Frescor salvaje del Caribe

Ha habido incluso tumultos, gentes entrando a internet compulsivamente. La espera ha terminado: un post Nuevo de VD.

23 de Octubre.- Desde el domingo no ha habido nueva actualización de Viena Directo.

Muchos fanes y fanas me han preguntado a propósito de lo que sucedía. Ha habido incluso personas que han amenazado a sus seres queridos más cercanos con hacer tonterías (suicidios y eso) si pasaba un día más y no había un nuevo post !No hace falta, criaturas ! Dichos seres queridos pueden estar tranquilos, porque aquí estamos de nuevo (no he escrito porque he estado de viaje ; un bolo que ha tenido uno por el sureste de la Unión Europea).

En fin : retomando. En primer lugar, como todos sabemos, no ha habido Brexit. Como hubiera dicho una madre española ni Brexit ni Brexot (y lo que te rondaré). Ayer por la noche, salió en el Zeit im Bild, Ottmar Karas, del Partido Popular Europeo, explicando lo que él piensa « de que » los ingleses, a estas alturas, no sepan ya con qué mano sujetan el « tía ». Una opinión autorizadísima, por cierto. Muerto Niki Lauda (q.e.p.d) que era el « todólogo » oficial de EPR, que lo mismo te opinaba de un tipo al que lanzaban en una cápsula a la estratosfera que de un dolor crónico de coxis, Ottmar Karas parece dispuesto a aspirar a este empleo.

(Aquí entre nosotros, una vez que ha quedado demostrado que el Sr. Bundespresi no es, para nada, lo que parecía o sea, el profesor siesta de la política austriaca, Ottmar Karas está luchando a brazo partido por ganarse el puesto, ayer se le iba el Heiliger al Himmel con tanta insistencia, que hasta la presentadora tenía que completarle las frases).

Otro punto que ayer también se ventiló en el Zeit Im Bild -y también se ha ventilado hoy- fue el asunto Felipa (Strache).

Ayer, después de pensarselo mucho, despues de que el antiguo partido en el que su marido ha servido tanto tiempo le dijera que nanai y moscas tres, Felipa ha decidido aceptar el escaño que le habían dado los electores y al que le habían pedido que renunciara.

Ella dice que para servir a su país y mejorar la vida del contribuyente y la contribuyenta, pero yo estoy convencido, aquí entre nosotros, que el motivo de que Felipa haya aceptado el escaño ha sido, en primer lugar, pecuniario (esa mujer tiene una criatura lactante a la que hay que comprarle potitos y un marido en paro y con un futuro procesal de lo más incierto) y en segundo lugar, naturalmente, el chinchar lo más posible a sus excolegas. Colegas que, según Felipa, la han puesto a caer de un semoviente sin tener razón, solo con el ánimo de difamarla. La aceptación del sillón en el parlamento ha acarreado esta misma mañana la expulsión del FPö y ha convertido a Philippa Strache en lo que, en alemán, utilizando una expresión de indudable belleza, se llama « diputada salvaje ». O sea, una diputada independiente no adscrita a ningún grupo (o club, como se llama aquí, que tiene más choteo todavía).

Por cierto, el adjetivo « wild » (salvaje) da cuenta de cómo funciona la estructura mental de los aborígenes. Porque wild, que traduciríamos así, como de emergencia, por salvaje, alude a algunas cosas que se desarrollan fuera de un marco legal o reglado. Así, no solo las diputadas (y los diputados) se pueden entregar al frescor salvaje del Caribe, sino también, por ejemplo, los matrimonios. Dos personas que viven en lo que nuestros abuelos (y el código penal, a ratos) llamaban « amancebamiento » también están en lo que aquí se llama « un matrimonio salvaje » (wilde Ehe). O sea, sin papeles. A calzón quitao. En esa inocencia edénica que garantiza el amor libre (y salvaje). Una inocencia como la de Felipa (la « probe »).

Ha sido muy divertido ver cómo han reaccionado Herbert Kickl y Norbert Hofer a tener que compartir hemiciclo con la señora que, estoy convencido, hasta hace poco les invitaba a cenar con cierta frecuencia. La interesada, por cierto, ha tomado posesión de su asiento en el parlamento con una cara que desmerecía mucho lo festivo de la ocasión (natural, porque ella no tenía compañeros con quien celebrar la constitución el parlamento nuevo, que ha sido hoy). Kickl ha dicho hablado de « esa diputada » sin mencionarla jamás por su nombre (¿Mobbing ? ¿Acoso ? Ummm…¿De verdad cree usted que va la cosa por ahí?) y Norbert Hofer también ha intentado zafarse de las preguntas de los pobres periodistas que tenían que asistir en directo a la escenificación de una venganza. La del FPÖ contra una diputada sola. Una diputada salvaje, pobrecilla.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.