¿Cuántas personas hay ya vacunadas en Austria?

Las primeras dosis de la vacuna de Moderna están aquí – ¿Cuántas personas hay vacunadas en Austria hoy?- Burgenland fija su estrategia de vacunación – ¿Me pueden obligar a vacunarme?

12 de Enero.- De aquí a los próximos meses, la palabra de moda va a ser una: Vacuna. Lo explicaba este fin de semana en los dos podcast de La Tarde en directo (uno aquí y otro aquí). La vacunación es la única salida a la crisis que padecemos. No es una batalla pequeña, aquella a la que nos enfrentamos. Porque no solo luchamos contra la enfermedad, contra el virus mismo, sino que luchamos contra tres poderosos enemigos: el miedo, la ignorancia y la fantasía de la gente.

Es una batalla contra reloj, en la que nos jugamos mucho. No nos podemos permitir que los tipos del gorro de papel de plata nos coman la merienda.

Echemos un vistazo a cómo va la cuestión en Austria y empecemos con una buena noticia.

HOY HAN LLEGADO A LOS ALMACENES AUSTRIACOS LAS PRIMERAS DOSIS DE LA VACUNA DE MODERNA

Hoy por la mañana han llegado a los almacenes centrales del Ministerio de Sanidad, en Baja Austria, las primeras dosis de la vacuna de la farmacéutica americana Moderna.

Muy poquitas, la verdad sea dicha. Se han entregado solamente 7200 dosis . Hasta finales de enero llegarán otras diezmil y para el primer trimestre de 2021 está prevista la entrega de 200.000.

Para el segundo trimestre de este año, está previsto que lleguen 690.000 dosis más.

La vacuna de Moderna se produce en Suiza y se envía desde allí al resto de los países europeos, entre estos a Austria.

Como ya saben los lectores de Viena Directo, la vacuna de Moderna se basa en ARN mensajero y fue la primera de su clase cuya comercialización se permitió.

¿Cómo funciona? En el „vacunando“ se inyectan los „planos“ para que sus células puedan fabricar partes de la cáscara del coronavirus. Más en concreto las llamadas „espículas“, o sea, los pinchos que le salen a la pelota del coronavirus (a estas alturas, todos tenemos la imagen en la cabeza, creo) cuando el sistema inmunológico del receptor de la vacuna detecta estos trozos de proteína, los percibe como un elemento extraño y desarrolla una respuesta inmunológica (o sea, sus glóbulos blancos retiran de la circulación al elemento extraño que, por supuesto, es inofensivo). Cuando aparece el virus de verdad, las defensas del paciente ya están entrenadas y no tienen ningún problema (o muy pocos) en neutralizar la amenaza.

La vacuna de Moderna ha demostrado una eficacia del 94% para combatir la infección y una eficacia total, del cien por cien, para prevenir los cursos más graves de la enfermedad.

Como la vacuna de Pfizer, hay que conservarla a temperaturas muy bajitas (no tan bajas, pero muy bajas) entre los 15 y los 25 grados bajo cero. También, como la vacuna de Pfizer, hay que ponerse dos dosis, separadas por veintiocho días.

Hasta ahora, en la Unión Europea, son las dos vacunas cuya comercialización se ha autorizado, pero la vacuna de Oxford-AstraZeneca ya ha pedido los permisos necesarios y se espera que próximamente también sea autorizada.

¿CUÁNTAS PERSONAS ESTÁN VACUNADAS EN AUSTRIA A DÍA DE HOY?

De momento, muy poquitos. 53000 personas han recibido la primera dosis de la vacuna de Pfizer-Biontech, según informa la agencia austriaca de noticias APA.

Como saben los lectores de Viena Directo, el Gobierno austriaco ha creado un organismo que centraliza el almacenamiento de las vacunas. En esta ventanilla única, se reciben las peticiones de los Länder confederados y a partir de ahí, ellos deciden cómo reparten las vacunas.

Según informaciones del Gobierno, para esta semana se han registrado peticiones de los Länder por una cantidad de 130.105 dosis.

BURGENLAND FIJA SU ESTRATEGIA DE VACUNACIÓN

Los diferentes Länder confederados en Austria están empezando a concretar sus estrategias de vacunación, conforme a las prioridades generales que hay marcadas. Tienen preferencia, como es lógico, las personas mayores y sus cuidadores.

¿Y los demás?

En Viena se va a poner en marcha un sistema para que quien así lo desee, se pueda apuntar para vacunarse (estará en el aire a partir del día 18 de Enero). Un sistema parecido también se va a poner en marcha en Burgenland. También se van a editar folletos para responder a las preguntas de la población a propósito de la vacuna. Este folleto se va a enviar la semana que viene a todos los hogares de la región. Hoy, el portavoz del Gobierno regional de Burgenland ha anunciado que se va a editar un podcast (o sea, una grabación descargable de internet) con las voces de expertos.

Todas estas medidas hacen mucha falta, como sabemos. El mismo presidente Doskozil expresó hace unos días (antes de operarse, por cierto, está convalenciente) sus dudas a propósito de las vacunas. Aunque tratándose de un hombre como Doskozil, del cual todos sabemos que le gusta nadar y guardar la ropa, bien pudo tratarse de un guiño a esos votantes que piensan de él lo que la suegra de Lord Windermere pensaba de su yerno, esto es que „el ideal del político es un hombre que hable como un liberal y actúe como un conservador“.

En fin: el objetivo de abrir este sistema en el que pueda apuntarse todo aquel que quiera vacunarse es, en palabras del portavoz de salud de Burgenland, cuando se vacune a las personas mayores y se empiece con el público en general, estar provisto de los recursos necesarios (Dios le oiga, porque yo no veo el día en que yo esté con mis dos dosis puestas y pueda viajar a abrazar a los míos sin temor ninguno).

¿ME PUEDEN OBLIGAR A VACUNARME?

Termino con un tema favorito de nuestros amigos los del gorro de papel de plata: la obligatoriedad de las vacunas.

La postura oficial del Gobierno austriaco es que el Estado no va a forzar que la vacuna sea obligatoria. Sin embargo, es probable que no le haga ninguna falta.

Hoy, un experto en derecho laboral ha explicado en el telediario de la ORF que, con la ley tal y como está, la negativa a vacunarse podría ser un motivo perfectamente admisible de despido procedente (o de no contratación) por una serie de razones fácilmente comprensibles.

Los empleados reacios a la vacunación representan un peligro para el resto de sus compañeros y, por lo mismo, para la viabilidad económica de la empresa, al ser posibles causantes de enfermedades.

Por lo mismo, también representan una fuente de costes para la empresa ya que, si uno solo de los empleados de una empresa no se vacuna, hay que seguir manteniendo las medidas de seguridad para el resto. O sea, teletrabajo, distancias de seguridad, etcétera.

También, por imagen de la empresa. Por ejemplo, porque un empleado sin vacunar tendría que participar en reuniones con clientes y demás con la mascarilla puesta, la disancia de seguridad, etcétera.

Asimismo, como ya saben los lectores de Viena Directo, ya son varias las compañías aéreas que se han pronunciado a favor de un pasaporte de vacunación electrónico para poder acceder a vuelos de larga distancia. Grandes empresas, como IBM están ya estudiando prototipos de estos mecanismos para fijar un estándar internacional parecido a los datos biométricos que hay en todos los pasaportes.

¡Únete a la conversación! Entra en el grupo La Comunidad de Viena Directo para interactuar con gente con tus mismos intereses y, muy pronto, disfrutar de contenidos exclusivos.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.