Dañado en Hartberg el monumento a Ottokar Kernstock

Una de las cosas más curiosas de este artículo es enterarse de cómo Kurt Cobain estuvo a punto de tener una calle en Graz.

20 de Junio.- Una de las consecuencias laterales del movimiento Black Lives Matter es que, tanto desde el punto de vista de los manifestantes como de algunas instituciones (estadounidenses, sobre todo), se ha desatado una manía por cargarse algunas estatuas que representan a personas que, en vida, estuvieron vinculadas con el racismo o la esclavitud.

En algunos casos, la aversión está plenamente justificada (aunque en vez de destruir las estatuas, quizá fuera más útil retirarlas y ponerlas en algún museo en donde se pudieran contextualizar) y en otros casos la retirada de las efigies adquiere tintes más bien absurdos, como por ejemplo en los casos de Cristóbal Colón o Isabel la Católica, la soberana que financió la expedición del navegante genovés, de la cual se pueden decir muchas cosas (muchas también no muy buenas) pero que nunca tuvo con los nativos americanos ni con los africanos una palabra más alta que otra -es más: para su época, dictó una legislación al respecto más bien progresista-.

Isabel de Castilla
La reina Isabel la Católica, una vez omitido el mostacho (foto: Wikipedia)

El caso es que esta cuestión de cargarse estatuas y monumentos también ha llegado a Austria.

La policía investiga los actos de vandalismo cometidos contra un monumento conmemorativo que „festeja“ la figura de un poeta llamado Ottokar Kernstock (1848-1928). El Monumento, situado en la localidad de Hartberg, ha aparecido con pintadas.

¿Y qué hizo Kernstock en vida para merecer „el honor“? Pues de todo (de hecho, leyendo su biografía, uno piensa que el monumento solo debió de salvarse porque Kernstock, el muy nazi de él, tuvo el buen gusto de palmar en 1928, diez años antes de la anexión de Austria por parte de la Alemania nazi).

Durante los últimos años de la monarquía y los primeros de la primera república austriaca Kernstock fue una de las vacas sagradas de la ultraderecha austriaca en el ámbito cultural. Kernstock se inscribe en el ámbito de los llamados Deutschnationalen los cuales sostenían (resumidito) que, tras la guerra, Austria debía incorporarse a la patria común alemana y alejarse de la contaminación que, para la sangre aria, había supuesto la relación del Imperio con los pueblos eslavos.

Sacerdote y poeta, fue el autor de la letra del „Sei gegnadet ohne Ende“ (sé bendita sin fin) el himno del tramo austrofascista de la primera República austriaca, que se cantaba con la melodía que hoy tiene el himno alemán.

(Para enterarse de los trajines del himno nacional austriaco, hará bien el lector en pinchar en este bonito link).

En 1923, ya que estaba, también compuso la letra de la „Canción de la cruz gamada“ (Hakenkreuzslied), que fue utilizada a partir de 1938 como propaganda por los nazis. También hubo infinidad de premios escolares con su nombre, series de postales con sus dichos. A lo largo y ancho de toda Austria muchas calles llevaron su nombre.

Después de 1945 la figura de Ottokar Kernstock cayó en un justísimo olvido sin embargo muchas de las calles y plazas que llevaban su nombre lo levaron hasta la última década del siglo pasado, momento en el que, no sin grandes debates, se empezó un proceso de renombrado. Proceso que unas veces tuvo éxito y otras no.

En Viena, la Kernstockplatz pasó a llamarse, afortunadamente, Familienplatz y la Ottokar-Kernstock-Strasse pasó a denominarse Jäggerstätterstrasse.

En Graz no hubo tanta suerte. En una acción artística, se intentó que la Kernstockgasse se llamara Kurt-Cobain-Strasse (en 2014) pero cinco años después, la corporación municipal regida por el ÖVP y la ultraderecha decidieron dejar la calle con su nombre (supersorprendente, o sea).

En el número nueve de la Münichreiterstrasse, en Viena, había una placa conmemorativa hasta 1980, pero el dueño de la casa, con muy buen criterio, la quitó.

En Hartberg, por cierto, la plaza que llevaba el nombre del poeta fue renombrada en Europaplatz.

🚨🚨🚨EL PELIGRO SIGUE AHÍ. Durante la semana pasada, 162 personas han dado positivo al test de coronavirus en Viena ….

Gepostet von Viena Directo am Samstag, 20. Juni 2020
Articulo publicado en Austria, Historias de la Historia. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.