Hundir la flota

Últimas cifras de positivos. Nuevo síntoma del COVID-19. Medicamentos falsos. Nuevas reglas para el pago sin efectivo. Refugiados trasladados. Angela juega al Hundir la Flota. Otras noticias.

25 de Marzo.- Muy buenas tardes a todos y bienvenidos a esta segunda actualización de Viena Directo.

Desde el principio de la crisis, este blog, que era como la Micebrina (o sea, una -entrada- al día) se actualiza dos veces, una a la una de la tarde y otra a eso de las ocho, con todas las noticias sobre el coronavirus en Austria, en español.

Empezamos, como siempre, por las cifras de positivos al test de contagio. Son las siguientes: a las tres de la tarde, el monitor en tiempo real del Ministerio de Sanidad austriaco daba las siguientes cifras: positivos: 5560 repartidos como sigue:

Burgenland: 89

Carintia: 161

Baja Austria: 750

Alta Austria: 915

Salzburgo: 516

Estiria: 627

Tirol: 1393

Vorarlberg: 407

Viena: 702

Merece la pena consignar, para que sirva de término de comparación que, hasta el día de hoy, se le ha hecho la prueba del coronavirus a 32407 personas.

Recordarán mis lectores que el Gobierno anunció ayer que, a partir de mañana, se harían tests de manera masiva, a un ritmo de hasta 15.000 al día.

Hoy, el Ministro de Sanidad, Sr. Anschober, ha comparecido ante la prensa, como ya se ha hecho cotidiano, y ha anunciado que en un 89,5% de los casos, las infecciones registradas en Austria cursan de una manera suave y que, afortunadamente para todos, solo una minoría de pacientes necesita hospitalización y, dentro de los hospitalizados, solo una minoría necesita cuidados intensivos.

-Leía yo hoy en un periódico en línea español, que Dabiz Muñoz, cocinero y pareja de Cristina Pedroche -presentadora española-, ha estado enfermo de coronavirus pero que ya se está recuperando y, como ya se está recuperando, lo ha anunciado en Instagram donde él, lo mismo que su pareja, son muy activos. La noticia en sí misma no me ha llamado la atención más que por una cosa, porque Muñoz ha dicho que „el olfato todavía no le había vuelto“ (a funcionar con normalidad). Muñoz ha llegado intuitivamente a la misma conclusión que unos científicos alemanes, que han descubierto que, aparte de los síntomas ya conocidos y que emparentan al coronavirus con su prima la gripe, un rasgo distintivo podría ser la pérdida o la perturbación del sentido del olfato.

Los científicos, en declaraciones al Frankfurter Algemeine, han indicado que por lo menos en dos tercios de los pacientes que ellos han entrevistado, un síntoma común era la pérdida del olfato y, con él, la del gusto. Y han citado ejemplos: por ejemplo, una madre no pudo detectar que su hijo se había cag…Digoooo, que el pañal de su niño necesitaba recambio; otro, había dejado de oler el champú y un tercero se quejaba de que todo lo que comía le sabía como si mordiera un Din A-4.

También en infecciones gripales este síntoma es común, pero no se sabe hasta qué punto podría distinguir especificamente al coronavirus.

-En otro orden de cosas, a río revuelto, ganancia de pescadores. No nos referimos esta vez a la astuta maniobra del premier húngaro Orban para desactivar el parlamento de su país („dejadme a mí, hombre ¿No véis que os váis a poner malos? Yo me sacrifico“) sino a un anuncio que ha hecho la Europol (policía europea) en el sentido de que la crisis del coronavirus ha hecho que bandas de malhechores hayan „inundado“ (literal) el mercado europeo de medicamentos y equipos médicos falsificados y, naturalmente, menos efectivos contra el coronavirus que un chicle de menta.

Geles desinfectantes, mascarillas y equipos de protección han sido requisados en una operación que ha implicado a las fuerzas del orden de 90 países y que ha ocasionado la desarticulación de 37 bandas de criminales y la detención de casi cientocuarenta personas.

Recomiendo encarecidamente a mis lectores que, en estos días, extremen la precaución y no se fíen de atractivas ofertas por internet (o igual, si no son actractivas, porque lo mismo un precio excesivo también oculta un artículo magufo). Las medicinas se compran en las farmacias y el equipamiento sanitario también.

-La crisis del coronavirus ha hecho que todos actuemos (a la fuerza ahorcan) como si tuviéramos un TOC de limpieza. O sea, intentando no solo no tocarnos entre nosotros, sino no tocar nada.

En estas condiciones, el pago mediante tarjeta se ha extendido muchísimo. Hasta ahora, en Austria, la cantidad límite para poder pagar con tarjeta solo por contacto era de 25 Euros. Si uno quería pagar algo más caro, tenía que introducir su número secreto en el datáfono. Al objeto de limitar las posibilidades de que su público se ponga pachucho de coronavirus, las empresas que gestionan las tarjetas se han sentado y han anunciado su intención de que, muy próximamente, se puedan pagar compras de más de 50 Euros sin necesidad de tener que teclear el PIN.

