Dentro de cada cuñado hay un epidemiólogo

Últimas noticias. Equipo médico llega a Scwechat. Epidemia de cuñadismo. Aumenta salvajemente el número de parados. La ORF se protege.

23 de Octubre.- Buenas tardes y bienvenidos todos a la segunda edición de hoy de Viena Directo, con todas las noticias en español a propósito de la crisis del coronavirus en Austria.

Como hacemos todos los días, vamos a repasar juntos las cifras más actuales de nuevos enfermos. Dada la cifra más actual (recordemos: la segunda oleada, la de las tres de la tarde) mañana alcanzaremos muy previsiblemente los cuatromil infectados, si no los hemos alcanzado ya. A las tres de la tarde, el Ministerio de Sanidad austriaco ha confirmado 3.924 casos, lo que viene a representar un incremento del 21% con relación con los datos de ayer.

Queda muchísimo por hacer y no hay que dormirse en los laureles. No hay que cejar y seguir manteniendo las medidas de aislamiento y de higiene.

-Poco antes de las tres de la tarde han aterrizado en el aeropuerto de Schwechat dos aviones procedentes de la República Popular China, con 130 toneladas de material sanitario que se va a repartir entre el Tirol de austriaco y Tirol del Sur, la región del norte de Italia. Curiosamente, uno de los pilotos era el austriaco Hary Raithofer, viejo conocido del público austriaco, debido a que, antes de fichar por la Austrian Airlines, era un conocido presentador de radio.

Raithofer ha declarado a los medios austriacos que, a pesar de todos los esfuerzos diplomáticos y a pesar de tener por delante un viaje de diez horas entre Xiamen, en China, y Viena, le tuvieron cuatro horas en el aeropuerto completando todo tipo de trámites y en situación de aislamiento total.

Los dos aviones de la Austrian Airlines, a diferencia de todos los demás aparatos de la compañía, no van a quedarse parados. Por un lado, están planeadas nuevas entregas de material médico y por otro, hay varias acciones de repatriación de austriacos (o allegados) que están en estos momentos en el extranjero.

Esta noticia enlaza con la que dábamos ayer, en referencia al dramático llamamiento que hizo el presidente del colegio de médicos vienés y presidente del colegio de médicos austriaco (Artzkammer) Sr. Szekeres, en el cual venía a decir que los médicos austriacos no contaban con suficientes medidas de protección frente al contagio del coronavirus y que, si la cosa se ponía muy fea, como en Italia o en España, iba a haber escasez.

Este llamamiento ha provocado un intercambio de acusaciones entre las organizaciones de pacientes y el colegio de médicos.

Las organizaciones de pacientes le reprochan al colegio de médico que, por lo menos desde mediados de enero, se sabía o podía saberse que la pandemia de coronavirus llegaría en algún momento a Austria y que, si esto era así, las organizaciones de médicos estaban obligadas por ley (una ley, por cierto promulgada tras la pandemia de gripe de 1918) a mover el moneymaker y proveerse de todo el equipamiento necesario.

Los médicos se defienden diciendo que lo mismo que se les acusa a ellos de haber estado en la parra todo este tiempo, se puede acusar también al Gobierno y a la propia Unión Europea que, hasta hace muy poco, tenía al coronavirus como una especie de exotismo médico, una enfermedad tropical, como si dijéramos.

Cartel del FPÖ
Strache rodeado de gente que puede contener la respiración más de diez segundos (Archivo VD)

-Ayer, durante la transmisión, me preguntaba una amable lectora a propósito de Strache. Él también ha sucumbido a la epidemia, pero no a la de coronavirus, sino a la de cuñadismo que nos asola.

Cuando murió Juan Pablo II, empezaron a salir „vaticanólogos“ como setas (aprendimos entonces que hay un cura en la Santa Sede que es el que parte el Kabeljau entre papa y papa y cuyo cargo se llama „camarlengo“).

Cuando Felix Baumgartner (también conocido como „el tonto´l pijo´ la cápsula“) fue enviado a la estratosfera montado en un chisme pagado por Red Bull, florecieron los expertos en vuelos estratosféricos.

Ahora, cuando el virus se extiende por el mundo, han florecido los cuñados, que antiguamente tenían bastante con criticar las decisiones del seleccionador nacional de fútbol, fuera el que fuera.

Todos los cuñados de Europa, es más, todos los cuñados del mundo (porque estoy convencido de que en China, pese a las obvias limitaciones en la libertad de expresión, también ha habido cuñados) han empezado con la cantinela del „emosido engañado“ y no paran de asegurar que, si a ellos les dejasen, manejarían la epidemia no solo con mucha más mano dura que el Gobierno X sino también con mucho más tino.

Asimismo, Strache, más cuñado que nunca, también se ha hecho vivo para opinar sobre las crueles consecuencias de la epidemia de coronavirus en Italia.

Naturalmente, ha dicho que es una pena que muera tanta gente (!Faltaría más!) pero que la culpa de que haya italianos muriedo a montones es… !Bingo! De los inmigrantes. En concreto de toda la gente extranjera que está en Italia y que ha traido con ella el virus. O sea, que ellos se lo han buscado por no darle subvenciones a la población europea.

Este es el nivel.

