La policía vienesa pasará a la acción

La policía de Viena ha dejado claro hoy que no le temblará el pulso al multar a aquellos aquejados de „sordera testicular“.

28 de Julio.- Basta echarle un vistazo a los gráficos para darse cuenta de que, en Austria, como decía el Ministro esta mañana hay „actividad de fondo“. O sea, que la gente se sigue contagiando.

Para atajar esto, el Gobierno dispuso hace días que volviéramos todos a llevar mascarillas, en parte porque protegen (o, por lo menos, aislan a los que están pachuchos) y en parte porque son una señal de que no todo anda bien, o sea, de que hay „actividad de fondo“.

A los transportes públicos se unieron los supermercados, los bancos y las oficinas de correos, aunque (esto es de mi cosecha) convendría llevarla en todavía más sitios. No hace daño, ayuda mucho.

Basta hacer un viaje en metro para darse cuenta de que hay mucha gente que lo de la mascarilla se lo toma a pitorreo (ays) y esto es así porque, como sucedía antes del carné por puntos, la gente no tiene miedo ni del virus ni de las consecuencias monetarias de su idiotez.

La policía de Viena, a pesar del bosque legislativo y a pesar de la opinión del constitucional austriaco, está dispuesta a terminar con este estado de cosas. Así, en la ciudad que el Danubio riega con sus cantarinas aguas, la pasma digoooo las fuerzas del orden, van a examinar con lupa al personal y a poner las multas correspondientes a aquellos bípedos implumes (así nos definió el filósofo) que vayan con la nariz (o la boca) „al vent“.

Así lo ha anunciado la poli vienesa hoy en un comunicado a la agencia APA.

Los de la porra han anunciado en una nota de prensa que, al objeto de los funcionarios tengan la oportuna seguridad jurídica (si hay que multar se multa, pero multar pa ná es tontería) se han mantenido sesudas conversaciones con la magistratura de la ciudad de Viena. Así, los policías „advertirán“ y „sensibilizarán“ a aquellos que vayan por ahí haciendo estriptís buconasal y en casos de insensibilidad o de „sordera testicular“ (o sea, esa gente que oye lo que le sale de los huevos) pasarán a la acción punitiva.

A ver si sirve para algo.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.