El archivo secreto de la Donauinselfest

 Este fin de semana hubiera sido la Donauinselfest. Este año no va a poder ser, pero los archivos de Viena Directo están llenos de hermosas imágenes, para compensar.

3 de Julio.- Este fin de semana hubiera sido la Donauinselfest, o Fiesta de la Isla del Danubio, y probablemente, si este 2020 hubiera sido un año normal, yo estaría a estas horas delante del ordenador preparando un post con fotos. Pero este año no ha habido Donauinselfest -el evento al aire libre gratuito más grande de Europa- y, la verdad es que me invade la nostalgia.

Desde que la pisé por primera vez, la Donauinselfest y yo hemos tenido un amor apasionado. He estado en ella con todas mis cámaras. Con mi pequeña Ixus (una camarilla digital que hacía fotos peores que las que hace mi móvil hoy), con mi Canon, con mis Nikon y todos los años, esos tres días (siempre que no lloviera) me sabían a poco, a poquísimo. Porque la Donauinselfest es lo que uno sueña para más allá de su muerte. Un eterno verano de gente heterogénea, entre la perfección de los cuerpos gloriosos y ese ambiente de feria que no se acaba nunca y que a uno le lleva a la infancia, cuando unos churros ensartados en un junquillo verde o una berenjena de Almagro le hacían a uno feliz.

Y todos los años esa sensación de ser invisible a la que todos los fotógrafos somos adictos. Esa sensación de que el mundo se desarrolla delante de uno como un espectáculo hermoso y sugerente en el que uno aprende que, el que más y el que menos, no tiene ninguna razón para tener complejos.

Este post es un bucear en mis archivos de tantos años. Veinte fotos que apenas pueden ser un pálido reflejo de toda la felicidad que tuve haciéndolas. Espero que mis lectores también las disfruten como yo.

Le dejeuner sur l´herbe
Melancolía
Un hombre juega con el agua de una fuente
Tres chicas que me pidieron posar en la Donauinselfest
Un hombre con el escudo de la República Austriaca tatuado en la espalda
Tres amigos asisten a un concierto
El guitarrista de una banda de rock
Unos hombres turcos en una pausa de un partido de fútbol
Un policía vigila a la multitud
Un cantante dando un concierto
Un hombre con un tatuaje que describe sus prioridades en la vida
Un hombre juega al baloncesto
El humo de los cigarros siempre es uno de los mejores motivos para un fotógrafo
Unos jóvenes tendidos a la sombra
Un joven camina entre la multitud
Un hombre sin camiseta muestra sus tatuajes japoneses
Un hombre espera, algo aburrido, a que empiece un concierto de Schlagger
Un joven le firma a su novia el brazo
Un skater espera a una exhibición
El cantante Andreas Gabalier cuando aún no era tan famoso (estaba haciendo un reportaje para ATV)
Dos jóvenes y un espontáneo
Una familia en las atracciones de feria
Las manos de Hubert von Goisern durante un concierto
Articulo publicado en Cultura. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.