¿Qué tengo que saber para comprar un test de coronavirus?


¿Qué tengo que saber para comprar un buen test de coronavirus? Todos los parámetros – el Gobierno aisla Tirol a partir del dia 12 de Febrero. Sin test, no se podrá salir del Land

9 de Febrero.- Pronto hará un mes que Lupe nos lee los artículos cada día. Y cada día hay más gente que disfruta de esta opción ¿La has probado tú también?

¿Qué tengo que saber para comprar un test de coronavirus?

El otro día, una amiga empezó a sentirse mal. Dolor de garganta, debilidad, malestar general. Ante estos síntomas, no hace falta ser muy hipocondríaco para que a uno le entre miedo en el cuerpo. Así pues, mi amiga fue a una farmacia, se compró un test de coronavirus, se lo hizo en su casa, le dio negativo y se quedó tranquila.

Es una situación que nos puede suceder a todos, de manera que me he estado „haciendo listo“ como dicen aquí, y he estado averiguando una serie de parámetros que hay que tener en cuenta a la hora de comprarse tests.

En primer lugar, hay que distinguir el tipo de test.

Como ya saben los lectores, hay dos principales:

1.- Los test de antígenos. Son tests que „saben“ encontrar ciertos fragmentos del virus. El resultado es rápido (unos quince minutos) pero tienen el inconveniente de que son menos exactos que las famosas

2.- PCR, que hay que enviar a un laboratorio.

¿Cómo distingo un test de calidad de uno más malo? Hay que fijarse en cuatro parámetros.

Primero: un test de calidad estará validado por algún instituto europeo, por ejemplo, el Paul Ehrlich Institut (con ese nombre, no puede ser de otra manera, porque Paul Ehrlich se puede traducir por Pablo Sincero).

Segundo: ¿Mi test reconoce las mutaciones o solo vale para la versión clásica?

Tercero: ¿Se pueden obtener las muestras necesarias fácilmente? Parece una obviedad, pero los tests deberán llevar unas instrucciones para que los profanos puedan utilizarlos sin problemas.

Cuarto: ¿Cómo de exacto es mi test? En la cajita del test tienen que estar los siguientes parámetros:

Sensibilidad: La sensibilidad dice qué porcentaje de auténticos enfermos puede detectar el test. Deberá estar siempre por encima del 95% ¿Qué significa esto? Que habría solo cinco „fasos positivos“.

-Especificidad: deberá estar siempre por encima del 98 por ciento. Mide la cantidad de personas sanas en porcentaje que el test reconoce como tales. Con un noventa y ocho por ciento de especificidad hay solo dos falsos negativos.

En cuanto al procedimiento para obtener las muestras, se recomienda un test de antígenos anterio nasal. En este tipo de tests no hay que meter el hisopo hasta el cuerpo calloso, como me decía un oyente el domingo pasado, y la obtención de muestras es mucho más fácil.

Hay otros tests como por ejemplo test de saliva (escupir en un tubito con un reactivo) o de chupar. Se desaconseja su uso porque las muestras pueden estar contaminadas por restos de comida o bebida.

Schloss Ambras

Sin un test negativo, no se podrá salir de Tirol

Ayer, en el curso de una conversación, le explicaba yo a alguien un ejemplo típico de una solución típica „a la austriaca“. Imagine el lector que, trabajando en el jardín, se ha hecho un rasguño en la pierna con unos rosales. Encima de la herida se pone el amable e industrioso lector una tirita. Si el lector es, además, mujer, entenderá muchísimo mejor la metáfora (por aquello de la depilación).

Pues bien: todos tenemos pelillos en las piernas. De manera que, cuando uno se tiene que quitar una tirita por mucho que uno lo intente, fastidia, porque termina haciéndose una depilación involuntaria.

Ante esto, existen dos posibilidades. Una, la que podríamos llamar la „táctica Churchill“ consiste en echarle valor a la cosa y terminar lo antes posible arrancándose la tirita de un tirón. Churchill aconsejaba „entusiasmo ante lo inevitable“. A uno se le sale una lagrimita, pero no dura nada. Y luego está la táctica austriaca, que es irse quitando la tirita poquito a poquito, con lo cual uno se hace la ilusión de que evita el momento desagradable, cuando lo que hace es prolongar el dolor.