Un avance, sin duda.

-Decíamos el otro día que el centro de acogida primaria de Traiskirchen, en Burgenland, está en cuarentena por un caso de coronavirus. Recordarán mis lectores que a este centro de Traiskirchen van a parar las personas que llegan a Austria y solicitan su estatuto de refugiado.

Parece ser que algunas personas que están en Traiskirchen, en número de unas ciento cincuenta van a ser derivadas a una antigua nave industrial (de la difunta cadena de bricolaje Baumax) que ya se utilizó como alojamiento durante el pico de afluencia de refugiados en la temporada 2015/2016.

El alcalde de Leoben, Sr Wallner (SPÖ) ha pedido que se tomen medidas para mantener en cuarentena a estos recién llegados al término municipal, al objeto de mantener el orden y de que ninguno de los habitantes de Leoben coja nada que no sea suyo (víricamente hablando, por supuesto).

Se da la circunstancia de que ya durante esta primera vez en que se usó la nave industrial, fue criticada duramente, debido a las condiciones en que estaban alojadas allí las personas (en su mayoría menores de edad), condiciones que incluso llevaron al Defensor del Pueblo a tomar cartas en el asunto.

-Hablábamos en la actualización de la una de la lujosa cuarentena del príncipe Carlos de Inglaterra, en su palacio de Clarence House. Menos lujosa seguirá siendo la de la canciller alemana, Sra. Angela Merkel, la cual está jugando en estos momentos al Hundir la Flota (y al Quién es Quién, en sesiones alternas) en su casa de Berlín, debido a que estuvo en contacto con un médico que ha caido enfermo de coronavirus y que la pudo contagiar.

Los fans de Angela Merkel -entre los cuales es poco seguro que haya algún griego- están de enhorabuena, sin embargo. El Gobierno alemán ha anunciado que Mutti (Mamaíta), como la llaman los alemanes medio con cariño medio de cachondeo, se ha sometido a un segundo test de coronavirus y que ha dado negativo.

De cualquier manera, lo dicho, Frau Merkel se quedará en su casa hasta que esté totalmente segura de que no puede contagiar a nadie.

-La ONU ha pedido a los países que, si se puede, liberen a los presos de las cárceles por precaución (uno ha pensado en los Golfos Apandadores de los tebeos del Pato Donald y se ha reido un rato con el asunto). Las Naciones Unidas, sin embargo, hacen la petición con toda la lógica del mundo, pues temen que en las cárceles -sobre todo en algunos países, que tienen unas cárceles tremendas- se extienda el coronavirus de manera explosiva y se produzca una catástrofe humanitaria.

De momento, los países han dicho que ya, si eso, un día de estos, se lo pensarán.

-Del coronavirus se puede decir lo mismo que rezaba el famoso adagio latino, o sea, que nada de lo humano le es ajeno. Ha llegado para entrar en los palacios reales lo mismo que en las chabolas -aunque claro, en las chabolas, como pasa siempre, hará más destrozo-; también a los juzgados de Wiener Neustadt.

El día 9 de este mes, se juzgó en este tribunal a un presunto malhechor de nacionalidad rumana. El fiscal era el conocido abogado vienés Wolfgang Blaschitz. Como el presunto no hablaba bien alemán, se necesitaron los servicios de una traductora, la cual estuvo todo el rato sentada al lado del prestigioso letrado. Pues bien, más de quince días después, se ha sabido que la pobre traductora está pachucha y la portavoz(a) del tribunal provincial, Sra. Birgit Borns, se ha visto en la obligación moral no solo de contar esto a los medios, sino de contactar a los numerosos asistentes al juicio para decirles que, si tenían problemas de olfato (o de todo lo demás) que igual la señora traductora (la pobre mujer) tenía algo que ver en ello.

Blaschitz en cambio ha dicho por sus redes sociales que se encuentra en un estado de salud inmejorable y que, después de haberse puesto el termómetro, el dispositivo ha anunciado un dato halagüeño: treinta y seis y medio. Ole por Blaschitz.

-Hoy despedimos esta ensalada de noticias sobre el coronavirus con una buena nueva: según ha confirmado la Austrian Airlines y el Ministerio de Exteriores austriaco, desde el principio de la acción de repatriación más de cincomil personas han sido recogidas de lugares tan dispares como Cuba o México y han sido traidas de vuelta a la Patria en 28 vuelos especiales. Hoy se espera la llegada de 150 turistas procedentes de la ciudad de Barcelona.

Dicho (escrito) esto, me despido de mis lectores hasta la próxima edición de Viena Directo deseándoles que, por lo menos, por lo menos, gocen de la misma salud que el conocido abogado vienés. Ellos y su familia. A ser buenos y a quedarse en casita.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Hundir la flota

  1. Rosa maria dice:

    Que bueno que existe este lugar de noticias de austria en español

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.