Los hospitales vieneses se acercan a su límite

La situación en los hospitales vieneses se hace más difícil cada día. Unidades de Críticos atestadas y la sombra del temido triage. Hoy los profesionales sanitarios han dado la voz de alarma a la agencia APA.

23 de Marzo.- En el momento en el que estoy escribiendo esto se está celebrando una „cumbre“ (la llamada „Ostgipfel“) para examinar medidas para atajar la altísima tasa de contagios en Viena, en Alta Austria y en Burgenland que están poniendo muy seriamente en peligro la viabilidad del sistema hospitalario.

LOS HOSPITALES VIENESES AL LÍMITE

Nunca ha habido tantos pacientes ingresados en las unidades de críticos de los hospitales vieneses como en estos días (ayer se superó el récord de 165 personas que se dio en el pico de la última ola) y la situación es muy seria, como ahora veremos. Sin embargo, los tres presidentes de los tres Länder afectados por esta subida galopante de las cifras no están por medidas más drásticas.

Veremos lo que pasa.

Hoy, según ha declarado la portavoz de los hospitales de Viena a la agencia de noticias APA, la situación de los hospitales de la capital de Esta Pequeña República se está haciendo dramática por momentos.

Nuestros recursos se están agotando a ojos vista“, ha dicho, textualmente. Tan es así, que el Hospital General de Viena (AKH) va a construir a toda prisa dos nuevas unidades de cuidados intensivos para aquellos pacientes que no tienen CoVid.

QUÉ SIGNIFICAN LAS UCIS SOBRECARGADAS

Los problemas que plantea esta sobrecarga de pacientes en las Unidades de Cuidados Intensivos son principalmente tres:

-Que consumen mucho personal altamente especializado y por lo tanto escaso.

-Que las camas de las Unidades de Cuidados Intensivos de los pacientes de CoVid están ocupadas durante mucho tiempo  y por lo tanto, bloqueadas para pacientes de otras dolencias y

-Que los hospitales, para evitar un eventual colapso, están posponiendo todas aquellas intervenciones en las que, eventualmente, podría necesitarse una unidad de cuidados intensivos.

La portavoz de los hospitales vieneses ha sido clara: ahora mismo hay demasiados pacientes ingresados al mismo tiempo.

En el hospital clínico de Floridsdorf, en el AKH y en el hospita de Hietzing, las unidades de críticos ya están sobrecargadas.

En este momento, 636 personas están siendo atendidas con CoVid en los hospitales de Viena. Una cifra muy alta que crece rápidamente (el 17 de Noviembre del año pasado fue el récord con 756).

Para los incrédulos (que en esto, como en todo, también hay gente escasa de fe) Wolfgang Hagen, internista que trabaja en el hospital de Hietzing, ha contado en su cuenta de Twitter que, cuando entró a trabajar el domingo, le informaron que había en toda Viena tan enorme escasez de camas de cuidados intensivos que solo había en toda la ciudad una sola cama de cuidados intensivos libre y camas de emergencia, pero sin personal asignado. Una de esas camas de emergencia estaba en la Unidad de Cuidados Intensivos en la que él trabaja.

Debido a esta escasez de recursos disponibles tuvo que elegir entre un enfermo de diabetes de setenta años y una persona joven, sin enfermedades previas, que si no no hubiera tenido posibilidad de ser tratada de la CoVid.

A la mañana siguiente, se hizo necesaria una cama de cuidados intensivos y hubo que derivar a un paciente a otro hospital para poder usarla.

La portavoz de los hospitales vieneses, de nuevo, en declaraciones a la agencia de noticias APA, ha dicho que estamos en una situación en la que escenas como las que dibuja el médico pueden llegar a producirse, aunque no sean cotidianas. Y ha añadido que no estamos lejos de que se vuelvan cotidianas (el llamado triage).

En el progama de mediodía de la radio pública, el director de la Unidad de CoVid del hospital de Melk, Harald Stingl, pintó la situación en parecidos términos, para después añadir que en este momento no le gustaría ser político, no le gustaría ser político porque si bien „hacer las medidas más estrictas es un imperativo médico, entiende que para la economía es muy difícil“.

Cuando le han preguntado si va a ser necesario el triage (o sea, dar prioridad a los pacientes más graves dada la escasez de camas disponibles) dijo que la situación está „a días o semanas“ vista.

O sea, que la cosa va en serio. Va muy en serio.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE ESTA SITUACIÓN?

¿Cuáles son las causas de esta situación?

A mi juicio, las hay de dos tipos: las evitables y las inevitables.

Entre las evitables está que la gente, debido al cansancio de tanto tiempo en este asunto, ha dejado de tener miedo (un miedo sano, en este caso) y, por lo tanto, de tomarse las medidas en serio.

También está que, naturalmente, la apertura (por ejemplo, de los comercios) ha hecho que exista más interacción entre la gente y donde hay interacciones, hay contagio.

Entre las inevitables está que en Viena, y en toda la parte este de Austria, la mutación británica del coronavirus (lo que Angela Merkel ha llamado hoy una pandemia dentro de la pandemia“ representa ya el noventa por ciento de los casos.

La nueva mutación es sensiblemente más contagiosa que lo que podríamos llamar „la versión clásica“ del virus y también produce cursos más graves de la enfermedad en más personas.

Por eso y hasta que llegue la vacuna para todos (la vacuna evita, sobre todo, los cursos graves de la enfermedad) es necesario extremar la precaución y ponérselo al virus lo más difícil posible.

SUMARIO

14:47 Cristobal de Castillejo: poeta, monje y buena pieza del Renacimiento

29:00 Elecciones a consejos de Españoles Residentes en el Exterior

39:00 ¿Desescalar o no desescalar? ¿Qué pasará mañana?

49:00 Salvoconducto de vacunación ¿Qué pasará este verano con los viajes?

55:00 La vacuna Sputnik puede que se fabrique en Austria

1:04:00 La vacuna AstraZeneca

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.