11.05.2020 Jake y Sammy Joe

El Gobierno se aparece a las 9 :45 – No más mortalidad en Viena –los alemanes quieren viajar – el Brexit entra en la siguiente ronda

11 de Mayo.- Muy buenas tardes y bienvenidos todos a la primera edición de hoy de Viena Directo, el blog favorito de los lectores que quieren saber más.

Hoy, a eso de las 9 :45, el Gobierno se nos ha vuelto a aparecer. Antes de entrar en el mensaje de Kurz, Kogler y compañía, digamos las cifras.

Hoy, a las ocho había en Austria, según fuentes del Gobierno 15798 casos, lo cual representa un incremento de veintiuno sobre los de ayer a las mismas horas (un « incrementito », por suerte).

13991 pacientes han sido dados de alta desde que se lleva este registro. 291 personas están en el hospital y 72 en cuidados intensivos debido a las secuelas de la Covid-19.

Hay que lamentar 618 muertos.

En estos momentos hay, según los datos más frescos disponibles, 1262 enfermos « en ejercicio » en total en toda Austria.

Hágales un favor, hágase un favor: consuma productos austriacos (Archivo VD)

-El Gobierno, como decíamos más arriba, se nos ha aparecido de nuevo, y a una hora algo más temprana de lo que suele.

A las 9 :45 Kurz, Kogler, Blümel y Köstinger (canciller, vice, ministro de finanzas y Turismo, respectivamente) han presentado el paquete de medidas para ayudar a los hosteleros a partir de este viernes 15.

Han anunciado que el Gobierno va a hacerse cargo del 75% de los costes fijos durante tres meses, para compensar por el enorme destrozo económico después de dos meses con la persiana echada.

Se ha presentado también un paquete de ayudas económicas para ayudar a la hostelería, al objeto de tirar del consumo interior. El canciller Kurz le ha pedido a sus conciudadanos que consuman y que respalden la economía de su región.

También habrá alivios fiscales, como ha anunciado el vicecanciller Kogler y que se podrá acceder a estos alivios fiscales de la manera más cómoda y simple que se pueda arbitrar. Kogler también ha pedido a los empresarios de restauración que sean responsables, porque en ningún caso es deseable arriesgarse a una segunda ola de contagios.

La Ministra de turismo ha presentado las medidas en detalle.

Reducción del impuesto a las bebidas alchólicas, de un 20 a un 10% durante el segundo semestre de 2020.

-Se sube el límite a partir del cual los restauradore tienen que tributar pormenorizadamente de 255000 a 400000 euros de facturación anuales, para ayudar sobre todo a los restaurantes de areas rurales.

-Se elimina la tasa a los vinos espumosos (hale, a beber champán).

-Se aligerarán los trámites para emplear .

-Se aligerarán también las tasas a la comidas de empresa y a los vales de comida.

Ayer, por cierto, hablábamos de las discotecas. De momento, el Gobierno no ha dado solución y ha dicho que la cosa va para largo.

-Cuando la IC (Internacional cuñadista) empezó a decir aquello de que esto era « una gripe más », las personas con dos dedos de frente encontraron un argumento más definitivo que darles de collejas hasta que entraran en razón.

Fue el mostar las cifras de fallecimientos por una ola de gripe normal, anual y por el coronavirus.

En Italia, en España, en los países más afectados por la pandemia, la devastación ha sido total y miles de personas han fallecido por la Covid-19. Muchísimas, miles más, que en una ola de gripe normal.

La oficina de estadística de la Universidad de Viena (MA23) se ha puesto a mirar si la mortalidad en la bonita capital de los valses ha sido mayor que en años sin coronavirus. Y han encontrado que, afortunadamente, no.

O sea, que en Viena, en lo que llevamos de este 2020 no ha muerto más gente de lo normal.

(Por cierto, normalmente estos datos se dan una vez cerrado el año, pero este, como es lógico, está siendo un poquito fuera de lo corriente.

De los datos suministrados por el MA23 se deduce que, de momento, Viena está sobrellevando la crisis del coronavirus bastante bien.

Aquí, por cierto, hacemos un paréntesis.

