Tirol: el mayor foco en Europa de la mutación sudafricana

El Gobierno aprende de sus errores – entran en vigor las nuevas normas para entrar en Austria – el Gobierno compra seis millones de vacunas – se publica la extensión de las mutaciones

10 de Febrero.- Hoy ha entrado en vigor la nueva normativa para los llamados „Pendler“ o viajeros frecuentes. Según la ley, se trata de personas que vienen a Austria por lo menos una vez al mes, ya sea por motivos familiares o, más frecuentemente, por motivos profesionales.

mde

Los medios austriacos hablan de atascos en las fronteras austriacas. Atascos porque, naturalmente, la policía tiene que controlar lo que antes no controlaba. Y atascos también porque naturalmente, la normativa es nueva y todo lo nuevo conlleva estos primeros tropezones.

Recordemos.

Aquellos que quieran entrar a Austria procedentes de los países limítrofes tendrán que llevar preparado:

Una carta de su empleador en donde se confirme que existe una relación laboral que implica un viaje a Austria.

-El correspondiente registro en la famosa „pre travel clearance“

-Y, como no podía ser de otra manera, un test negativo que, excepcionalmente, tiene validez semanal.

A estos controles, se unirán los que entrarán en vigor pasado mañana en las fronteras de Tirol.

Schloss Ambras

Como ya saben los lectores de Viena Directo, aquellas personas humanas que quieran salir de Tirol a partir del viernes, tendrán que presentar un test negativo.

Ha sido una victoria por la mínima del Gobierno, pero a la mayoría de los científicos les parece una derrota.

Tirol es, fuera de Sudáfrica, el lugar en el que está más extendida esta variante del virus malandrín. La mayoría de los científicos piensan que las medidas del Gobierno (y no digamos ya las del propio Gobierno regional de Tirol) son insuficientes y llegan muy tarde. O sea, too little, too late.

Ayer, en el programa de la ORF Report, un prestigioso epidemiólogo incluso se atrevió a predecir cuándo alcanzaremos el límite de los doscientos casos por cada cienmil habitantes que el Gobierno se ha puesto como límite para un confinamiento (sería el cuarto). Y su previsión no es nada halagüeña: a mas tardar, en la segunda semana de marzo, todos de nuevo encerrados.

La situación es muchísimo más complicada de lo que parece y la calma es solamente engañosa.

La agencia AGES, que es el organismo gubernamental que sigue la pandemia (entre otros) ha publicado hoy por primera vez en internet un informe en el que se da cuenta de la extensión actual de las variantes del coronavirus.

Después de secuenciar completamente las muestras enviadas por los Bundeslander, los analistas de AGES encontraron que la variante sudafricana (nombre B.1.351) estaba presente en 171 muestras, de las cuales 167 procedían del Tirol.

(No hay que ser muy listo para saber que, al tratarse de catas, nos estamos enfrentando a la punta famosa del Iceberg).

La mayoría de estas 162 pruebas (121) habían sido encontradas en la tercera semana de Enero. Durante estos días se ha hablado de 293 casos, cifra que AGES explica por conteos dobles o cifras incompletas.

Se han encontrado muy pocos casos más de la variante sudafricana en el resto de Austria. Uno en Viena y otro en un cuartel de Estiria. Se supone que el del cuartel de Estiria ha venido por un contagio de un soldado procedente de Tirol.

¿Por qué es tan importante seguir de cerca la evolución de la variante sudafricana del coronavirus o de cualquier otra mutación que pudiera presentarse? En primer lugar porque hay indicios más que suficientes para suponer que las nuevas mutaciones del virus (sudafricana y británica) producen síntomas más graves en aquellas personas que se contagian con ellas.

Por otro lado, naturalmente, por las vacunas. En principio, parece que las vacunas de PfizerBiontech y Moderna son igual de eficaces con todas las versiones del virus conocidas hasta ahora. No así la vacuna de AstraZeneca, la cual es menos efectiva con la variante sudafricana.

El significado de este dato es obvio: si la variante sudafricana se extiende demasiado y desplaza o elimina a la variante clásica, todas esas personas afectadas tendrán que vacunarse con otro suero que no sea el de AstraZeneca.

Como sabemos, las vacunas son un bien escaso. Si se impone la variante sudafricana podría retrasar (aún más) el ritmo de vacunación. Y en esto, los retrasos significan muertes de personas y, naturalmente, un perjuicio enorme para la economía.

Por eso quizá, para intentar esquivar esta posibilidad, el Gobierno austriaco ha anunciado hoy la compra de seis millones de dosis de la farmacéutica americana Moderna.

Se trata de un pedido suplementario de vacunas que procederán del contingente encargado ya por la Unión Europea. El único problema es que estarán listas a finales del segundo trimestre de 2020. O sea, en junio próximo.

Y como no solo de coronavirus vive el hombre hoy, cien días después del atentado terrorista que le costó la vida a cuatro personas, se han publicado las conclusiones del informe encargado por el Gobierno a una comisión independiente.

Y son tremendas, la verdad.

Los autores del informe dicen que el organismo que lucha en Austria contra el terrorismo tiene unas estructuras y unos medios anticuados y demasiado poco personal. Naturalmente, cuando uno se enfrenta a una tarea que no tiene medios para abarcar, se producen errores, como todos los que se produjeron en este caso.

Al islamista que mató a cuatro personas le faltó nada más que pasearse por la Kartnerstrasse con un cartelón que dijera: „soy terrorista y soy peligroso“. Menos eso, hizo casi de todo: viajó al extranjero a comprar armas, se encontró con otros tipos igual de malos que él, etcétera, etcétera. Cosas que, en algún lugar de las tripas de los servicios de inteligencia austriacos deberían haber hecho saltar las alarmas.

No sucedió. Con los funestos resultados que todos sabemos.

El Gobierno ha reaccionado ya. El Ministro Nehamer, en una rueda de prensa convocada al efecto, ha anunciado la intención del Gobierno de doblar los recursos del VBT de aquí a cinco años.

Más vale tarde.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.