Las grandes empresas austriacas preparan la vacunación de sus empleados

El Gobierno cede el control sobre la vacuna del coronavirus – también hay estadounidenses que hacen cosas útiles – las grandes empresas se preparan para vacunar a sus empleados – prohibidas varias manifestaciones de „pensadores atravesaos“

8 de Enero.- El día 27 de Diciembre del año pasado asistimos todos a ese emocionante momento en el que en toda la Unión Europea, se inocularon prácticamente a la vez en todos los países, las vacunas de Pfizer Biontech, dando así paso a un periodo de ilusión. Desgraciadamente, el entusiasmo se nos ha enfriado bastante a estas alturas, porque ha quedado pantente la gigantesca tarea que tenemos ante nosotros. Para no darle al virus la más mínima oportunidad (o las mínimas posibles) tenemos que vacunar a millones y millones de personas y hacerlo rápido.

Sobre todo porque de la rapidez de la vacunación dependerá también la velocidad de la recuperación económica.

Naturalmente, en todos los países ha sucedido lo mismo. La Unión Europea, que formó el pool de compra de las vacunas, las va repartiendo conforme se van produciendo, pero se las reparte a los Gobiernos centrales y luego esos Gobiernos deciden la manera más eficiente de hacer llegar el remedio a la población.

Y en todos los países (por lo menos en Austria y en España, hermanadas a pesar de la distancia) se da la misma queja: el Gobierno central es muy lento y es mejor que la distribución de la vacuna se haga regionalmente.

O sea, el viejo momento de:

-¿Que no lo hago yo mejor? Anda, sujétame el cubata.

De unos días a esta parte la relación entre el Gobierno central y los Gobiernos autonómicos (traduzco a la nomenclatura española) venía tensándose. Los Gobiernos regionales acusaban al Gobierno de Viena de tener la vacuna ahí, muerta de risa, y ellos muriéndose por poner a la población hecha un colador.

Las críticas arreciaban sobre todo desde aquellos Länder gobernados por hombres del Partido Popular austriaco (el Ministro de Sanidad es un „verde“ ¿Casualidad? No lo creo). Se aducía que la manera de distribuir el precioso medicamento (precioso por lo escaso, naturalmente) que tenía el Ministerio de Sanidad austriaco era demasiado burocrática y demasiado lenta. Hoy, tras mucho tira y afloja (por videoconferencia, eso sí) se ha llegado a un acuerdo. El Gobierno central podrá a disposición de los Länder confederados las dosis que les toque por población y luego ellos se ocuparán de todo lo demás.

En una conferencia de prensa ad hoc, Sebastian Kurz ha dicho que con esta manera de hacer las cosas, se evitarán retrasos innecesarios, almacenajes tediosos y otras hierbas venenosas (amén).

El objetivo es que se vacunen sobre todo las personas mayores de ochenta años.

El Ministro Anschober ha dicho hoy que antes de que acabe la semana deberá haber en Austria 30.000 personas vacunadas. Para empezar a vacunarse el lunes ya se han apuntado 42000. El reto es vacunar a todas las personas mayores posibles e integrar también en el proceso a aquellos abuelos que no viven en residencias.

TAMBIÉN HAY ESTADOUNIDENSES QUE HACEN COSAS ÚTILES

Viendo lo que está sucediendo en el Reino Unido (cifras de afectados fuera de control, hospitales saturados, etcétera) existe cierta preocupación a propósito de lo que pueda pasar con las nuevas cepas (recuerde el lector que las variedades sudafricana y británica del coronavirus ya han sido detectadas en Esta Pequeña República).

Según los científicos, en el plazo de pocas semanas la variedad clásica desaparecerá barrida por estas dos nuevas variedades que son más eficaces a la hora de infectar a las células.

La pregunta es ¿Servirán las vacunas contra estas dos variedades de coronavirus también o estaremos trabajando a lo tonto? Según un estudio de la Universidad de Texas (también hay americanos que se dedican a cosas útiles) la vacuna de Pfizer-Biontech parece ser eficaz también contra las nuevas variedades descubiertas.

El Estudio, que aún se encuentra pendiente de revisión parece sugerir que los cambios en las llamadas espículas (o sea, en los pinchos que le salen a la pelota del coronavirus, para entendernos) no influyen en la creación de anticuerpos por parte del sistema inmunológico de las personas que están infectadas con el virus.

