Una comisión independiente evalúa la actuación en Tirol

Schloss AmbrasY mientras tanto…-El Gobierno estudia nuevas medidas – Una comisión independiente examina lo que se hizo mal en Ischgl (y lo que se hizo bien)

8 de Octubre.- Durante la jornada de hoy se han sucedido las reacciones a los resultados electorales.

La mayoría, para qué engañarnos, han sido jubilosas, porque los antiguos votantes del FPÖ que acudieron a las urnas y que no votaron igual que en 2015 han representado un maná para las otras formaciones, que han visto sus resultados robustecidos y han podido presumir de poderío ante sus aficiones respectivas.

En las únicas dos casas en las que no había alegría (comprensiblemente) era en la de la ultraderecha y en la de Strache.

La gente le tenía ganas al ex jefe del FPÖ y los productores de memes de toda edad y condición se lo han pasado cual gorrino en una charca haciendo leña del árbol caído. El árbol en cuestión sí que ha tenido la vergüenza torera de ponerse ante las cámaras (poquito, eso sí) para hacer ver que veía el escaso resultado con deportividad.

Herbert Kickl, una de las dos cabezas de la ultraderecha, quizá para que la gente no viera que está de un humor que podría agriar un litro de leche a diez metros, se ha manifestado vía Facebook.

Entretanto el alcalde nuevo/viejo de Viena ha manifestado su intención de reunirse con todos los partidos que componen el nuevo senado de la ciudad, incluso con el capitaneado por Dominic Nepp. Aunque, comprensiblemente, hay las mismas probabilidades de que el FPÖ se una al SPÖ para gobernar Viena que de que Donald Trump gane el premio Nobel de medicina.

En fin: a la medicina volvemos.

Hoy hemos vuelto a tener en Austria casi mil casos nuevos de coronavirus (979). Un poquito más de un tercio han sido en Viena (again) y el resto repartidas por los demás Bundesländer. En las últimas veinticuatro horas cuatro personas han fallecido en Austria a consecuencia del coronavirus.

La subida sostenida de los casos ha hecho que vuelvan a subir de intensidad los rumores a propósito de nuevas medidas de contención de los contagios.

En declaraciones a la agencia de noticias austriaca APA el Ministerio de Sanidad ha confirmado que diariamente se evalúan los datos y que no se descartan medidas más severas en el caso de que la situación se complique.

LA COMISIÓN ROHRER

Esta prudencia en la acción contrasta con todo lo que hemos sabido hoy a propósito de los sucesos de Ischgl en marzo pasado (madre mía, parece que ha pasado una eternidad).

Recordarán mis lectores que los primeros compases de la pandemia en Austria se dieron en la localidad tirolesa de Ischgl.

Desde que se conocieron los primeros casos, el Gobierno de Tirol tardó casi una semana en actuar y cuando actuó…Bueno, se armó la mundial. A las autoridades sanitarias de Tirol no se les ocurrió otra cosa que evacuar a todos los turistas de la zona, turistas que volvieron a sus casas y, como es lógico, esparcieron el virus por toda Europa.

Se supone que para aprender de aquellos hechos y no volver a cometer los mismos errores en el futuro, el Gobierno de Tirol encargó a una comisión independiente que estudiara las mil y una maneras en las que la habían cagad…Quiero decir, las mil y una maneras en que tomaron decisiones que hubieran podido ser mejores.

Hoy se han presentado las conclusiones de esta comisión independiente. Su jefe, un señor llamado Ronald Rohrer, ha pasado revista minuciosamente a todos los errores que se cometieron durante aquellos días confusos.

Rohrer ha empezado por decir que, en ningún momento, y en contra de los insistentes rumores que han corrido desde entonces, los funcionarios no sufrieron ningún tipo de presión por parte de la industria turística para que se terminase la temporada de esquí antes de lo previsto. Lo que sí que sucedió fue que lo inédito de la situación y la cantidad de trabajo y el poco tiempo para tomar decisiones llevaron a errores de bulto que luego tuvieron graves consecuencias.

La comisión Rohrer ha tenido duras palabras también para el Gobierno central. Recordarán los lectores de Viena Directo que, al contrario de lo que más tarde pasó en el resto del país, el Gobierno de Viena se apresuró a confinar varias poblaciones de Tirol. Y digo se apresuró, porque una de las conclusiones de la comisión es que esta cuarentena se ordenó sin ningún tipo de preparación y sin consultar para nada a las autoridades locales, que se enteraron de la cosa sin tiempo de prepararla con un poco de cuidado.

También se ha criticado las condiciones en las que se evacuó Tirol. Un poco como en las películas americanas cuando llegan los extraterrestres. En algún que otro caso, los turistas llevaban aún las botas de esquí cuando se subieron a los coches.

Se ha criticado que el pistoletazo de salida de la evacuación lo diera Sebastian Kurz y que la huid…Digooooo la partida, no fuera escalonada.

El presidente de Tirol, Günther Platter (ÖVP) ha declarado que es muy probable que hoy se hubieran tomado las decisiones de otra manera, porque ahora se sabe mucho más de cómo se comporta el virus que entonces.

De cualquier manera, se ha querido quedar con lo positivo. Según él, el informe también demuestra que muchas cosas se hicieron bien y que dar por terminada la temporada de esquí (aunque fuera tarde y de aquella manera) fue finalmente una buena decisión.

La tarde en directo 11.10.2020

Bienvenidos una tarde más a La Tarde en Directo de Viena Directo. Hoy, hablaremos de las elecciones en Viena, de los premios Nobel austriacos y, naturalmente, de muchas otras cosas. No te pierdas tu momento favorito de la semana!#Austria #Viena #live #livestream #endirecto #noticias

Gepostet von Viena Directo am Sonntag, 11. Oktober 2020
Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.