Un volo in maschera

El viajero desenmascarado – la AUA endurece los requisitos para volar – 13 veces más prevalencia entre los que vuelven de Croacia

24 de Agosto.- Muy buenas tardes y bienvenidos a una edición más de Viena Directo con todas las noticias que importan a propósito del coronavirus.

Como siempre, las cifras lo primero.

Según cifras del Ministerio de Sanidad austriaco, en las últimas 24 horas se han notificado 242 nuevas infecciones de coronavirus. 99 han sido dadas de alta, por lo cual, las últimas 24 horas han arrojado un saldo a favor del coronavirus de 143 casos (minipunto para el virus malandrín).

En Austria hay, pues, en estos momentos 3105 personas oficialmente infectadas con el coronavirus. 112 personas están en el hospital y 23 de ellas, sino me falla lo mismo que ayer, en cuidados intensivos.

Hoy, mientras iba a trabajar, he presenciado en la línea uno del metro una escena curiosa.

A pocas plazas de mí había sentado un hombre de unos treinta y tantos que llevaba la mascarilla por debajo de la barbilla (que es un poco como ir en calzoncillos con el pito fuera, pero bueno). El hombre tenía un aspecto normal, e iba escuchando, como yo, música por unos auriculares.

En una estación se han subido dos hombres al metro. Uno de ellos ha empezado a renegar a propósito de que el tipo no llevaba mascarilla. Por supuesto, el tipo, como si la cosa no fuera con él. Luego, una mujer, educadamente, se ha dirigido a él y le ha pedido que se pusiera la mascarilla. El que iba con la cara al aire ha condescendido a quitarse uno de los auriculares. La mujer le ha dicho que hiciera el favor de ponerse la mascarilla. Ante la duda de que el imbéc…digoooo el otro viajero, no le estuviera entendiendo, se lo ha dicho en inglés. El otro se ha vuelto a poner el auricular y se ha tapado la boca. A la mujer se le han hinchado las narices y bastante enfadada ha reconvenido otra vez al de la mascarilla por debajo de la nariz que ha pasado ampliamente de ella. Mientras el volumen de la discusión general aumentaba, y el imbéc…digoo el hombre permanecía impasible, como si todo el asunto no fuera con él, otro caballero ha intercedido por él poco menos que diciéndole a la mujer que estaba intentando que el otro se tapara la nariz que con alguna gente no valía la pena hablar.

Al final, a mujer, harta, se ha bajado del metro.

LA AUA ENDURECE LOS REQUISITOS PARA VOLAR

Quizá era una señal del cielo todo esto, porque hoy se ha sabido que la Austrian Airlines va a reforzar todavía más la obligación de llevar mascarilla no solo durante los vuelos, sino también en todas sus instalaciones en tierra.

Como saben los lectores de Viena Directo, a partir de mayo, momento en el que los aviones volvieron a volar de nuevo, tras la pausa de la cuarentena, es obligatorio llevar mascarilla no solo durante los vuelos, sino también en las zonas del aeropuerto que dependen de la Austrian Airlines.

La única excepción para no hacerlo era alegar razones médicas.

Quizá en la compañía aerea austriaca (propiedad de la Lufthansa) se han dado cuenta de que el asunto de las razones médicas era un coladero, porque han decidido hacer más severos los requisitos.

A partir de ahora, para poder volar sin mascarilla hará falta un certificado médico que deberá estar impreso en papel de la Austrian Airlines y deberá presentarse un test negativo no más antiguo de cuarenta y ocho horas para que el pasajero pueda volar. Aquellas personas que no puedan acreditar que están sanos como una manzana mediante la correspondiente prueba no podrán volar.

Los niños de menos de seis años están, por cierto, dispensados de este requisito.

En el mismo comunicado, la Austrian Airlines también ha declarado que los dispositivos de aireación de sus aviones están equipados con filtros parecidos a los de los quirófanos, que limpian el ambiente de virus y bacterias.

INFECTADOS POR VACACIONES

La ciudad de Viena ha advertido que los turistas que han vuelto de vacaciones desde Coracia podrían dispersar el virus por la ciudad d emanera masiva. El número de positivos asintomáticos es muy alto. La prevalencia, o sea, la incidencia de la enfermedad, ha subido de manera considerable. Estas son las conclusiones que el gabinete de crisis de la ciudad de Viena ha sacado del dispositivo de tests gratuitos que la ciudad ha implementado.

De los algo más de cuatromilcien tests que se han hecho hasta ahora, 71 han sido negativos (asintomáticos) y 589 siguen sin evaluar. De no haberse hecho estos tests gratuitos esta gente hubiera andado por el mundo contagiando el virus sin saberlo, porque no presentaban síntomas.

La prevalencia entre los que han vuelto de vacaciones es de un 1,7%, que es trece veces más de la prevalencia de las personas que se han quedado en Austria (el valor oficial según Statistik Austria es de un 0,15% en las fronteras de Esta Pequeña República.

Al anunciar estas conclusiones la ciudad de Viena ha recalcado su esfuerzo en hacer screenings y en investigar los contactos de las personas para detectar posibles asintomáticos.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.