y a los austriacos conservadores en particular : o sea, senderismo. Lo ha estado haciendo en Burgenland, región de Austria famosa por sus interminables planicies, porque una cosa, señora, es hacer como que uno hace deporte y otra cosa matarse.

De manera bastante poco sorprendente, la otra pata de lo que fue una coalición, ha decidido mantener un perfil lo más bajo posible, a medias para decidir la estrategia futura y a medias para que el personal vaya olvidando. O por lo menos para intentarlo. Resulta difícil porque el material con el que trabaja la propaganda del FPÖ tiene, como todos los materiales, una elasticidad y opone, si se me permite utilizar el símil, una cierta resistencia a la deformación.

Y es que, claro, no puedes estar dando diez años sobre el clavo de tener un líder supremo e infalible y después, cuando dicho líder te sale batracio, pretender que el sufrido votante pase página y se olvide de él. La línea oficial del FPÖ con respecto a Strache es « nosotros le respetamos mucho, y ha sido un amado líder como no hay dos » pero vale ya de vincularle con nosotros.

Por supuesto, esto no vale para el afectado, el cual sigue muy activo en su cuenta de Facebook y, a eso vamos, ha concedido estos días una entrevista ( !La primera !) despues del traspies ibicenco.

Lo curioso ha sido el medio ante el que Strache ha decidido comparecer para someterse al juicio del público. No ha sido, por supuesto, la ORF, ni ha sido la tele del antiguo Österreich (oe24) –no ha sido, pero podría haber sido y es muy probable que bien pronto sea- ; sino Telekremlin, también conocida como Russia Today.

Al leer la noticia, uno se ha imaginado que, en Mordor, el Señor Oscuro debía de tener también una tele a la que iban los orcos a contar sus cosas y que, naturalmente, Sauron no les haría unas entrevistas demasiado agresivas. Les dejaría decir más o menos lo que ellos quisieran.

Así ha sido con Strache. Lo han llamado entrevista, pero podrían haberlo llamado empanadilla de bonito con bien de vodka y hubiera dado igual. Le han preguntado por lo de Ibiza y él ha contado las teorías de la conspiración que viene difundiendo. Que si pitos, que si flautas, que si me tenían manía, que si me tendieron una añagaza, que si tal y que si cual. También ha dicho que es una vergüenza que él, como principal afectado del asunto ibicenco y principal protagonista de la superproducción, no haya visto todavía las siete horas que dura el vídeo, supuestamente. También ha negado enérgicamente que en aquella casa ( !Qué casa, aquella casa !) se consumieran drogas (ilegales) y ha pedido por el amor de Dios que los medios que han publicado la historia salgan en su defensa (la suya, la de él) y dejen claro este extremo.

También, sutilmente, ha insinuado su vuelta como una persona « más madura ». La noticia de todo esto es que quiere ser maduro, pero no aparentarlo. Se nota a las claras que ha vuelto a teñirse el pelo.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.