Ejemplos de esta táctica austriaca ha habido muchos y los que somos algo viejos en Esta Pequeña República guardamos memoria de algunos. Por ejemplo, las interminables, tortuosas, negociaciones que llevaron a la prohibición de fumar en los restaurantes. Los españoles, y no es por sacar pecho, lo hicimos a la Churchil. El treinta y uno de diciembre se podía fumar y el uno de enero ya no. Y punto.

No se hundió el mundo.

Aquí fue la historia interminable e incluso tuvimos que asistir al espectáculo, insólito se mire por donde se mire, de ver a una señora Ministra de Sanidad defendiendo la libertad de los fumadores de causarse un hermoso enfisema si así les venía bien.

(Aclaramos que la Ministra era de la ultraderecha).

Toda esta introducción tan larga para explicar que lo que parecía en un principio el típico ejemplo de solución austriaca (llamada, en el sur de Europa, chapuza) ha tomado un giro hacia una solución en condiciones.

Recapitulemos: ayer, el Gobierno austriaco, después de árduas negociaciones con el Gobierno del Tirol, desaconsejó viajar al bonito Land de „les vaques“, „les pistes de esquí“ y los cantos de valle a valle.

Sentó mal (en la metáfora de la tirita, arrancamos algunos pelillos) pero las personas con dos dedos de frente pensamos que era una chapuza integral.

¿Por qué? Pues es fácil: porque una advertencia de viaje, en la práctica, no tiene ningúna validez jurídica.

En casos muy extremos y solo en casos muy extremos, si una persona humana viaja a Tirol, se enferma de CoVid y su jefe puede demostrar que se ha contagiado en Tirol por ser un imprudente (pongamos que por beberse cervezotas con sus amigos) entonces, y solo entonces, el jefe podría suspenderle de empleo y sueldo.

Si no, nada.

Hoy, sin embargo, el Gobierno ha convocado a las dos de la tarde una rueda de prensa para remediar esta situación. O sea, para dotar de fuerza a las autoridades (a la policía) para lo que, en la práctica, significa aislar Tirol del resto de Austria.

El Gobierno de Tirol se ha salido con la suya en el sentido de que se ha evitado la palabra cuarentena, confinamiento, etcétera. Pero a cambio, a partir del día 12 de Febrero, será obligatorio un test negativo de CoVid, no más antiguo de cuarenta y ocho horas, para poder abandonar el Land de „les vaques“, „les pistes de esquí“ y…Bueno, etcétera.

La medida durará por lo menos diez días (serán más, naturalmente) al cabo de los cuales se evaluará.

Todo esto parece muy fácil, pero naturalmente quedan bastantes preguntas sin responder. Cuestiones prácticas.

En España (y perdón por volver a sacar pecho) las autoridades cuentan con la inestimable ayuda de la Guardia Civil y, por desgracia, tenemos cierta experiencia en montar operaciones semejantes.

En Austria, todas estas labores de control tendrá que hacerlas la policía. Habrá que movilizar recursos.

Es solo una de las cuestiones que le va a tocar resolver al Gobierno de Tirol en coordinación con el Gobierno Central.

Por cierto, como observador atentísimo de la actualidad austriaca, me ha llamado mucho la atención la bajada de tono (mucho menos combativo que el de ayer) del Gobierno de Tirol, en relación a todo este asunto.

Quizá es porque saben que han salvado la cara por la mínima. Por lo menos de momento.

El Presidente de Tirol, Gunther Platter, ha pedido a sus „contiroleses“ que se hagan tests regularmente. Sin duda, en estos momentos, Tirol es uno de los lugares de Austria en donde las cifras de contagios están más contenidas. Sin embargo, Platter ha afirmado que „la variante sudafricana merece tomarse en serio“.

Esperemos que se haga.

El próximo domingo, es San Valentín, el día de los #enamorados. Si has venido a Austria por amor y te apetece compartirla para tener un bonito detalle con tu santito/a !No lo dudes! Mándame un mensaje o un email (a vienadirecto-arroba-gmail.com) o, mejor aún, un vídeo con tu historia.
Todas vuestras historias serán material imprescindible para el especial San Valentín de La Tarde en Directo.
«Me froyo mucho» de vuestras historias!

 

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.