70 contagios en Viena tras la primera semana de clases

El efecto lunes ha tirado hacia abajo de los casos. Por lo demás, un breve resumen de lo que ha dado hoy de sí la actualidad del coronavirus en Austria.

14 de Septiembre.- Como era previsible el „efecto lunes“ ha incidido una semana más en el dato de nuevos positivos por coronavirus.

Según datos del Ministerio de Sanidad austriaco, en las últimas veinticuatro horas ha habido 382 nuevos positivos.

La comisión se reúne

Mientras escribo esto, está reunida en Viena, en una sesión especial, la famosa comisión del semáforo del corona, convocada por el Gobierno ante el repunte de los nuevos casos (y de los focos infecciosos, de los que hablaré más adelante). La sesión especial es para dos cosas: en primer lugar, para evaluar si la situación actual cambia en algo los colores del semáforo (corre el rumor de que el Bundescanciller Kurz está presionando para que Viena pase del amarillo actual al naranja); en segundo lugar, los científicos miembros de la comisión están examinando de qué manera pueden perfeccionar el „algoritmo“ (llamémosle así) que tiñe unas comarcas de un color o de otro.

Naturalmente, se esperan las conclusiones de la comisión con la lógica impaciencia.

El coronavirus y la escuela

Mientras tanto, en estos días se ha cumplido la primera semana desde que la chavalería volvió a las clases en la parte este del país. Esto es, en Viena, Burgenland y Baja Austria.

En total, 456.000 alumnos de diferentes niveles educativos.

Pues bien, en esta primera semana ha habido ya (datos de hoy a las 16:30) 90 infecciones (setenta, solo en Viena) entre alumnos, profesores y trabajadores del sector educativo. Recuérdese que, cuando se detecta un caso en una clase, todos los alumnos tienen que guardar cuarentena. Se les hace un test en casa pero, aunque el test dé negativo, a veces tienen que quedarse en casa guardando cuarentena diez días.

Aunque se sabe cuántas personas hay afectadas en Viena no hay cifras de cuántos chavales se han tenido que quedar en casa haciendo sudokus.

Por cierto, tanto los padres como los familiares de los niños que den negativo en los tests de coronavirus pueden moverse sin ningún problema y hacer vida normal.

Hoy han empezado las clases los 621.000 ciruelos y ciruelas que viven en la parte oeste y en el sur de Austria, de manera que es previsible que la semana que viene también tengamos que lamentar desperfectos en el sistema educativo.

Este tema, por lo que parece, va a convertirse en el cuento de nunca acabar.

La viuda alegre

Uno de los caballos de batalla del mundo de la cultura era el de afirmar que los teatros eran unos lugares muy seguros y que era imposible contagiarse. Pues va a ser que no. Por lo menos entre los artistas. Después de una representación de La Viuda Alegre (hermosa opereta, por cierto, que lo cortés no quita lo „cabral“) ha habido veinticuatro nuevos positivos por corona.

La representación corrió a cargo de los alumnos de una universidad privada de Viena. Parece ser que algunos de los trabajadores de la Ópera Estatal (Staatsoper) se han visto también afectados por este foco, de manera que el augusto coliseo junto al Ring ha tenido que improvisar un poco.

Según fuentes de la Universidad privada, el primer positivo se conoció el día seis de septiembre y a partir de ahí se testó a todas las personas que hubieran podido haber estado en contacto con esta persona, de manera que a fecha de hoy hay 24 personas infectadas (no se sabe si pachuchas).

Lo que sí se puede afirmar sin temor a equivocarse es que todos los afectados son artistas o técnicos y nadie del público (aunque yo recuerdo una representación en el Burgteather, yo sentado en la primera fila, en que Michael Heltau y Suni Meles, si hubieran tenido algún virus me hubieran podido haber contagiado perfectamente, dado lo cerca de mí que trabajaron).

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.