El semáforo ha cambiado a naranja: qué pasará ahora

 Varios territorios han pasado del amarillo al naranja en el semáforo del coronavirus ¿Qué implica todo esto ? Hacemos un repaso por los diferentes Bundesländer.

15 de Septiembre.- Como saben los lectores de Viena Directo, ayer por la tarde se reunió la comisión del semáforo. Diecinueve personas diecinueve. Nueve representantes de los Länder, cinco del Gobierno y cinco científicos. Después de sesudas discusiones, se filtró a los medios que numerosos municipios que hasta ayer estaban en amarillo iban a pasar al naranja, y que muchos que hasta ayer estaban en verde pasarian a sufrir un ataque de ictericia.

La mayoría de las personas con dos dedos de frente en esta bonita república han saludado este cambio con gran alegría, ya que el verde, color de la esperanza y de las frescas lechugas, le da a la gente la impresión de que aquí no pasa nada. Y no : pasa mucho. Pasa mogollón.

Tras conocerse la noticia, que adelantaba yo, madrugador, por Féisbul, han sido muchos los lectores que se han dirigido a mí para preguntarme qué significa el paso de amarillo a naranja y si la cosa se iba a traducir en medidas concretas.

Después de realizar una búsqueda por los diferentes medios escritos en lengua vernácula, mis conclusiones son que, si bien en las culturas mediterráneas tenemos la fama, en Centroeuropa cardan la lana. O sea, que aquí va a hacer cada uno un poco lo que Diosito padre le dé a entender.

Pasemos revista.

Viena

El Consejero de Salud de la ciudad de Viena, Sr. Hacker, ha dicho que en la ciudad que el Danubio riega con sus cantarinas linfas en principio no va apasar nada que no haya pasado ya, dado que no hay nuevas normas unidas al cambio de color del semáforo.

Para los colegios vieneses, según el ayuntamiento, el semáforo seguirá estando en amarillo. No habrá escuela a distancia para los mayores de catorce y actos académicos, deportes, talleres, seminarios, etcétera, seguirán teniendo lugar sin ningún problema.

En cualquier caso la situación es un tanto confusa, porque a pesar de lo anterior, algunos padres ya se han encontrado con que los colegios de sus hijos han suspendido determinadas actividades por el coronavirus. La Consejería de educación de Viena, entretanto, dice que por culpa suya no ha sido, que la dirección de algunas escuelas ha actuado por su cuenta.

Las escuelas seguirán en amarillo, pues.

Capítulo eventos: en otros lugares, como Vorarlberg (lo veremos más adelante) se ha recomendado endurecer las condiciones para los eventos. En Viena piensan que implementar nuevas medidas sería contraproducente, porque lo único que pasaría sería que aumentaría todavía más la confusión. La consigna, en este caso, es esperar a una ley estatal venidera que, si todo sucede según lo previsto, estará lista la próxima semana.

Tampoco hay cambios en Viena en cuanto a hospitales y demás establecimientos sanitarios. La Consejería de Sanidad de Viena no considera que sea necesario endurecer las medidas ya en vigor, y solo se hará en el caso de que la capacidad hospitalaria se vea comprometida.

Del Estado se espera solamente la potestad de poder poner límite horario a determinadas manifestaciones en locales cerrados (conciertos y así, imagino).

Y de la capital a

Vorarlberg

Nuestros convecinos de acento más agreste, a diferencia de los vieneses, van a implementar medidas ad hoc, dado que tienen varias poblaciones en naranja y en amarillo. El Bundesland más pequeño de la Bundesrepública va a poner en marcha sus propias medidas las cuales, por razones jurídicas, solo se pueden llamar « recomendaciones urgentes » (desde que el Constitucional austriaco tumbó las nromas del Bundesgobierno, las diferentes instancias legislativas austriacas se andan con pies de plomo).

En Dornbirn, naranja, se ha proclamado la prohibición de visitar a los enfermos en los hospitales. Se ha dejado a los centros hospitalarios que fijen las excepciones a esta regla que consideren oportunas. Se han cerrado las consultas. Excepciones son las emergencias (naturalmente) y las citas que ya se hayan dado.

En cuanto a los eventos, al aire libre recomienda Vorarlberg que participen como máximo 50 Vorarlbergueños si es que no hay asientos asignados. En interiores, 25. Si hay asientos fijos, al aire libre, 500 como máximo mientras que en los interiores 250.

Por supuesto se recomienda el uso de las mascarillas a los grupos de riesgo y, en los eventos, recopilar los datos de contacto de los participantes, por lo que pudiera suceder.

Tirol, perla montañosa de Esta Pequeña República, tiene a Innsbruck como epicentro del coronavirus en ese Bundesland. El alcalde de Innsbruck ha tomado medidas en los edificios y dependencias a su cargo, como por ejemplo pedirle a los funcionarios que lleven mascarillas en la casa consistorial o que se abstengan de reuniones personales.

El alcalde de Innsbruck, que se llama Georg Willi, ha acogido las medidas con mucha deportividad. Mejor ahora en verano (bueno, en veroño) cuando la gente está fuera por la calle, de manera que cuando llegue el invierno la gente tenga asumido que hay que tener cuidado.

Georg Willi ha pedido también a sus paisanos que se comporten (o sea, que sean responsables).

Vayamos ahora a

Mödling

El alcalde de Mödling, Hans Stefan Hintner (del Partido Popular) ha reaccionado muy sorprendido al naranja que le ha adjudicado la comisión. Se ha enterado por los medios, ha declarado.

En estos momentos hay en Mödling 401 personas que han dado positivos al coronavirus, lo que viene a dar 337 casos por cada cienmil habitantes, de aquí la sorpresa del regidor que no se puede explicar cómo la comisión del semáforo le ha podido hacer este feo a Mödling, marco « incomparéibol » de belleza sin igual.

« Habrá otros criterios que las personas que deciden tendrán, ha dicho, pero en mi opinión pasar de verde a naranja -sin pasar por la casilla de salida, añado yo- no me lo explico »

Lo que sí que está claro es que no va a haber muchos cambios en Mödling, fuera del aumento de uso de las mcascarillas.

Baja Austria

Se ha informado os centros de cuidado de personas de los municipios que en Baja Austria están en naranja, o sea, en Mödling y Neunkirchen, de que el riesgo de contagio ha subido. Las medidas no se han hecho esperar y ahora visitar a las personas que vivan en esos centros solo será posible con autorización previa del propio centro.

Para las personas que estén en cuidados paliativos o que sean enfermos terminales rige una regulación especial. Si el visitante tiene síntomas la visita no es posible de ninguna manera. Se debe guardar registro de todas las visitas.

En las clínicas habrá personas en la puerta principal tomando la temperatura y solo se podrá ir a las consultas con cita previa.

La estrategia de Baja Austria es hacer todos los tests posibles para poder filtrar en lo posible todos los casos. También se están aumentando en lo posible las capacidades hospitalarias en Melk y en Lilienfeld, en donde se han creado unidades especiales para el tratamiento del coronavirus.

La situación, como queda dicho, es en toda Austria algo confusa, a la espera de que vengan nuevas leyes a nivel estatal. Lo que no es nada confuso es que el virus sigue ahí fuera y que, hasta que no haya una vacuna o un tratamiento eficaz, las medidas de protección son tres : precaución, precaución y, naturalmente, la más importante, la tercera : precaución.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.