Razones para amarte

uno city vienaEsto empieza a convertirse en una tradición. En una bonita tradición.

4 de Septiembre.- Un año más Viena ha sido elegida como la ciudad del mundo en donde más mola vivir. A los que la pateamos cada día no nos sorprende, porque vivimos aquí encantados (alguno, con mala follá, dirá que Viena sería todavía más estupenda si no estuviera llena de vieneses, pero esa no es la opinión del redactor de este blog) ; quizá habría que explicarle a los que no viven aquí por qué Viena es ese sitio chulérrimo que deberían copiar el resto de las ciudades del planeta. He aquí un repaso muy personal de las razones para amar a la capital de EPR :

1.- El tamaño, señora, SÍ que importa : Viena es una ciudad que, a diferencia de otras megalópolis está todavía construida a una escala humana. Es grande, sí, y ofrece todos los servicios de una gran ciudad, pero también se puede recorrer paseando con mucha comodidad. Tampoco hay muchos agobios de gente. Lo valoramos muy positivamente.

2.- El transporte público es una maravilla, hasta el punto de que mi amiga Maite y yo tenemos planes para fundar una cofradía de adoradores (y adoratrices) del suburbano vienés, y de sus tranvías y de sus autobuses, que tienen conductores supermajos en su mayoría, y vehículos limpios y modernos que son una gloria bendita. Hasta el punto que si uno quisiera no necesitaría tener coche (de hecho, ya hay muchos vienamitas que no tienen).

3.- También Viena está muy requetelimpia y hay mujeres (y por lo menos un diez por ciento de los hombres) que se preguntan si el MA48 –el organismo que recoge las basuras- hace casting de tíos fuertotes para echar a los camiones los residuos urbanos. Si hay alguien del MA48 que lea estas líneas, que aclare este extremo, porque ya digo que hay mucha población femenina que encuentra a este colectivo muy interesante.

4.-La naturaleza está a dos pasos de todas partes. Pero naturaleza de verdad, con ciervos y bosques y setas y tal. Igual con el cambio climático se fastidia la cosa un poco, pero igual podemos plantar olivos. Ya lo dijo Mr. Short el otro día, que el cambio climático es chulo y no tiene por qué ser una tragedia.

5.- La seguridad. Basta leer los periódicos para darse cuenta que, cuando la mier…Digooo el Kronen Zeitung quiere ponerse sensacionalista con la criminalidad lo más que puede decir es que los bomberos han tenido que rescatar un gato de un árbol. Toquemos madera, pero qué tranquilidad.

6.- El agua del grifo, que es clara, límpia y pura. Incolora, inodora e « insabora » (mejor del Danubio para abajo que del Danubio para arriba, no sé si me explico).

7.- Que no les gusta el fúrgol. O por lo menos no tanto como en España. Que vale, que se ponen muy pesaos con el esquí, pero bueno, oyes,les ignoras y ya. Pero eso de que no haya gente dando porsaco todo el rato con Cristiano Ronoide es un avance.

8.- La Historia y la Cultura que se respira allá por donde vayas. Vale : que igual estaría chachi que hubiera cosas más modernas de vez en cuando, porque cuánto Francisco José y cuánta Sisí puede aguantar una criatura sin perder la cabeza, pero también tienes esos museazos y esas exposiciones, y esos conciertos.

9.- Vinculado con lo anterior : cuántas, pero cuántas cosas gratis se pueden hacer en casi todas las épocas del año, qué de músicas, qué de mercadillos, qué de sitios hay en donde tirarse a la bartola a charlar con los amigos (claro, estaría también bien que el tiempo siempre lo permitiese, pero es que entonces esto ya sería la repanocha).

En fin, que a seguir así, Viena. Te queremos.

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Razones para amarte

  1. Rosa echezarreta dice:

    Me encanta Viena

Responder a Rosa echezarreta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.