El Gobierno (al fin) decide sobre las mascarillas

Más vale tarde que nunca. Tras algunos retrasos el Gobierno ha decidido sobre las mascarillas. Novedades.

21 de Julio.- Debido a que Sebastian Kurz estaba en Bruselas haciendo el papel de las tacañonas (juno con Rutte, el primer ministro holandés, que hacía de Don Cicuta) no había tenido tiempo de sentarse y de tomar una decisión a propósito de las mascarillas.

Sin embargo, resuelto el tema financiero (por el camino la reputación de Kurz en la Unión Europea ha sufrido algunos desperfectos, debido a la intransigencia con la que ha quedado asociado el premier holandés) ha llegado la hora de los temas interiores.

Y este es el resultado. Los cuatro magníficos se nos han aparecido como siempre pasaba (antes) en las ocasiones especiales. Kurz y Anschober nos han explicado que, aunque las cifras no dan razones para el pánico, esto sigue como iba y que la directriz de actuación el Gobierno sigue siendo « tanta libertad como se pueda, tanta restricción como sea necesaria ».

En sintonía con esto, a partir del viernes será obligatorio (again) llevar mascarilla en los supermercados, los bancos y las oficinas de correos.

La mascarilla ofrece dos ventajas : una real y otra metafórica.

La real que, obviamente, evita que el virus se extienda. La metafórica, que es un signo psicológico para que la gente siga concienciada de que « algo no anda bien » (Anschober) y que hay que tener precauciones.

La mayoría de los casos nuevos, según Anschober son importados por gente que ha viajado fuera de Austria a lugares de riesgo. De manera que se ha apelado a que la gente se haga pruebas al volver a Esta Pequeña República y, asimismo, se ha dicho que se controlará la cuarentena de manera más rigurosa que hasta ahora.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.