A dónde vamos a llegar (ejem)

Viena, ThaliastrasseSon apenas una veintena de personas, pero el grupo de candidatos del Team Strache a la alcaldía de Viena está empezando a dar juego.

13 de Agosto.- Estos días pasados, el ex jefe del FPÖ, Heinz Christian Strache, ha presentado a sus colegas de lista en la carrera para la alcaldía de Viena.

Una veintena de personas en la que, salvo la presencia de un par de antiguos políticos del FPÖ, llamaba la atención la ausencia de nombres conocidos por el público.

Strache, el cual sigue jurando y perjurando que vive en Viena, a pesar de que las evidencias apuntan a lo contrario (un alquiler de 3500 euros para una casa que él dice que solo utiliza los fines de semana, quizá es un poquito demasiado) excusó la ausencia de nombres de relumbrón diciendo que sus candidatos eran « gente de la vida ». O sea, personas normales y corrientes. Gentes sencillas que, llamadas por Strache, han decidido apuntarse a su « movimiento ciudadano » (Burgerbewegung). Austriacos, pero también gente de otras procedencias. Gente normal, como médicos que denuncian las conspiraciones de las grandes farmacéuticas para implantarnos un chip mediante la vacuna del coronavirus o que nos están « fuñigando » los aviones con los chemtrails (esas estelas blancas que dejan los aviones a reacción en el cielo). Esto de los chemtrails, por cierto, es un poco como la leyenda aquella de que se podían fumar las hebras de los plátanos y que eran como un porro…En fin, gente normal y corriente. Personas en su sano juicio, y tal.

Pues de los creadores de « nos van a fuñigar y nos van a implantar un chís » llega la azafata : el musical.

Chrstina Kohl, una muchacha de 24 primaveras, candidata en al lista del Team Strache, era hasta hoy azafata en la Austrian Airlines. En su vida privada, se daba garbeos por las manifestaciones de negacionistas del coronavirus. Les llamamos negacionistas por comodidad, pero son un totum revolutum  que va desde personas a las que, claramente, les falta un tornillo (los del chip), hasta personas que aprovechan el coronavirus para sacar a pasear ideologías muy poco paseables, como parece ser el caso de esta muchacha. Han aparecido vídeos de ella coreando consignas que son moneda común en ambientes ultraderechistas, de claro matiz antisemita (por ejemplo contra George Soros) y también dando pábulo a teorías conspiranoicas muy locas (como diciendo que a un conocido suyo le ofrecieron 5000 euros por contabilizar a su abuela como una muerta del coronavirus, también de los creadores de « me han echado una aspirina en la coca-cola y han hecho conmigo lo que han querido »).

La Austrian Airlines ha decidido prescindir de los servicios de la Sra. Kohl, alegando que el antisemitismo, el racismo y demás no se compadecen ni siquiera un poco con los valores que, como empresa, defiende Austrian Airlines, y que habían decidido tomar las medidas oportunas. O sea, que la han despedido, a la pobre.

Desde la oficina de prensa del Team Strache han dicho que la decisión les parece injusta porque la Sra. Kohl es una mujer que tiene las ideas muy claras (meinungsgefegtiste) y que criticar a los movimientos de extrema izquierda y a George Soros y al capitalismo global no la convierten en una negacionista ». Y que si uno no puede ya decir en su país lo que piensa, que a dónde vamos a llegar.

Como decía Harry Kohn, presidente de la Columbia Pictures, « toda la publicidad es bienvenida. La buena, también ».

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a A dónde vamos a llegar (ejem)

  1. Jesús Carrete Montaña dice:

    Dos artículos brutales los de ayer y hoy, Paco. No he parado de disfrutar con cada pequeño detalle, desde los táleros hasta los dos últimos párrafos de hoy, que tienen tela.

    La referencia a la «gente de la vida» me ha traído a la cabeza la famosa frase de «Blazing Saddles», de Mel Brooks (dice Wikipedia que en el mercado hispanohablante se tituló «Un comisario de película», «Locuras en el Oeste» y «Sillas de montar calientes»), a saber:

    «»»
    You’ve got to remember that these are just simple farmers. These are people of the land. The common clay of the new West. You know… morons.
    «»»

    Hay quien afirma que las simpatías de estos «ciudadanos de a pie» pueden estar más conectadas con el este que con el oeste, pero mutatis mutandis…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.