Poder de compra

Las cifras de afectados que hemos venido dando hasta ahora han sido, según parece, incompletas. Hoy, el Gobierno ha anunciado que acudirá presto en nuestro auxilio.

24 de Marzo.- Muy buenas noches y bienvenidos todos a la segunda edición de hoy de Viena Directo, con todas las noticias en español a propósito de la crisis del coronavirus en Austria.

En primer lugar, me gustaría pedir perdón por un error que cometí ayer y que quizá hizo que a alguno de mis lectores le saliera alguna cana. Y es que ayer, al fechar la entrada de las ocho puse que era !23 de Octubre! Me lo ha hecho notar un amable lector, al que le doy las gracias, diciéndome que espera que antes de octubre estemos un poco mejor de lo que estamos ahora.

Yo lo espero también.

Como en todos nuestros encuentros cibernéticos, repasemos las cifras de nuevos positivos. La televisión pública austriaca, ORF acaba de decir que a las seis menos cuarto de la tarde se habían superado los cincomil casos de coronavirus confirmados en Austria. A esa hora había, de acuerdo al monitor en tiempo real del Ministerio de sanidad 5.058 enfermos, de los cuales 207 estaban ingresados en hospitales y, de esos, 27 en cuidados intensivos.

Para todo el resto, según información del Gobierno, la infección ha cursado de manera leve y la están pasando en su casa.

Estas cifras que a algunos de los lectores de Viena Directo les han parecido muy tranquilizadoras, unas cifras de chichinabo que nos convertían en unos aficionados en lo que a pandemias se refiere, sobre todo comparando en porcentaje con la población total austriaca son y han sido parciales e incompletas, como hoy se ha encargado de explicar el Gobierno, antes de anunciar un cambio de estrategia en coordinación con la Organización Mundial de la Salud.

¿Por qué? Pues yo se lo explico a los lectores de Viena Directo eun periquete. Estas cifras son las de los pacientes que han dado positivo a los tests de coronavirus. Y, hasta ahora, no se han hecho tests a todo el mundo. Es más, se han hecho tests a bastantes menos personas de lo que recomienda la OMS.

En su comparecencia de hoy, el Ministro de Sanidad, el Canciller y el Vicecanciller han anunciado que, en cuanto sea posible, en los próximos días, se van a empezar a hacer miles de tests rápidos que, es probable, harán subir las cifras muchísimo pero, al mismo tiempo, darán una imagen más completa de la dimensión de la epidemia en Austria. El Gobierno ha anunciado que se podrán hacer hasta 15.000 tests diarios, lo cual es probable que tenga una incidencia en los números que estemos manejando de aquí a unos días.

Así que, de cifras tranquilizadoras y bajas en relación a la población austriaca, de momento, nada.

Por cierto, el land de Baja Austria va a emprender acciones legales junto a dos padres de la localidad de Alberndorf, que se han negado a ser sometidos a tests por coronavirus. Estos „objetores“ quizá no sabían que es ilegal negarse a ser testado. Baja Austria, a través de un comunicado oficial, ha dicho que su comportamiento es inaceptable.

¿Cuánto tiempo todavía será el canto de los grillos lo único que se oiga en Austria? (Archivo VD)

-Los tres miembros del Ejecutivo austriaco, junto con el Ministerio del interior han respondido también a otras preguntas. En realidad a La Pregunta. O sea ¿Hasta cuándo va a durar esto? ¿Cuánto tiempo va a estar la vida diaria y, sobre todo, la economía, condicionada por el coronavirus? El vicecanciller ha sido muy cauto. Ha dicho que, de momento, las medidas estarán en vigor hasta el día 13 de Abril y que entonces, dependiendo de la efectividad de las medidas, se verá si gradualmente se van levantando las restricciones. Pero que, en cualquier caso, incluso si se van levantando gradualmente, nuestro día a día va a parecerse en los próximos meses más a estos días que a los de antes del estallido de la crisis.

Tambén ha dicho algo que a muchos padres no les va a gustar y es que él es de la opinión de que las escuelas va a seguir cerradas todavía bastante tiempo.

En este sentido, de que la normalidad va a tardar en volver, también se ha manifestado el vicecanciller Kogler, el cual ha comentado profusamente las numerosas faltas contra las medidas para evitar los contagios que se han producido en estos últimos días. Kogler ha venido a decir que a la gente se le ha ofrecido la posibilidad de pasear (la mano) pero que se han tomado libertades (el pie) que no iban para nada en el sentido de las medidas promulgadas por el Gobierno y es más, que si la gente se seguía tomando la cuestión a pitorreo, sería muy probable que, en un futuro próximo, el Gobierno se viera en la obligación de tomar medidas más severas.

Quien avisa no traiciona.