En la línea de puntos debajo de este párrafo pueden mis lectores poner lo que les parecen las afirmaciones de Strache el cual, hace días, también fue objeto de la atención de los medios austriacos porque había compartido „por sus redes sociales“ la chorrada esta de que, si eres capaz de aguantar la respiración durante diez segundos, no tienes coronavirus.

Aquí, la línea:

……………………………………………………………………………………………………………….

Viena: un joven trabajando

-El desastre invisible, más allá de las terribles cifras de fallecidos, es el económico. La crisis, de la que se hablará en los libros de Historia, ha hincado salvajemente sus dientes en las economías europeas y, aunque es muy difícil calibrar todavía las consecuencias que esto va a tener (las prioridades son otras, lógicamente) empiezan a conocerse datos. Según las primeras estimaciones, este tsunami, este terremoto, le costará a la economía austriaca 13 millardos de Euros, una cifra inimaginable. La crisis, en Austria, no ha hecho más que empezar y, en lo que llevamos de ella, el paro ya ha aumentado en Austria en (atención) 115.600 personas. Una salvajada.

La mayoría son de la hostelería y del sector hotelero, la construcción y el sector servicios. Es precisamente el sector de la construcción el que está sufriendo, sobre todo, la falta de directrices claras sobre las consecuencias de las medidas instauradas por el Gobierno con respecto al coronavirus.

Está claro que en una obra es muy difícil mantener la distancia de seguridad de un metro y por supuesto, el no mantenerla también acarrea consecuencias con la autoridad (desde esta crisis 4000 denuncias nos contemplan). El sector de la construcción y el Gobierno están decidiendo en estos momentos el destino de 45000 trabajadores que aún están en las obras.

En cualquier caso, las previsiones del Fondo Monetario Internacional son, dentro de la catástrofe, de un moderado optimismo (?!). La directora, Sra. Kristalina Georgiewa, ha manifestado que la host…Digo que el golpe va a ser dramático en 2020 pero que, si todo va bien y el virus se contiene, en 2021 veremos la recuperación.

Dios la oiga, señora.

-2020 será recordado como un año sin grandes fiestas ni manifestaciones masivas. Si, en España, las fallas ya fueron víctima del coronavirus, también en Centroeuropa van a aplazarse hasta mejor ocasión el levantamiento del árbol de mayo o Maibaum. Vaya por Dios.

-Hay veces que la naturaleza imita al arte. Quizá recuerden algunos de mis lectores una comedia de situación americana de los noventa, muy divertida, que protagonizaba la proteica Candice Bergen. Se llamaba Murphy Brown y con su (sanísima) irreverencia, le dio más de un dolor de cabeza al meapilas de George Bush (hijo). Sucedía en la redacción de noticias de un canal de televisión, FYI y la protagonista era la presentadora del programa de noticias estrella de la cadena.

Pues bien: como salida de la imaginación de los ocurrentes guionistas de Murphy Brown es la situación siguiente: la cadena pública austriaca, al objeto de proteger uno de sus grandes activos en esta crisis, esto es, el servicio de noticias, ha decidido poner a buen recaudo (o sea, bajo aislamiento) no solo a cuatro de sus presentadores estrellas (entre ellos mi Armin Wolf de mi alma) sino también a varios equipos técnicos y de redactores necesarios para que las noticias se puedan seguir dando sin mayor novedad.

La dirección de la cadena ha recalcado que tanto los presentadores como los técnicos se han ofrecido voluntarios (Mercedes Milá hubiera podido calificarla de experimento sociológico) que, esperemos, veremos contada dentro de algunos años en los libros de memorias correspondientes, y que durante quince días, vivirán en las instalaciones de la ORF en Küniglberg en una zona de aislamiento. Asimismo, también se van a construir durante esta semana, zonas de aislamiento similares en los diferentes centros regionales que la ORF tiene en los diferentes länder austriacos.

En fin, con esta noticia me despido hasta mañana a la una. Yo sé que tengo unos lectores muy responsables, pero les pido por favor que, en estos días inciertos, extremen las precauciones y se atengan a las medidas que el Gobierno nos ha indicado.

Muy buenas noches y hasta mañana.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

4 Responses to Dentro de cada cuñado hay un epidemiólogo

  1. Julián Villuendas dice:

    Paco, buenas tardes,
    Fe de erratas: has escrito 23 de octubre!
    Joer como buen maño que soy espero que no llegue tan lejos la cuarentena, que tenemos que sacar a la pilarica a la calle.

  2. M. dice:

    Ostras, mein lieber Paco, quién me iba a decir a mí cuando leía y comentaba en VienaDirecto en mis años mozos que viviría para ver este día. ¡Cómo hemos cambiado! Lo de la ORF me ha arrancado una sonrisa, la verdad. Es que me imagino a 4 presentadores ahí metidos con la Milá diciendo eso de «vamos a ver qué hacen los habitantes de la cassssa» y no deja de ser cómico. En cuanto al paro… ay, eso será el golpe de gracia para mucha gente. Ahora lo prioritario es la salud, pero lo que vendrá después se la quitará a muchos. Saludos Paco.

    • Paco Bernal dice:

      Hombre! Cuánto tiempo! 🙂 Espero que estés muy bien. Cada vez que veo a Christoph Feuerstein me acuerdo de ti 🙂 Un saludo muy cordial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.