Polleros por la verdad y otros ciudadanos preocupados (1)

¿Me va a salir una seta en la cabeza si me vacuno? ¿Corro peligro? ¿Me quedaré estéril? ¿Por qué han aparecido las vacunas tan rápido? Respuestas a estas preguntas y las teorías más locas a propósito de la vacuna en este post.

28 de Diciembre.- Como ya se veía venir, la puesta en circulación de la primera vacuna contra el nuevo coronavirus ha hecho que el negacionismo haya entrado en una nueva etapa.

LAS TEORÍAS NEGACIONISTAS MÁS LOCAS: DE «EL VIRUS NO EXISTE» A LAS MASCARILLAS MORTALES

Recordarán mis lectores que la primera fue „el virus no existe“ aunque también existía la variante „el virus ha sido creado artificialmente“ (a veces, en la misma frase).

La siguiente fase, visto que la gente, a pesar de todo, incurría en el funesto hábito de morirse, tuvo dos derivadas.

Por un lado estuvo la de „no, si yo no niego que el virus exista, pero no es para tanto porque de todas formas solo se mueren los viejos y los que ya están malos de otras cosas, la economía es mucho más importante“ (esta era la favorita de aquellos que, en otros contextos, dicen esas cosas de „ni machismo ni feminismo, yo estoy por la igualdad“ o los de „¿Homófobo? ¿Yo? !Anda que no tengo yo amigos maric…digoooo homosexuales!“).

También tuvimos ese maravilloso concepto (aún colea) de la „Plandemia“ esto es: en vídeos con música apocalíptica y bien de tanques y bien de billetes de dólar ardiendo, se decía que „esto“ (o sea, la pandemia) era parte de una conspiración mundial para terminar con el capitalismo tal y como lo conocemos. Incluso, los YouTubers y FaceTubers que se forraron (y se siguen forrando) a costa de la credulidad de la buena gente, le pusieron un nombre a su teoría. El gran reseteo, la llamaron (traducción a „mocosuena“ de The Big Reset).

No es más que una versión moderna de la falsificación más famosa de la Historia, la de los Protocolos de los Sabios de Sión (pergeñados y puestos en circulación por la Ochrana, la policía secreta zarista, y que han sido el sostén de todo en el antisemitismo que en Europa ha sido).

Por en medio, tuvimos también a tipos que decían ser eminencias alemanas de la medicina que lloraban a moco tendido diciendo que las mascarillas causaban efectos mortales.

Que ellos sabían de muy buena tinta de niños alemanes que habían muerto de hipoxia debido a que los Gobiernos perversos les habían obligado a llevar mascarilla !Liberemos a nuestros niños!

POLLEROS POR LA VERDAD Y OTROS CIUDADANOS PREOCUPADOS

También tuvimos ecuaciones de la forma „(Ponga usted aquí una profesión) por la verdad“.

O sea,Médicos por la Verdad, Policías por la Verdad, Carteros por la Verdad, Polleros por la Verdad...Honrados padres y madres de familia, desquiciados por la inocencia que reinaba entre las masas a propósito del coronavirus, con sus restricciones, denunciaban que todo era mentira y bloblobló.

Total que ellos, los pobres, no cesaban de decirnos aquello de „investiga“ y nosotros, nada, erre que erre, refractarios a tan sensatos consejos, no investigábamos e insistíamos en fiarnos en gente tan poco de fiar como médicos, científicos y demás.

Con la llegada de la vacuna, se veía venir, nos hemos pasado de pantalla.

Cuando los negacionistas y los conspiranoicos no veían la cosa como inminente había rumores (muy divertidos, por cierto) de que las vacunas no eran tales, sino una excusa para inyectar a los seres humanos nanorrobots (los nanorrobots se transformaban en microchips en algunas versiones). En cualquier caso, productos tecnológicos muy sofisticados al objeto de hacer el mal (¿Controlar nuestro pensamiento? ¿Que tuviéramos todos güifi? !Quién sabe!).

Desde el mes pasado, sin embargo, mentes calenturientas de todo el mundo trabajan a toda velocidad para intentar convencernos de que las vacunas son lope al cubo (lo peor, lo peor y lo peor).

¿Cuál es el arma? Fundamentalmente, como ahora veremos, el miedo.

LAS VACUNAS: PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Así pues y aun a riesgo de haberme alargado un poco con la introducción, he decidido escribir uno o dos posts para intentar disipar cualquier temor.

-¿Qué hacen exactamente las vacunas contra el coronavirus?

Las vacunas se utilizan para entrenar a nuestro sistema inmunitario ante un agente infeccioso. Le enseñan a reconocerlo utilizando una versión inofensiva y a desarrollar herramientas para luchar contra él.