El Gobierno, mediante sus cuatro componentes, ha manifestado también a los periodistas y a los ciudadanos que, en este momento, se encuentra haciendo esfuerzos frenéticos para acopiar recursos con destino al sistema sanitario.

Se está importando desde Alemania, Malasia y China, material sanitario y de protección. Por ejemplo, el Gobierno ha comprado veinte millones de mascarillas. Los primeros cinco millones se esperan hasta esta semana.

No es tarea fácil, debido a que, al haber llegado Europa „tarde“ al mercado (despues de que la epidemia estallase en China y, como es lógico, la mayoría del equipamiento se destinase a ese país) hay poco volumen de producto disponible.

Relacionado con esto, otra de las preguntas que mucha gente se está haciendo estos días es dónde está la Unión Europea durante esta crisis.

Muchos analistas hablan de un „reflejo“ (llevamos practicando muchos siglos) que ha llevado a los estados nacionales a gritar todos a una „maricón el último“ (con perdón) y a poner por encima los intereses nacionales con relación a los grupales de la Unión.

Casos ha habido estos días que debieran haber hecho que, como europeos, se nos cayera la cara de vergüenza. Por ejemplo, la confiscación en Polonia de equipamiento sanitario con destino a Italia.

Dada la estructura de la Unión, no resulta extraño que haya sido así. En estos días, la Unión Europea, sin embargo, está siendo sometida a una prueba que la va a cambiar para siempre, mucho más que pudo hacerlo, por ejemplo, la crisis de la Gran Recesión del 2008. Si la Unión Europea no se pone las pilas (y esto, es algo que debe de saberlo la gente de Bruselas, si estoy yo en condiciones de saberlo, que soy un mindundi) corre gran peligro de quedar sumida en la irrelevancia o a merced de tiburones como el premier húngaro Orbán.

Para intentar paliar esta sensación de que la Unión, en este fregado, es esa instancia que ni está ni se la espera, la Comisión Europea ha anunciado hace un par de horas que, de una vez, los Ministros de los países miembros se han puesto de acuerdo.

La Unión Europea se ha lanzado a comprar por esos mercados de Dios equipamiento sanitario como lo que, en inglés, se llama un „global player“ y que gracias a este poder de compra sumado, se están obteniendo mejores condiciones para los Estados Miembros.

Esto, claramente, era un mensaje clarísimo para el Reino Unido cuyo pachucho sistema sanitario no va a contar, a partir de ahora, con el respaldo de la Unión Europea. En este caso lo de „haber elegido muerte“ puede convertirse en una siniestra sentencia de verdad.

Hoy se ha sabido que el Gobierno británico ha lanzado un comunicado por el cual busca nada menos que un cuarto de millón de voluntarios para reforzar su anémico sistema sanitario, ya que se espera que muy pronto la pandemia del coronavirus golpee con fuerza las Islas Británicas.

Malas noticias también para la Unión y, sobre todo, para uno de sus pilares fundamentales, el tratado de Schengen que tantas y tantas alegrías nos ha dado estos años al habernos permitido andar por Europa como Peter por su Haus. La comisaria europea, Sra. Adina Valean ha manifestado que le parece bastante improbable que se vayan a levantar los cierres de fronteras y los controles a corto plazo y que, más bien, le parece que es bastante probable que, según nos vayamos adentrando en la crisis, sean cada vez más lo países que se cierren y controlen el paso por sus límites.

-Ayer hablábamos de los Juegos Olímpicos de Tokio. Quizá el hecho de que no se vayan a celebrar en la fecha prevista sea el espejo más evidente de la magnitud del golpe que el coronavirus está suponiendo para el mundo. Al final, la organización se ha inclinado por posponerlos hasta el verano de 2021, cuando la tormenta, según es previsible, haya ido pasando (quiera Dios).

-Termino hoy con satisfaciendo una petición reiterada de mis lectores. La página en donde hay un listado de empresas austriacas que tienen tienda onláin es www.nunukaller.com. Ayudar al comercio local siempre es sensato y, además ecológico.

Me despido hasta mañana, a eso de la una, momento en el que volveré con más noticias en español a propósito del coronavirus.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Poder de compra

  1. Adrian Trujillo dice:

    Crees que austria en cierto sentido, es consentida o de mucha importancia para los gobiernos europeos? Es una duda que ningún diario me responde.

    • Paco Bernal dice:

      Hola Adrián! Pues yo creo que ni mucho ni poco. Supongo que la República austriaca tiene cierta autoridad moral por su pasado histórico, pero tampoco creo que sea uno de los países con más peso de la Unión. En la anterior legislatura el Gobierno intentó, eso sí, hacer de puente entre la Europa de Visegrado y la Europa rica, una especie de bisagra diplomática.
      No sé si lo consiguieron mucho y no sé si con esto respondo a tu pregunta.
      Un saludo, Paco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.