El lunes, más picante en Austria

El lunes, nuevas medidas a nivel regional y local – 200 enfermos de menos- La señora Von der Leyen predica con el ejemplo

(Hay lectores que dicen que cuando hago chistes, esto me resta valor, pero hay veces en que hay que aligerar esta vida un poco también, no es verdad?)

16 de Octubre.- Ayer por la tarde, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen (esa mujer que se da un aire a Charlotte Rampling, y más que un aire) estuvo un ratito sentada en la cumbre. En la que celebraban los presidentes europeos, digo.

Y fue un ratito, porque al cabo de él tuvo que salir corriendo a aislarse, al objeto de no correr el riesgo de pegarle a nadie el coronavirus.

Efectivamente, mientras ella, tan seria, tan en su papel de encarnar los valores de la Unión, estaba escuchando con cara de circunstancias las interesantes intervenciones de los presidentes europeos, se le acercó un propio.

-Buenas, señora Úrsula, que digo…

-Shhh, hombre, no ve que estamos salvando Europa de la pandemia ? Estoy rodeada de inútiles!

-Verá es que yo…

– !Hale, Donner und Blitzen ! Ya he perdido el hilo de la traducción simultánea. A ver, qué pasa. Desembuche.

-Que su asistente, el Sr. Siesquesoyungafen es positivo.

-Siesquesoyungafen ? Y eso cómo puede ser ? Quite, quite. Con lo pesimista que es.

-Que no, que no es eso…Que vamos…-el propio, que empieza a temblar- que vamos, que lo tiene. Que le han hecho un test y resulta que lo tiene. Que es positivo… Al coronavirus.

-Ay, Mutter von den schönen Liebe! –a la Sra. Von der Leyen le patina la gramática cuando se emociona– !Y yo que he estado despachando con él hoy mismo ! Igual estoy infectada con el virus manlandrín también. Qué contrariedad. Aunque también podríamos llamar a Boris Jonhson a Bruselas y matábamos dos birds de un shot.

-Pues sí, puede ser.

-Por qué se aleja?

-Es que no quiero que me lo pegue, Frau Presidentin. Soy joven para morir.

-Y yo. Pero a veces, una mujer tiene que hacer lo que una mujer tiene que hacer.

-Morirse ?

– !De ninguna manera ! Aislarse. Es lo que toca. Hay que dar ejemplo a esos ciudadanos europeos que van por esos metros comunitarios con la nariz al aire, que da vergüenza. Ya me voy a una habitación, a encerrarme a cal y canto. Cuando pueda, mándeme una copia de los tratados de Roma, que me los voy a releer en mi aislamiento.

-No esperaba menos de usted, mi presidenta.

-Es usted un pelota, Sr. von Descojonen.

-Je,je…Se hace lo que se puede.

-Pero que no panda el cúnico. Ante todo, discreción. Cool Bleiben. Como dice el Bundescanciller de Austria. Verá lo que vamos a hacer : yo me voy a levantar discretamente, como si fuera a tener un aparte con Boris Johnson y usted cuente hasta cienco cincuenta y tres y luego diga que me he tenido que ausentar. Sobre todo, que no panda el cúnico.

Y así, Ursula von der Leyen se marchó.

Antes de irse, le dio tiempo a pedir a sus socios comunitarios (qué palabra, socios, en fin) le dio tiempo a pedir a sus socios comunitarios que se pusieran de acuerdo en los métodos de tests y en las cuarentenas y en las cifras, que había un sindios de normas en la Unión Europea que no se lo saltaba ni un gitanito de la raza calé.

Luego, claro, lo dicho : marchóse a aislarse y a meditar.

DOSCIENTOS ENFERMOS DE MENOS

Me he acordado de este incidente porque hoy, al dar los datos, el Gobierno austriaco ha tenido un problemilla. En principio, nos hemos puesto todos muy contentos porque hoy, después del susto de ayer, había habido solo ( !!!Solo !!!) 932 enfermos nuevos. Pero luego ha resultado que no, que había habido unos doscientos que se le habían perdido al sistema de información del Ministerio y en total ( !!!Sapristi !!!) ha habido 1163.

Muy mal, claro.

Hoy por la mañana ha salido nuestro querido Rudolf Anschober, el Ministro de Sanidad, con sus gráficos y sus cosas a explicar lo mal que se está poniendo la situación. Que el semáforo se tiñe de rojo como el predictor se teñía de rosa en Ave Lucía, el himno antiabortista de Sergio Dalma.

Y que algo habrá quehacer. Y se hará.

Hoy, en declaraciones a la agencia APA, el Bundescanciller Kurz ha dicho que el lunes a la que él vuelva de Bruselas les va a leer las Catilinarias a los presidentes regionales austriacos.

Como Cicerón a Catilina, les dirá aquello de :

Hasta cuándo, presidentes, vais a seguir abusando de mi paciencia ?

Se lo dirá por videoconferencia, que no está la cosa para menos. De modo que, pasado el fin de semana, se van a estudiar medidas tanto regionales como a nivel nacional, para tratar de contener la expansión del virus. Kurz lo ha dicho para ir preparando al Bundespueblo. Lo de celebrar, se va a acabar. O sea, que el lunes, ya lo decíamos ayer, nos van a aplicar la guindilla picanta.

A disfrutar del fin de semana, mientras se pueda.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.