En el caso del coronavirus, la vacuna autorizada o las que están por autorizar ayudan al cuerpo a crear una inmunidad tal que aunque se esté en presencia del virus y el virus entre en el cuerpo, no se desarrollen síntomas graves.

-„No me fío porque estas vacunas las han desarrollado muy rápido; normalmente se tarda diez años en desarrollar una vacuna y estas !Pimba! En nueve meses. Qué quiere que le diga. A mí me huele a chamusquina“.

El negacionismo utiliza la rapidez con que se han desarrollado las vacunas en dos direcciones.

Un ala del negacionismo dice que las vacunas se han desarrollado tan rápido porque son „de mentira“ o sea, que no son vacunas (en su empanada mental no responden demasiado bien para qué querría nadie desarrollar una vacuna falsa contra un virus falso, pero dejémosles ahí tranquilamente con su gorrete de plata).

Otro ala del negacionismo dice que las vacunas se han desarrollado deprisa y corriendo y que son una cutrez y que por lo mismo son peligrosas.

¿Por qué se han desarrollado tan rápido las vacunas contra el coronavirus? Hay una combinación de razones.

En primer lugar, porque no se trabajaba de cero. Los científicos llevan por lo menos una década construyendo prototipos.

En segundo lugar porque, atraidos por la (indudable) ganancia e impulsados por las presiones gubernamentales, las farmacéuticas han invertido ingentes cantidades de recursos.

En tercer lugar, el progreso de la tecnología lo ha hecho posible. Estas vacunas son hijas de la inteligencia, de la humana, pero también y en gran medida, de la inteligencia artificial.

En cuarto lugar, el esfuerzo coordinado de científicos alrededor de todo el mundo.

(Entre otros factores, que no me quiero alargar).

-Derivado de lo anterior: ¿Son seguras esas vacunas?

Sí. Sin ninguna duda. O por lo menos son tan seguras como cualquier medicamento. Podría argumentarse que al haber sido aprobadas con un procedimeinto de emergencia o abreviado (en USA y en el Reino Unido) podría haber sospechas pero en la Unión Europea, aún a riesgo de retrasar el proceso, la vacuna se ha aprobado por el procedimiento normal. Esto es, que ha sido sometida a todos los controles posibles. Y aunque, naturalmente, estos controles se desarrollan sobre la documentación que presenta el fabricante hay que resaltar que esa documentación NO la hace el fabricante, sino una instancia independiente, para asegurar la calidad de los tests.

Se habla (a media voz) de efectos secundarios. Naturalmente, en algunos casos, los hay, pero desaparecen al cabo de unos pocos días.

-!Las vacunas están hechas con material genético! ¿Me va a salir una seta en la cabeza? Y lo que es peor ¿Le va a salir una seta a mis hijos? ¿Me voy a quedar estéril? -esta la he oido yo, en serio-

No. Es imposible de todo punto que el ARN mensajero altere el material genético de las personas porque no hay ninguna posibilidad de que entre en el núcleo de las células. Y por lo tanto, es imposible que se produzca ninguna modificación hereditaria y que a nadie le salga una seta en la cabeza.

-Ya, pero hay gente que ha sufrido alergias y también una enfermera a la que le inyectaron la vacuna se desmayó en directo (y yo he oido que se ha muerto).

Exactamente, hay personas que han sufrido reacciones alérgicas (un porcentaje muy pequeño de personas) pero no se han producido por la vacuna en sí, sino por un disolvente que se utiliza también, por cierto, otros productos. Si usted es alérgico a este componente (el polietilenglicol) pues no se podrá vacunar (o tendrá que esperar a que salga una vacuna que no lo lleve.

La enfermera, por cierto, sigue vivita y coleando. Naturalmente, no se desmayó por la vacuna, sino por una reacción psicosomática. Cuando yo trabajaba de voluntario en un hospital infantil, un equipo de masajistas venía a hacerles Shiatsu a los pacientes. Una vez, trajeron a un chico nuevo. Nada más entrar en la puerta de la unidad, vio una sábana con una mancha de sangre y se cayó redondo al suelo.

Con esto, lo mismo.

Mañana, más.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Polleros por la verdad y otros ciudadanos preocupados (1)

  1. Luis dice:

    Hola Paco feliz Navidad, aquí en España Dª Araceli Hidalgo, señora nonagenaria y primera en vacunarse en el país la pobre ya se ha convertido a su pesar en célebre, y corre la mujer en memes de toda laya a cuento de los negacionistas, conspiracionistas y confusionistas varios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.