Lucha contra el fraude en el Kurzarbeit

Según el Ministro de Finanzas Gernot Blümel, la mayoría de los empresarios austriacos son « ejemplares » aunque hay alguna oveja negra.

29 de Junio.- El Ministro de Finanzas, Gernot Blümel, la semana pasada, compareció ante la Comisión Parlamentaria que estudia las implicaciones y las ramificaciones del vídeo de Ibiza. Dicha comparecencia no resultó del agrado de la oposición por razones obvias. Blümel no contestó o contestó con vaguedades a un alto porcentaje de las cuestiones que se le plantearon (no tenía tampoco obligación de contestar con precisión, dado que la Comisión no es un juicio).

Quizá para reparar un poco los eventuales raspones que hubiera podido sufrir su reputación el Ministro Blümel ha retomado hoy lunes la costumbre de « aparecerse » que tan buenos resultados en términos de popularidad le ha dado al Gobierno Kurz en estos tiempos de pandemia.

Son comparecencias bien medidas (marca de la casa) que, por su naturaleza expositiva, tampoco dan para que haya situaciones de incomodidad. El tema que se ha ventilado hoy ha sido el control que la policía financiera (Finazpolizei) ha hecho de las empresas que se han acogido a la opción del Kurzarbeit. En el curso de estos controles se han puesto 150 denuncias por mal uso de esta posibilidad pensada para conservar los puestos de trabajo.

Blümel ha recalcado que la inmensa mayoría de los empresarios son ejemplares pero que,naturalmete, ha habido « ovejas negras ». La Finanzpolizei ha examinado empresas « sospechosas » y también determinadas ramas de actividad que, sin estar fuertemente golpeadas por la pandemia, se han acogdo al Kurzarbeit.

350 funcionarios ha controlado desde el 21 de abril 2493 empresas y 9749 personas en Kurzarbeit.

Pero la Finanzpolizei no solo ha detectado irregularidades en la aplicación el Kurzarbeit. También ha habido infracciones contra la ley que regula el trabajo de mano de obra extranjera, la que se ocupa de los seguros sociales, la del subsidio por desempleo, la de la lucha contra el dumping social y de salarios y el marco legal que regula el trabajo.

El único momento de relativa tensión se ha producido cuando los periodistas le han preguntado al director de la Finazpolizei si pensaba que tenía recursos suficientes para hacer su trabajo. Wilfried Lehner, que así se llama este caballero, ha dicho que su trabajo no es especular sobre los recursos disponibles, sino usarlos de la manera más eficiente posible.

La Finanzpolizei se creó en 2013 para luchar contra la evasión de impuestos, el fraude social y la economía sumergida. Especial atención merece el dumping salarial (por ejemplo, el empleo mano de obra extranjera por parte de una empresa con sede en un país donde los sueldos son más bajos que en Austria y que el trabajo se desarrolle en el territorio austriaco). Un problema muy grave que perjudica a casi todo el mundo pero beneficia solamente a unos pocos (listos).

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.