El año de la mascarilla (y no de pepino)

Por fin lo puedo contar: el día 31 de Diciembre de 2019 recibí una visita muy especial procedente del futuro. Como hubiera dicho D. Antonio Gala !Qué ajena estaba la cabra!

Para mi madre, que el día 31 de Diciembre de 2019 no sabía que, este año, tendría que aprender a hacer pan.

31 de Diciembre.- Ya lo puedo contar. Tal día como hoy, en 2019, o sea hace un año, vino a verme mi yo del futuro.

-Hola Paco, soy tu yo del futuro.

-!Ostras! Qué susto ¿Y esas gafas rojas?

-¿No te digo que soy tu yo del futuro? Te las van a regalar para reyes.

-Ah.

-He venido para contarte cómo va a ser el año 2020.

-Antes de que empieces, tengo una pregunta.

-Házmela, que como soy tu yo del futuro, lo sé todo.

-¿Voy a dejar de escribir Viena Directo?

-¿Y eso? !Cómo se te ocurre!

-Es que cada vez me da más pereza escribir. Yo creo que el formarto blog está un poco…No sé…Passé compossé ¿No te parece? Incluso he pensado en dejarlo. Ya no me divierte como antes -dije yo, un poco dama de las camelias.

Mi yo del futuro no dijo nada, sólo puso cara de „ya, ya, passé compossé“. Luego, se quitó una pelusa del hombro del jersey. Yo ardía de ganas de hacerle preguntas.

-Tengo una curiosidad.

-Dime.

-¿En 2020, voy a viajar, o no voy a viajar?

-Hombre, viajar lo que se dice viajar…Te digo que no va a ser un año bueno para montar en avión.

-Ya, pero un viaje…

-Sí, sí, un viaje sí que vas a hacer. Por lo menos uno -dijo él enigmático.

-Joé, yo del futuro, me estás asustando.

-Pues cuando te diga a dónde va a ser el viaje…

-Ay.

-A un campo de concentración.

-No jodas.

A Auschwitz nada menos.

-!Madre mía!

-Pero bueno, también vas a conocer Cracovia, que es una ciudad que „es bien“.

-¿Y nada más?

-Este año vas a pasar mucho tiempo en casa. Y hasta aquí puedo leer.

-Bueno, yo soy muy casero. No pasa nada ¿Pero ni a Canarias ni nada? Porque yo te advierto que yo, sin mi sol de marz…

-Paquito, rey, carita de káiser ¿Tú qué sabes de Wuhan?

-¿De Wuhan? Buennnnnoooo pues que es una ciudad de China, por el nombre !Espera! ¿No era ese sitio en donde han encontrado un virus? Jajaja si lo que no les pase a los chinos estos…En esos países...!Otra gripe del pollo! Snif snif.

-¿Me dejas darte un consejo?

-Claro, tú tienes un año más de experiencia que yo.

-Pues casi te diría que deberías buscar Wuhan en la güikipedia.

-¿Algo más? -dije yo mosqueado.

-¿Cuántas videollamadas has hecho tú en guasap en tu vida?

-Joé, me has dejado descolocado ¿Videollamadas? Pues…Creo que ninguna ¿Para qué sirve una videollamada? Vaya tonterí…

-Pues ya lo verás, hombre. Ya lo verás ¿Y conexiones en directo de Facebook?

-!Amos hombre! Eso sí que no ¿Pero quién va a querer verme a mí, con lo feo que yo soy? Vamos, a nosotros.

Por toda respuesta, mi yo del futuro se cogió, como Sanchez Dragó, una patilla de las gafas rojas y se las bajó hasta la mitad de la nariz.

-Yo solo te digo una cosa.

-Pero solo una.

Cuarenta y siete.

-Cuarenta y siete ¿Qué?

-Hasta aquí puedo leer.

-Oye ¿Y qué me dices de lo que va a pasar en el mundo?

¿Más cosas, quieres que te diga? A ver, por ejemplo qué quieres saber.

-Almodóvar ¿Va a hacer alguna peli nueva?

-Sí, una. Digo, no. Media. Digoooo una pero muy corta.

-Joé ¿En qué quedamos?

-En inglés. Con Tilda Swinton.

-Anda. Si es que Almodóvar es lo más. Digo, the best ¿Y más cosillas? Dame una primicia, hombre.

-Trump.

-!No jodas! Vuelve a ganar las elecciones. Como si lo viera.

-No, no las gana. Pero va a haber un montón de idiotas que van a seguir creyendo que sí las ha ganado y van a montar una teoría conspiranoica.

-!Negacionistas!

-Algo así, sí -dijo mi yo del futuro, y sonrió enigmáticamente- Bueno, me tengo que ir.

-!Espera! Espera un poco, con todas las cosas que te tengo que preguntar y vienes del futuro nada más que un rato, jo. Quédate un poco más.

-Venga. Un par de preguntas y ya.

-La principal ¿Va a ser un año malo?

-Malo, lo que se dice malo, no.

-Qué alivio.

-Peor.

-Joder, macho. Lo que me faltaba.

-Pero no para ti.

¿Y para la gente que yo quiero?

-Para los tuyos tampoco, pero van a tener que hacer cosas que hoy no se imaginan siquiera.

-¿Por ejemplo?

-Ser flexibles, muy flexibles. Y adaptarse mucho a muchas cosas raras.

-¿Le puedo chivar a nuestra madre algo, yo del futuro?

-Dile que, si eso, vaya comprando harina y levadura.

-¿Para qué coñ…?

-Tú dile que la vaya comprando y que tenga la Visa al día, o sea, sin caducar, que igual tiene que comprar cosas por internet.

-!Ay mi madre! Comprando cosas por internet, qué graciosa. Aunque te advierto, que ella…En cuanto se pone…Tú sabes que nuestra madre es muy voluntariosa y puede con todo ¿Eh? ¿Y mi hermano? ¿Y mi sobrina? ¿Y mi cuñada?

-Todos bien. Tu sobrina te va a sorprender. Ha crecido más deprisa de lo que tú te crees. Ya te puedes ir poniendo las pilas con el anime. Que se te va a hacer una fans.

-Ay, qué rica ¿Y Viena? ¿Y Austria?

-Bien. Todo raro, pero bien. Bueno, me voy ya que tengo que ir preparando la mascarilla.

-!Qué gracioso! Será la de pepino.

-Sí, sí, la de pepino. Ya te enterarás tú del pepino.

Y haciendo !Flup! Mi yo del futuro desapareció.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.