En todas las películas de miedo, los guionistas se reservan para el último cuarto de hora un gran efecto final. Siempre hay una secuencia en la que Jake, el capitán del equipo de Rugby, fortachón pero con pocas entendederas, va con Sammy Joe, la capitana de las animadoras, que suele ser también un poquito putorcio. Después de que el monstruo de las galletas haya degollado a un par de amigos suyos, ellos van por el bosque oscuro, a la luz de la luna, jurándose amor eterno. El público, en la sala, empieza a reparar de que, con tantas emociones, le han entrado unas ganas tremendas de ir al baño y empieza a pensar en dónde va a tirar la bolsa de las palomitas.

En esto que, cuando más tranquilos están todos (los personajes en la pantalla y el público en la sala) sale el monstruo de detrás de un árbol, se cepilla a Jake y deja viuda a Sammy Joe antes de que salga el The End.

Y esta excursión por los cerros de Úbeda, Paco, a qué porras viene ? Pues viene a que todos estamos tan contentos porque parece que hemos matado al monstruo, y vamos como Jake y Sammy Joe pensando que la vida normal está a la vuelta de la esquina. Y no. El peligro sigue ahí.

Volviendo a la mortalidad.

El MA23 se basa para decir lo que ha dicho en pronósticos. Estos pronósticos parten de la base de que, todos los años, en Viena viene a morirse la misma gente o un número muy parecido y en fases repartidas a lo largo del año de una manera bastante regular.

O sea, la oficina de estadística ha cogido las curvas de mortalidad de los últimos cinco años y ha hecho un pronóstico de cuanta gente iba a cruzar al otro lado durante estos meses. Después, ha comparado y vualá.

En la transmisión de ayer contábamos que los alemanes de Alemania están deseando irse de vacaciones a otros países de la Unión como si aquí no hubiera pasado nada.

Una noticia estupenda para los empresarios turísticos, qué duda cabe, aunque plantee las dudas sanitarias que a todo el mundo se le alcanzan.

El delegado de turismo del Gobierno de Angela Merkel, Thomas Bareiss, ha dicho que Alemania está trabajando para que nuestros vecinos del piso de arriba puedan ir a remojarse el porompompero a las bonitas playas de Grecia y de Italia. Se están desarrollando tácticas de seguridad para que estos viajes sean posibles.

Una de estas medidas es que, cuando los hoteles no puedan admitir a todos los viajeros que antes admitían debido a las restricciones de aforo, se dé preferencia a los que primero reserven y a aquellos que sean huespedes conocidos. Hasta el momento, las reservas de los hoteles están « a media asta » (70-80% dicen las cifras oficiales, y a mí ya me parece mucho).

Una de estas tres puertas conduce al Brexit (Archivo VD)

-En un mundo sin coronavirus probablemente estaríamos a estas horas dándole vueltas a la siguiente ronda del Brexit.

Qué duda cabe que es una noticia jugosa y con grandes implicaciones geopolíticas. Naturalmente, hablaríamos de lo obtusos que son los británicos, queriendo abandonarnos y de lo mal que les va a ir (todos estamos deseando que se den una buena, como se la deseamos a ese amor que nos deja por otra/o que tiene menos méritos que nosotros).

Sin embargo, aún con Boris Johnson convaleciente de la Covid-19 y no precisamente en uno de sus momentos de popularidad más esplendorosos, el Reino Unido y la Unión Europea inician hoy la siguiente ronda de las conversaciones que terminarán de cerrar el Brexit que se produjo el día 31 de Enero pasado.

Hasta final de 2020, Yukéi estará dentro de la unión aduanera y del mercado común, pero a partir del primer minuto de 2021 (ese año que todos queremos alcanzar aunque solo se por mandar este 2020 al guano) regirá un tratado comercial cuyos pormenores hay que negociar aún a cara de perro.

(Y mientras, the Queen haciendo punto en el Castillo de Windsor, sin ver a sus nietos, ni a sus biznietos, con la sola compañía del « bocachanclas » de su marido, el duque de Edimburgo y de tropecientos criados que le sirven el tía y le imprimen los posts de Viena Directo todos los días).

La Unión Europea, hablando en nombre de la sensatez, ha pedido al Reino Unido que considere la posibilidad de posponer la negociación, pero Londres está erre que erre (cof cof) y nada.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.