Los austriacos y la amistad

¿Cuántos amigos tiene usted ? ¿Y un austriaco ? Alguien se ha preocupado de saberlo.

15 de Noviembre.- Como mis lectores pueden saber si han leido más de tres posts de este blog, soy una persona muy sociable (a veces demasiado, pero bueno).

Grupo de amigos

Si hay algo que me gusta es conocer gente, y que me cuenten su historia (yo, contarles la mía menos, la verdad, porque encuentro que, comparada con otras, no es muy interesante).

Amigos

Así pues, cuando el destino me trajo a esta bonita parte del mundo, al principio sufrí mucho (sufrí, casi físicamente, podría decir) por no tener amigos. Fue un sufrimiento casi tan duro como el de no tener casi libros para leer.

Si hay algo que yo he sido y sigo siendo en esta vida, más que muchas otras cosas, son esas dos : amigo de mis amigos y lector de los libros que amo y me hablan. Para mí la amistad es importantísima, uno de los pilares de mi vida. Quiero muchísimo a mis amigos, de una manera entrañable, lo mismo que soy consciente –y aunque no me lo merezca, me complace- de que mis amigos me quieren mucho a mí. Como para mí la amistad es una cosa de tanta importancia, me la tomo muy en serio, lo cual no quita que, según la encuesta que acabo de leer, tenga relativamente muchos amigos íntimos comparado con el austriaco medio.

Tras entrevistar a poco más de mil personas mayores de 16 años, los encuestadores han llegado a la conclusión de que una persona austriaca tiene de media 4 amigos íntimos, de confianza, a los que convertir, como decía Santa Teresa, en « desaguadero de su corazón ». La buena noticia es que, para elegir a esas personas, los dos factores que a los austriacos les motivan más son el sentido del humor y tener unos intereses parecidos en la vida, que son también las cosas que cualquier persona con dos dedos de frente apreciará también en una pareja que no sea el típico aquí te pillo aquí te mato.Amigos

Otros factores como la religión, la edad o la procedencia geográfica parece que a los austriacos no les preocupan tanto (aunque también es cierto que decir que uno no hace buenas migas con gente que profese distinta religión de la suya, que sea más vieja o más joven o con extranjeros, suele ser considerado algo de mala educación y, por lo tanto, es un tabú cultural fuertemente arraigado entre nosotros).

Dos amigos

A pesar de lo anterior, yo sigo creyendo en un mantra que repito sin cesar desde que tengo uso de razón y es que las amistades (y las relaciones amorosas) se construyen sobre afinidades, y que el humor o los parecidos intereses para lo más que sirven es para engrasar un poco ese mecanismo.

Según mis amigos psicólogos la gente se junta con personas que tienen un coeficiente intelectual parecido al suyo, lo cual explicaría, por ejemplo, por qué el humor es algo tan importante. Indefectiblemente, la gente inteligente tiene unos motivos de risa de más calidad, si es que puede decirse así, que la gente de capital neuronal más modesto. O sea, que se ríen más pero, sobre todo, se ríen mejor, con más sofisticación. Quizá esa afinidad profunda, más allá de datos accesorios como la religión o la edad, sea esa, la inteligencia.

Si hay que creer al estudio, los hombres jóvenes, cultos y nacidos en el extranjero tienden a tener más amigos íntimos que el resto de los encuestados. A lo mejor es porque escribimos más blogs.

!Los soles del Sur vuelven a Viena ! En una semana, se estrena su nueva obra Cena con Batalla, una comedia de Jordi Casanovas. Y como siempre, Viena Directo sortea dos entradas. Para conseguirlas, solo hay que enviar un correo a vienadirecto (arroba) gmail.com, diciendo « quiero ver teatro en español en Viena ». Entre las respuestas recibidas, se sorteará al ganador, cuyo nombre se hará público el próximo martes!Participa y gana !

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.