Sabor a hiel

guerra mundial¿Qué tiene que ver un documento presentado el día 23 de Diciembre con Ana Rosa Quintana ? En este artículo, la respuesta.

3 de Febrero.- El día veintitrés de diciembre pasado se presentó en Viena un documento (un tochazo de casi 700 páginas) largo tiempo anunciado y aún más largamente esperado, a pesar de que cualquier persona con dos dedos de frente podía suponerse que la cosa sería el parto de los montes.

O sea, mucho ruido para nada.

Se trataba (se trata) del informe que el FPÖ encargó a una comisión de historiadores (todos pertenecientes a sus filas o afines, con lo cual la objetividad estaba asegurada) a propósito de su historia. En el momento en el que se encargó la confección del papel el FPÖ estaba en el Gobierno con el Partido Popular y, naturalmente, le interesaba presentar la imagen de un partido moderno, demócrata y todas esas cosas. Obviamente, también era un mensaje de cara a la galería (sucedía todo en esa temporada durante la cual Strache acudía a las ruedas de prensa con gafas profesorales).

El asunto era decir : « Oigan ustedes, caballeros, que eso de que nuestros padres fundadores fueron nazis que salvaron el trastévere de milagro o las evidentes conexiones que hemos tenido a lo largo de las décadas con organizaciones más bien salvajes es cosa del pasado ; estos pecadillos de juventud, estos casos aislados, han pasado a la historia ; hemos crecido, nos hemos hecho maduros y, por lo tanto, estamos en condiciones de mirar al pasado como lo que es y al futuro con una sonrisa confiada ».

Entre este punto y la presentación del informe pasaron muchas cosas, entre ellas que a su principal impulsor lo pillaron « con el carrito del helao » y la coalición a la que entonces pertenecía el FPÖ saltó por los aires. En realidad todo saltó por los aires en el FPÖ y desde entonces tratan de encontrar su lugar en el mundo.

La presentación del informe, a pocas fechas de navidad, tenía naturalmente la intención de que a la gente le pillara entre cenas de empresa y ponches varios lo más borracha posible. El día 23 de diciembre, como es lógico, uno está más preocupado de que si los regalos le llegan por Amazon que de una pandilla de oscuros filonazis de los setenta del siglo pasado.

Sin embargo el tiempo pasa, y ha habido gente que ha tenido la paciencia de enfrentarse al tedio de leer las setecientas páginas autojustificativas en las que el FPÖ, como Espartaco Santoni, « no niega nada » sino que lo fía todo, sus « zonas erróneas » a la teoría de los casos aislados.

Hoy, un grupo de historiadores imparciales (o, por lo menos, capaces de dar una segunda opinión) se va a sentar con el Centro de Documentación de la Resistencia Austriaca (la bestia negra del FPö, por cierto, que lo reputa de ser un nido de marxistas) y van a hacer públicas sus conclusiones. La principal, ya la sabíamos todos, o sea que el famoso informe es como la novela aquella que le escribió un amigo a Ana Rosa Quintana (Sabor a Hiel) o sea, un Frankenstein de trozos cogidos de aquí y de allí sin nada nuevo que decir.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.