LAS GRANDES EMPRESAS AUSTRIACAS SE PREPARAN PARA VACUNAR A SUS EMPLEADOS

Cuando se empezó la labor (ingente) de vacunar a toda la población europea, se suscitó también el tema de la obligatoriedad de las vacunas. Gente que ha viajado a las Quimbambas y se ha puesto sin dudar vacunas contra la fiebre amarilla, empezó a tener dudas a propósito de la vacuna del coronavirus y a decir…Bueno, a invocar la libertad que tenían de decidir sobre sus cuerpos.

(-Eriberto, quítate el gorro ese de papel de plata.

-Matilde, déjame decidir sobre mi cuerpo.

Y asín).

No hay que ser un Nostradamus para darse cuenta de que la obligatoriedad de la vacuna del coronavirus no va a venir del Gobierno, sino que provendrá del sector privado ¿Quiere usted viajar? Hale, carita de káiser, pase por el dispensario médico, que es solo un pinchacito ¿Quiere usted entrar a trabajar en mi empresa? A ver, la cartilla de vacunación. En esta dirección van las informaciones que circulan a propósito de la intención de las grandes empresas austriacas de iniciar grandes campañas de vacunación entre sus empleados.

Según ha dado a conocer la Cámara de Comercio austriaca, 2400 grandes empresas austriacas están ya preparadas, lo cual permitiría vacunar a más de medio millón de personas.

Ya han expresado su conformidad diferentes empresas que son parte de infraestructuras críticas, como la ÖMV (la empresa de carburantes austriaca, un consorcio mitad estatal, mitad privados), Correos (Österreichisen Post), Telekom Austria y la empresa de autopistas austriaca ASFINAG cuyos médicos serán los que pinchen al personal. La empresa de transportes austriaca ÖBB y la azucarera Agrana, los supermercados Hofer y los del grupo Rewe (Billa, Adeg, Bipa, Mercur) y, como suele decirse, un largo etcétera. Para las empresas se trata de una inversión, como la vacuna de la gripe, porque evita bajas por enfermedad (y, eventualmente, fallecimientos).

LA POLICÍA PROHÍBE VARIAS MANIFESTACIONES DE LOS QUE PIENSAN ATRAVESAO

La policía ha prohibido la celebración de varias manifestaciones de negacionistas, no-es-para-tantistas, etc (para abreviar Querdenker) que estaban convocadas para este fin de semana.

Varias personalidades del ala austriaca del movimiento han convocado el próximo sábado una concentración y la han llamado „Día de la liberación“. En un vídeo difundido por internet, Martin Rutter, ex diputado regional del Team Stronach en Carintia ha llamado a „los que piensan atravesao“ a manifestarse bajo cualquier circunstancia (como saben los lectores de Viena Directo el Gobierno está preparando una nueva legislación al respecto. Espera que concurran diezmil personas y ha pedido a los policías y al ejército que no obedezcan las órdenes del sistema opresor sino que que escuchen a „la moral ya sus sentimientos“.

El vídeo tiene ya ochocientasmil reproducciones (varios miles de las cuales, se sospecha, las ha hecho el tipo este de los cuernos y la cara pintada de azul que asaltó el capitolio la otra tarde).

En cualquier caso, un borrador de las nuevas directrices de la policía para estas manifestaciones se ha filtrado a los medios austriacos. Según parece la policía estaría preparando reforzar la presencia policial en estas concentraciones, así como actuar con decisión contra aquellos de los asistentes que no respeten las medidas de seguridad (distancia, mascarilla, etc).

El organismo austriaco que combate el terrorismo (BVT) publicó en días pasados un informe en el que se señalaba a elementos de la extrema derecha como agitadores de estas marchas. Es notoria por ejemplo la asistencia del líder neonazi Gottfried Küssel, así mismo hay insignias de los llamados Reichsbürger y se banaliza insistentemente el holocausto.

Dejamos hoy para el final las cifras, que siguen tozudas, sin bajar. Entre las nueve y media de ayer y las nueve y media de hoy se han registrado en Austria 2063 nuevas infecciones por coronavirus. Hubo que lamentar 73 fallecimientos.

Naturalmente, según los del párrafo anterior, todos murieron de diferentes enfermedades como el escorbuto, el baile de San Vito o la miopía severa o quizá murieron porque eran personas que no se alimentaban como era debido o que no bebieron lejía a tiempo, quién sabe.

Habrá que ir a una manifestación de estas, a ver si nos lo explican.

¿Aún no te has unido? Puedes hacerlo pinchando en www.facebook.com/groups/lacomunidaddevienadirecto

para estar al día de todas las publicaciones de Viena Directo y conversar a propósito de los temas que más nos gustan. Pronto, con contenidos exclusivos !No te los pierdas!

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.